“Nuestros hijos se están muriendo” | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Oaxaca

“Nuestros hijos se están muriendo”

Madres y padres piden ayuda a aspirantes a gubernatura para pacientes con cáncer


“Nuestros hijos se están muriendo” | El Imparcial de Oaxaca
Foto: Yadira Sosa / José Luis Santiago, padre de la pequeña Luisa Santiago, denuncia desabasto de medicamentos, equipo y falta de apoyo gubernamental

Madres y padres de pacientes con cáncer del Hospital de la Niñez Oaxaqueña (HNO) pidieron el apoyo de candidatas y candidatos a la gubernatura de Oaxaca, para la compra de quimioterapias, tratamientos y cirugías, ante el desabasto que enfrenta el nosocomio y la falta de recursos de decenas de familias.

De apenas cinco años de edad, Luisa Santiago es una de las pacientes del Hospital que además del cáncer y la pérdida de la vista, debe enfrentar la ausencia de medicamentos, equipo y falta de apoyo gubernamental.

Su padre, José Luis Santiago, de 36 años, recuerda que en octubre llegaron al Hospital de la Niñez Oaxaqueña por una serie de síntomas que presentaba Luisa, cuyo diagnóstico fue leucemia mieloide aguda M3.

Tanto la madre como el padre de la menor pidieron el alta voluntaria de Luisa e intentaron pedir una segunda opinión, renuentes a creer que padeciera de esta enfermedad que se caracteriza por frecuentes manifestaciones hemorrágicas.

Sin embargo, la hemorragia que empezó a presentar la menor por diversas partes del cuerpo durante el traslado a otra unidad médica, evitó que sus padres pudieran llegar y regresaran nuevamente al de la Niñez Oaxaqueña, donde el personal médico les dio pocas esperanzas.

Durante los siguientes meses, sobre todo en noviembre y diciembre, José Luis y Magdalena, madre de Luisa, se mantuvieron en un peregrinar por la constante búsqueda de plaquetas y aféresis en laboratorios privados, porque en el nosocomio les dijeron que no tenían.

Él, ayudante de albañil; y ella, ama de casa, buscaron apoyo de familiares, amigos y asociaciones para conseguir el dinero y poder comprar de cinco a seis unidades de plaquetas diarias, de las cuales, apenas una tiene un costo de mil pesos.

 Aquí en el hospital nunca hay material para donar, nunca hay sangre ni plaquetas. Las pocas veces que nos dieron sangre, teníamos que reponer dos unidades por cada una”, expresó José Luis, originario de la Mixteca, pero con residencia en los Valles Centrales.

El padre de familia contó que en varias ocasiones al conseguir donadores de sangre, el Hospital no contaba con los insumos para llevar a cabo el procedimiento y por lo cual muchos tenían que regresarse.

Muchos padres estamos muy desesperados; siempre estamos esperando plaquetas o aféresis para nuestros niños, que la mayoría son oncológicos. Yo veo llegar diario a niños diagnosticados con esa enfermedad y hemos visto morir a varios”, señaló el hombre que no ha podido trabajar desde octubre del año pasado, por las constantes visitas al hospital y la búsqueda de medicamentos y plaquetas para su hija.

 

Necesita Luisa una cirugía

Por este tipo de leucemia, Luisa perdió la vista y necesita de una operación porque tiene sangre en la retina de sus ojos. La operación por cada uno sale en 60 mil pesos y ambos deben ser operados.

El padre de la menor señala que en febrero de este año tuvieron un encuentro con el exsecretario de salud, Juan Carlos Márquez Heine, quien le había prometido que Luisa se operaría en menos de 10 días. Sin embargo, en ese mismo mes el funcionario fue sustituido en el cargo por Virginia Sánchez Ríos.

El exfuncionario había logrado que Luisa fuera canalizada al Hospital infantil Federico Gómez de la Ciudad de México, donde la operarían el 15 de marzo. Sin embargo, el procedimiento se suspendió porque el personal le aseguró a los padres que la menor había dado positivo a Covid-19, pese a que ellos no habían notado ningún síntoma.

Ante esta situación, se reprogramó la cirugía para el 3 de mayo, pero días antes José Luis y Magdalena fueron informados que ya no habría operación, porque en el nosocomio se había descompuesto el aparato que necesitaban para dicho proceso quirúrgico.

Nos dijeron que teníamos que buscar otras alternativas. La verdad es que hemos estado dando vueltas y vueltas para saber dónde se puede operar mi hija porque en el Hospital de la Niñez no se puede porque no tienen el equipo”.

Frente a las instalaciones de este inmueble ubicado en San Bartolo Coyotepec, el padre y la madre de Luisa aseguraron que su hija se mantiene en observación y en quimioterapias, las cuales apenas logran conseguir con algunas asociaciones como la Casa de la Amistad y Con Causa.

Por ahora, dice, están a la espera de que esta primera asociación les ayude con el costo de la operación, siempre y cuando se logre juntar el recurso para poder pagarlo.

El apoyo de las asociaciones nos han hecho fuertes, porque no solo nos apoyan con transporte, sino también con medicamentos. Ahorita Luisa tiene fiebre y todo esto es complicado”, expuso el también padre de una niña de siete años de edad, quien acude con ellos a las consultas de Luisa.

En el nosocomio, decenas de madres y padres de familia se mantienen en la misma situación, con la incertidumbre de la enfermedad de sus hijas e hijos, así como de la falta de insumos, unidades de sangre, dinero y medicamentos, que hacen la diferencia entre la vida y la muerte.


 

Relacionadas: