Tras paro de brazos caídos, se normaliza servicio en la JLCyA | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Oaxaca

Tras paro de brazos caídos, se normaliza servicio en la JLCyA

Los dotarán de papelería e insumos para computadoras; presentan problemas con el presupuesto


Tras paro de brazos caídos, se normaliza servicio en la JLCyA | El Imparcial de Oaxaca

Luego del paro de brazos caídos por parte de personal sindicalizado en la sede de la Junta Local de Conciliación y Arbitraje (JLCyA) para protestar por la falta de material básico para laborar, los inconformes ayer reanudaron actividades.

El presidente de la Junta Local de Conciliación y Arbitraje (JLCyA), Francisco Martínez Sánchez, admitió la existencia de carencias ante la falta de un presupuesto adecuado para el organismo de mediación laboral.
Y es que los más de 150 trabajadores burócratas determinaron suspender sus labores en las oficinas del Gobierno del Estado, como medida de presión para el otorgamiento de material de oficina para atender a la ciudadanía.

En entrevista, el titular de la Junta Local admitió que existen carencias principalmente en papelería y las medidas a corto y largo plazo a fin de solventar las carencias del organismo; “son lamentables porque impacta al desempeño laboral”.

Destacó que se acordó con la Secretaría General de Gobierno (Segego) y la Secretaría de Administración (SA) enviar una solicitud de presupuesto para 2018 acorde a las necesidades de los empleados y usuarios.

“La falta de material de papelería, mantenimiento de computadoras, mobiliario, equipo de oficina y el mantenimiento al edificio, entre otras cosas han sido planteadas por la base sindical para tomarlo en cuenta”, detalló.

Martínez Sánchez sostuvo que al año operan con un presupuesto cercano al millón y medio de pesos, con lo cual se atienden en promedio 1, 500 asuntos en el rubro de huelgas y en las seis juntas especiales 1, 300 asuntos por cada una.

Sobre la situación del inmueble tras los sismos del 7 y 19 de septiembre, el edificio únicamente resultó con algunos daños superficiales, pero no estructurales, lo cual no pone en riesgo a los empleados.


 

Relacionadas: