CEDHAPI pide mesura a Díaz Escárraga | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Oaxaca

CEDHAPI pide mesura a Díaz Escárraga

Piden a Fiscalía del Estado dar el informe sobre situación en Atatlahuc


CEDHAPI pide mesura a Díaz Escárraga | El Imparcial de Oaxaca

El Centro de Derechos Humanos y Asesoría a Pueblos Indígenas (CEDHAPI) urgió al titular de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado Heliodoro Díaz Escárraga, no minimizar a las víctimas de desplazamiento forzado y desaparición forzada en San Esteban Atatlahuca.

“El hecho de que no se hayan encontrado los cuerpos no quiere decir que no se haya cometido el delito de homicidio, máxime que era una zona controlada por el grupo agresor y que tuvieron el tiempo suficiente para poder ocultar los cadáveres ya que los caminos de acceso se encontraban bloqueados”, externó la organización en un comunicado.

En relación a las personas desaparecidas, añadió que hasta este momento se tiene una lista de once personas.

Explicó que de los hechos ocurridos los días 21, 22 y 23 de octubre del 2021, donde fueron quemadas más de 120 casas en Guerrero Grande y Ndoyonoyuji, el número correcto lo determinará la Fiscalía General del Estado de Oaxaca.

Subrayó que en algunas denuncias ya constan en las carpetas de investigación como es la número 35007/FMIX/TLAXIACO/2021.

Respecto al desplazamiento forzado interno de personas refirió que actualmente existe un censo de 200 personas entre ellas mujeres, niños y ancianos.

El día sábado 23 de octubre del 2021, aproximadamente a las 6 de la tarde un grupo de personas en estado de zozobra y miedo acudieron a las oficina del Centro de Derechos Humanos y Asesoría a Pueblos indígenas, refiriendo que tenían conocimiento que varios de sus familiares habían sido asesinados en el ataque de un grupo armado en las comunidades de Ndoyonoyuji y Guerrero Grande, San Esteban Atatlahuca, Tlaxiaco, relató.