De potencia forestal a cuna de la tala ilegal | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Oaxaca

De potencia forestal a cuna de la tala ilegal

La entidad oaxaqueña llegó a producir hasta 800 mil metros cúbicos de madera legal al año; la actividad forestal colapsó ante la falta de apoyos gubernamentales


De potencia forestal a cuna de la tala ilegal | El Imparcial de Oaxaca

Desde la década de los 80, 90, 2000 y hasta el 2015, Oaxaca se posicionó como un estado potencia en aprovechamiento forestal sustentable, actividad que colapsó en los últimos siete años ante la falta de políticas gubernamentales y la carga tributaria que implementó el Gobierno Federal hacia las comunidades forestales.

Entre los años 2010- 2015, la actividad forestal contribuyó con el 10% del Producto Interno Bruto (PIB) del estado de Oaxaca, cifra récord desde que se instaló la primera fábrica de papel en los años 50 en San Juan Bautista Tuxtepec, sin embargo, la tala ilegal revirtió este escenario.

Especialistas en manejos sustentables de bosques aseguran que durante el auge del aprovechamiento maderable, la entidad oaxaqueña llegó a producir hasta 800 mil metros cúbicos de madera legal al año, pero ante la falta de apoyos gubernamentales se estancó en estos números y las consecuencias fueron el crecimiento descomunal de la tala clandestina.

FACTORES DE LA TALA ILEGAL

Para el ingeniero forestal Juan Morales Hernández, expresidente del Colegio de Profesionales Forestales, el principal problema que enfrentan las comunidades y los pequeños propietarios, es la falta de apoyos gubernamentales.

“Durango que es el estado con mejor aprovechamiento forestal, el gobierno local le destina cada año a este sector más de 60 millones de pesos (mdp), Chihuahua le destina poco más de 50 mdp, Puebla más de 40 mdp, lo mismo pasa en Michoacán, Veracruz y otros estados productores, pero en Oaxaca el gobierno estatal no le destina ni un solo peso, solamente se atienden los bosques con recursos federales, con lo que la Conafor les da y eso es una vergüenza para quienes se dedican a esta actividad”.

Morales Hernández explicó que a pesar de la generación de empleos y actividad económica que se generan en las regiones, el gobierno estatal prefiere “no tocar lo forestal porque no les da el dinero que ellos quieren para los impuestos, pero esto es consecuencia de la falta de visión que han tenido, hasta 2014- 2015 este sector aportaba hasta el 10 % del PIB”.

“Sin embargo, la Secretaría de Hacienda implementó impuestos más agresivos y ante la falta de programas de la autoridad estatal, el PIB se cayó y actualmente está entre un 5 o 6 %; como capacitadores nos habíamos atrevido a decirles a los representantes del gobierno estatal que de consolidar manejos forestales sustentables, esta actividad podría aportar hasta un 25 del PIB, no lo vieron así y por eso ahora vemos las consecuencias”.

El especialista en temas forestales señala que otro de los factores que están colapsando el aprovechamiento forestal sustentable, es la carga tributaria que genera el Gobierno Federal a través de los cobros del Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) y por el Impuesto Sobre la Renta (ISR).

“En algunos casos las comunidades ya no les resultó rentable estar bajo estos esquemas porque hacen un esfuerzo enorme por cuidar de sus bosques, por mantenerlos y aprovechar de ello, para evitar multas tenían que estar corriendo para pagar estos impuestos y al final del día se les entregaba una utilidad muy baja, incluso muchos decían que solamente trabajaban para la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP)”.

“Entonces con esas prácticas abusivas del gobierno no se compensa el gran trabajo que hacen los dueños de los bosques, a pesar de que ellos cuidan el agua, la producción, el oxígeno, la fauna, crean un paisaje espectacular para mitigar el cambio climático y en lugar de ayudarlos les están cobrando y atacando, por eso se van a lo ilegal”.

El ingeniero Juan Morales refirió que los conflictos agrarios que existen en las diferentes regiones de Oaxaca, también ha conllevado al crecimiento de la tala ilegal de los recursos naturales, pues las comunidades que enfrentan estas problemáticas se oponen a acudir ante las instancias correspondientes por los litigios que existen.

“Por eso es que muchas comunidades ya no quieren trabajar si quiera en lo legal, hace 10 años decían que más de 20 comunidades estaban organizados en el tema de aprovechamiento sustentable forestal, un 10% eran comunidades organizadas y vendiendo su madera en radio, otro 25% eran comunidades que seguían como rentistas vendiendo madera en pie a los industriales, pero la mayor parte hasta un 45% seguían realizando actividades de uso doméstico, que no están organizadas porque no tienen papeles y existen conflictos agrarios”.

“Es muy complejo el tema forestal en Oaxaca, por un lado, Hacienda se quiere llevar todas las ganancias, luego los conflictos agrarios, el tema de la tenencia de la tierra, falta de apoyos gubernamentales y otro de los factores importantes que promueve la tala ilegal, es la plaga”.

Explicó que las grandes empresas industriales que cuentan con aserraderos en las diferentes regiones, ofrecen pagos raquíticos de 600 a 800 pesos por metro cúbico en rollo de madera, bajo la excusa que el bosque está plagado.

“Cuando se vendía bien el rollo por metro cúbico se pagaba hasta en mil 200 pesos, con el apoyo del gobierno los campesinos cuidaban y mantenían libres de plagas sus bosques mediante los servicios ambientales, cuando eso se acabó llegaron los grandes industriales a comprar a muy bajo costo la madera y muchas veces ni siquiera tenían plaga o apenas estaban empezando, ellos consiguen los permisos que no logran conseguir los verdaderos propietarios”.

“Muchas de las veces esa es la madera que se vende de manera ilegal en las grandes ciudades y mercados, vienen de todas las regiones y eso se convierte en una pérdida de recursos naturales y de dinero enorme, porque ahora ya cualquier industrial lo puede hacer, pero es un engaño vil, porque la madera está buena, se excusan a la plaga y legalmente se vende muy barata por lo de la plaga”.

LO ILEGAL YA REBASÓ A LO LEGAL

Con todos estos obstáculos que enfrentan las comunidades o pequeños propietarios que intentan establecer proyectos forestales sustentables, la tala ilegal o clandestina ha rebasado totalmente a lo legal.

El ingeniero forestal Juan Morales afirmó que esta situación podría empeorar en los próximos años, pues la industria ilegal ya sentó precedentes en el país y en estados como Oaxaca. “La tala clandestina nunca se va a acabar porque desgraciadamente se formó ya toda una cadena productiva, a tal grado que ahora es más grande que la legal, porque tenemos productores transportistas, establecimientos y tienen más clientes que la madera legal”.

“Necesitamos un trabajo en conjunto donde los gobiernos articulen el valor al sector como un recurso forestal natural renovable como son los bosques, porque esos bosques es la mejor opción y la más barata para mitigar el cambio climático, sino atendemos los bosques es como si no se atendiera nada del cambio climático”.

“Debemos recordar que las ondas, los ciclones y las tormentas tropicales nacen en las zonas calientes, pero la ruta o una de las rutas que tienen es que entran al Caribe y al sureste mexicano, atraviesan el Istmo y agarran las Costas del Pacífico y regresan hacia el noroeste hacia la Sierra Madre Occidental, allí se acaban porque las montañas son los monumentos naturales donde se enfrían las aguas calientes de los ciclones tropicales y desaparecen, sino fuera por eso, estaríamos viendo más catástrofes como ocurre en el centro de país con las inundaciones”.

En ese sentido, Morales Hernández que ha recorrido todas las zonas forestales de Oaxaca, advirtió que de persistir el abandono oficial en el tema forestal “no se va poder revertir la situación de la deforestación, tala clandestina y las comunidades solamente van a seguir dependiendo de los recursos federales”.

“Otro aspecto de este abandono es que la gente no se entera de lo que se está haciendo en los bosques, no sabe qué es lo legal y qué es ilegal, diariamente vemos camiones troceros bajando de las montañas y se piensa que se están devastando los bosques, por una parte es una situación real para los que están trabajando en lo ilegal, pero también existen todavía comunidades que están aprovechando sus bosques y a base de un buen manejo ambiental los están renovando para que los bosques se conserven, por eso es tan importante dar a conocer el proceso del desarrollo forestal en Oaxaca”, apuntó.