Se suman padres del HNO a protesta contra Gatell | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Oaxaca

Se suman padres del HNO a protesta contra Gatell

Requieren mayor apoyo; decenas se quedan sin recursos ante el cáncer


Se suman padres del HNO a protesta contra Gatell | El Imparcial de Oaxaca

Las voces de decenas de padres y madres de familia se unieron ayer frente al Hospital de la Niñez Oaxaqueña, en la exigencia de garantizar un abasto constante de medicamentos que no ponga en riesgo la vida de los 180 pacientes con cáncer de este nosocomio.

A esta protesta frente al inmueble se unieron Minerva Salazar y Tomás Chávez, de Santa María Coyotepec y Coicoyán de las Flores, que apenas cuentan con el recurso para solventar los gastos que requiere el cáncer que se hizo presente en el seno familiar.

Ayudante de cocina en un local ubicado a un costado del cuartel de la Policía estatal, Minerva García Salazar pidió permiso para faltar a su trabajo unas horas y unirse a la exigencia de entrega de medicamentos que requiere los niños y niñas con cáncer.

De Santa María Coyotepec, Minerva no desea que el destino de su hija de 16 años sea el mismo de su sobrina que falleció apenas en abril como consecuencia de una leucemia a la edad de 15 años.

Frente al acceso principal del nosocomio, la mujer porta una cartulina verde donde asegura que no forma parte de un “grupo golpista” como lo dejó entrever el subsecretario de salud del Gobierno federal, Hugo López Gatell, contra los padres y madres de pacientes que exigen quimioterapias.

“Nuestra lucha no es política”, Mi “hija es real”, “No al abandono del Hospital de la Niñez Oaxaqueña”, expone la cartulina de Minerva, a cuya hija le detectaron un tumor en el cerebro desde hace ocho meses, con resonancias de hasta 14 mil pesos cada una.

“Tuvimos que vender un terreno porque ya llevamos cuatro resonancias. Aún nos faltan más y no sabemos qué más vender para salvarla”, señala la mujer, luego de recordar que su sobrina de 15 años también ingresó al Hospital de la Niñez, donde la constante era la falta de medicamentos.

“Afortunadamente ahorita con mi hija ya tenemos medicinas, nos está apoyando el DIF, pero no sabemos cuánto tiempo vamos a estar bien y si después estaremos mal”, señala.

A unos metros de doña Minerva también se encuentra el señor Tomás Chávez de oficio campesino y originario de Coicoyán de las Flores, quien también se unió a la protesta nacional en apoyo a los familiares de pacientes de otros estados con desabasto menor al 50%.

El señor Tomás tiene un bebé de dos años y medio internado en el Hospital de la Niñez Oaxaqueña, por un cáncer que le detectaron en uno de sus ojos, con diagnóstico delicado a la fecha.

Sin fuente de trabajo, el campesino que gasta 800 pesos de pasaje de ida y vuelta a su pueblo natal para estar al tanto de sus otros dos hijos, pide apoyo de la población para realizar la compra de una prótesis que requiere su hijo Ángel Daniel, luego de que perdiera la visión en ambos ojos por este cáncer.

“No tengo recursos para comprar la prótesis para mi bebé porque le quitaron los dos ojitos, ya no ve, se quedará ciego, así, para siempre”, después de asegurar que la prótesis que se requiere tiene un costo mayor a los 15 mil pesos.

A ocho meses de llegar al nosocomio ubicado en San Bartolo Coyotepec, donde una mujer le prestó un local para quedarse a dormir junto con su esposa, el señor Tomás asegura que durante ese tiempo ha gastado 60 mil pesos, sin contar que el bebé se mantendrá por un periodo más en tratamiento.

“Es peligrosa la enfermedad que él tiene. Ahorita me dicen que pueden pasar dos cosas: bien puede seguir mi bebé en la vida o bien se llega a morir”, lamenta el hombre que no ve de dónde encontrar más dinero para solventar los gastos. Quien desea apoyar al señor Tomás puede comunicarse al número 953 133 5343 o acudir al nosocomio, donde acude de manera constante.