Los “tundemáquinas” que hicieron historia | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Especiales

Los “tundemáquinas” que hicieron historia

A lo largo de 70 años, esta casa editorial ha contado con la participación de reconocidos periodistas oaxaqueños


Los “tundemáquinas” que hicieron historia | El Imparcial de Oaxaca

A través de 70 años de informar puntualmente a la sociedad oaxaqueña, EL IMPARCIAL, “El Mejor Diario de Oaxaca”, ha contado con la participación de reconocidos periodistas que han plasmado en sus páginas la historia cotidiana de los oaxaqueños.

Reportajes, crónicas, entrevistas, artículos de opinión, notas informativas, fotografías, caricaturas, se han publicado por parte de talentosos hombres y mujeres a lo largo de siete décadas que han registrado puntualmente los acontecimientos de Oaxaca.

Desde aquel 26 de noviembre de 1951 en que una treintena de niños y jóvenes salió a gritar por todas las calles de la ciudad: “Trágica Volcadura de un Camión”,

aparecieron los primeros nombres de quienes formarían parte del diario.

Bajo la dirección de doña María de los Ángeles y don Manuel Pichardo, la redacción del diario se empezó a consolidar y fortalecer. Fueron llamados a colaborar reconocidos “tundemáquinas” y formadores de opinión.

Figuraron en sus inicios las colaboraciones de historiadores, abogados, médicos y religiosos como Eduardo L. Correa, Carlos Loret de Mola, Gustavo Pérez Jiménez, Javier Castro Mantecón, Jorge Fernando Iturribarría, Raúl Bolaños Cacho Guendulain, Daniel Castillo, Luis Domínguez Carrascosa, Juanita Glessen, Guillermo Villa Castañeda, Alfredo Feria Rendón, Eugenio Cuevas Castañeda y muchos más.

Con su talento y trabajo cotidiano empezaron a cubrir las necesidades de los lectores de aquellos años y poco a poco fueron imprescindibles para conocer de los temas más importantes y trascendentes de la época.

Durante todos estos años desfilaron por la redacción de aquella vieja casona en el número 14 de la calle de Hidalgo esquina con Melchor Ocampo, prestigiadas plumas.

La primera edición de EL IMPARCIAL estaba programada para ver la luz el primero de enero de 1952, pero la agitación social que prevalecía en aquel tiempo, y que culminó con el derrocamiento del Gobernador, Manuel Mayoral Heredia.

El gobernador sucumbió ante los embates de las “placeras”, como se les llamaba en aquel entonces a las locatarias del mercado central “Benito Juárez”, encabezados por Doña Casilda Pérez y Doña Genoveva Medina de Márquez; en la revuelta se registraron muertos y heridos y los hechos culminaron con la caída del gobernador que pretendía establecer una reforma fiscal y elevar los impuestos en grado sumo.

El gobernador, que era impuesto por el Presidente de México, Adolfo Ruiz Cortínez, salió huyendo y renunció a su cargo, quedando en su lugar Manuel Cabrera Carrasquedo, hombre de fácil trato que se ganó de inmediato la simpatía de los oaxaqueños.

Dicha situación de agitación popular, empujó a los hermanos Pichardo a “abortar” el proyecto de Año Nuevo y fue el 26 de noviembre cuando EL IMPARCIAL vio la luz pública por vez primera. Fueron Don Guillermo Varela y Andrés Salas, alias “El Veracruz” los primeros formadores de aquella nostálgica imprenta de artes gráficas de tipo movible y de intenso olor a tinta; en los linotipos, Eduardo Biffi Pichardo y Jesús Valle alias “El Charro” se desvivían con el joven, Antonio Pichardo Hernández, en integrar las galeras de metal que darían forma a las gigantescas y pesadas “ramas” de dos planas que se depositarían en la prensa plana “Optimus” cuádruple que hoja por hoja imprimía Don Juan de Dios Pichardo García. En la Redacción, los hermanos Francisco y Manuel dirigían a los reporteros, Manuel Humberto Siordia, el marqués Jiménez Córdova, Roberto Valle y Benito García, quien años más tarde iniciará la primera columna política de esa época “Pulverizando noticias y otras cosas”.