Día Internacional de la Persona Adulta Mayor pasa inadvertido | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Oaxaca

Día Internacional de la Persona Adulta Mayor pasa inadvertido

“Vamos al día y si trabajamos, comemos”, dicen Don Luis López


Día Internacional de la Persona Adulta Mayor pasa inadvertido | El Imparcial de Oaxaca

Luis López tiene poco más de 70 años de edad; ayer, debió salir a cuidar a sus vacas y ganado en el campo como todos los días. 

El señor de la tercera edad forma parte de la población de Personas Adultas Mayores Indígenas (PAMI) que en Oaxaca se destaca por la diversidad de sus comunidades. 

Para Don Luis, como para miles más, ayer 1 de Octubre, Día Internacional de la Persona Adulta Mayor, pasó inadvertido y sin mayor significado. 

El Día del Abuelo sí lo recuerda o el Día del Padre cuando llegan sus hijas e hijo a celebrar con el señor septuagenario del Valle de Etla. 

“Es como un día más que hay que trabajar para poder tener con qué comer. A veces salgo a vender madera a otras comunidades, pero hoy no fui”, contó. 

El Instituto de Investigaciones Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) en el informe “Vejez indígena en México”, señaló que esta entidad destaca por el número de Personas Adultas Mayores Indígenas. 

“Nosotros vamos al día y si trabajamos comemos”, dijo Don Luis. 

El mismo estudio de la UNAM asentó que este estado registra el Índice de Desarrollo Humano más bajo y los grados de marginación y pobreza más altos de todo el país.

Luis López es hablante de la lengua del zapoteco de Valles Centrales y mantiene sus usos y costumbres. 

Oaxaca, Veracruz, Yucatán, Puebla, Chiapas, Estado de México, Hidalgo y Guerrero, coinciden con las características poblacionales y de marginación. 

Otro de los factores que afectan a esta población es la falta de acceso a una atención de salud adecuada y eso se evidenció en la pandemia por Covid-19 donde las personas llegan a deshacerse de sus bienes para poder sostener el tratamiento. 

“Mi hija me afilió al ISSSTE, pero es más rápido ir a la consulta privada que hacer cita o a veces en la farmacia del pueblo compramos medicinas cuando enfermamos”, dijo. 

Como esta persona, así viven miles de adultos mayores en sus actividades del campo, oficios o artesanías para tener recursos económicos y mantenerse. 

En la ciudad, algunas personas adultas mayores se encuentran en casas hogar y otras más son víctimas de violencia por parte de sus familiares, según los datos de las personas expertas. 

En el centro de la ciudad, hay hombres y mujeres pidieron limosna o en su caso, vendiendo algún producto.