“Estamos necesitados de paz”, dice arzobispo - El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Oaxaca

“Estamos necesitados de paz”, dice arzobispo

Condena la Iglesia Católica hechos de violencia en México


“Estamos necesitados de paz”, dice arzobispo | El Imparcial de Oaxaca
Foto: Adrián Gaytán / Arzobispo de Antequera Oaxaca, Pedro Vázquez Villalobos

Ante los hechos de violencia que se han registrado en el país y derivado de la situación que viven los representantes de la Iglesia católica en Nicaragua, el arzobispo de Antequera Oaxaca, Pedro Vázquez Villalobos, pidió a las y los feligreses a seguir orando por la paz. “Estamos necesitados de paz y le pedimos al que llamamos príncipe de la Paz, que es Jesucristo, al que dijo: mi paz les dejo, mi paz les doy”.

No dejaremos de pedir por la paz. No debemos de pensar que como no se acaba la violencia, Dios no nos está escuchando, Dios nos escucha, lo que pasa es que nosotros los humanos seguimos endurecidos del corazón, hay algunas personas que tienen muy endurecido el corazón y perdieron sus sentimientos, entonces mi oración sube a Dios y regresa Dios en bendición, yo le pido que toque ese corazón, pero si esa persona no se abre a la acción de Dios seguirá haciendo maldades”.

Derivado de los sucesos que han acontecido en el bajío y norte del país, dijo que pudiera tratarse de grupos, “pero a lo mejor estamos fallando todos nosotros porque desde nuestras casas tenemos que formarnos para ser muy humanos y sensibles ante las necesidades y no levantar la mano contra nuestros hermanos, pero a veces desde nuestra familia fallamos y entramos a una sociedad que está corrompida y ahí se quedan algunos; todos estamos luchando con que haya más limpieza, menos corrupción, más paz, más solidaridad, pero ahí está la realidad”.

Al encabezar la homilía dominical en la Catedral Metropolitana, el arzobispo también se refirió a la situación de la Iglesia en Nicaragua. “Están en una situación muy difícil, impedidos de cumplir con su misión de ser anunciadores del Evangelio, tanto sacerdotes y obispos, porque las palabras que pronuncian están molestando al gobierno de Nicaragua y, entonces, pues hay que encerrarlos, y hay un obispo que se siente secuestrado con otros sacerdotes y en la puerta de su casa están ahí unos guardias para que no salgan, para que no hablen”.

Ser profeta en nuestro tiempo es difícil. Se nos ha dicho que al hacer denuncias por la inseguridad que se vive estamos provocando un incendio en nuestra nación. Al exigir justicia, sólo justicia, no decimos que hay que vengarnos, ¡no!, solo justicia y ya dijeron que estamos provocando incendios, que en lugar de trabajar por la paz estamos dividiendo y enfrentando”.

 

No es verdad. Queremos la paz, la comunión y la superación de todos. Nosotros no podemos callar situaciones que vivimos. El profeta no puede callar, usted es profeta y no puede callar. Que Dios bendiga nuestros pueblos, nuestra nación y a otras naciones”, apuntó.


 

Relacionadas: