Al menos 8 huérfanos, daño por desalojo en Nochixtlán | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Oaxaca

Al menos 8 huérfanos, daño por desalojo en Nochixtlán

Hace 5 años, sangriento Día del Padre en la Mixteca; “Anselmo murió en mis brazos”


Al menos 8 huérfanos, daño por desalojo en Nochixtlán | El Imparcial de Oaxaca

José Luis Cruz Aquino tiene fresco el recuerdo de aquella mañana del 19 de junio de 2016 cuando vio morir a su hermano Anselmo en sus brazos víctima de una de las balas que presuntamente dispararon los elementos de la Secretaría de Seguridad Pública  federal. 

Han pasado 1 mil 825 días del enfrentamiento entre la entonces Gendarmería, la Policía Federal y docentes de la Sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación y pobladores de esta ciudad mixteca. 

“Era el Día del Padre y estábamos poniendo de acuerdo para visitar a nuestro papá; la casa donde vive mi familia está cerca del puente, por eso nos percatamos de lo que estaba pasando y decidimos apoyar por la agresión que vimos”, dijo José Luis, sin pensar en el saldo fatal que cobraría esa intervención. 

Estos hermanos apoyaban la propuesta del magisterio para la abrogación de la Reforma Educativa, pero no salieron para apoyar directamente, fue el momento y la situación que los hizo reaccionar. 

Aún hay restos

Sobre la carretera donde se registró el enfrentamiento todavía  hay estructuras de las unidades quemadas, leyendas y un monumento en honor a “Los caídos”, promovido por el Comité de Víctimas por Justicia y Verdad “19 de Junio”, de dónde se han desmarcado varias familias. 

Anselmo fue asesinado y tenía 33 años, dejó a una viuda, una niña y un niño huérfanos quienes no han recibido indemnización alguna. 

“Veo el momento que le pegan un balazo a Jesús Cadena, trato de auxiliarlo, miro la sangre que tiene en la pierna y volteo a ver a mis hermanos; entonces me percato que Anselmo recibió una bala en el mentón”, narró Cruz Aquino. 

Las víctimas de las que se narra son originarias de Tlaxiaco, en la misma región de la Mixteca y por cuestiones familiares estuvieron el 19 de junio, de hace 5 años, en este municipio, en donde murieron 7 personas y una más en Viguera. 

Entre las personas que perdieron la vida se encuentran: Jesús Cadena Sánchez, Óscar Luna Aguilar eran originarios de Nochixtlán, mientras tanto, de Tlaxiaco son originarios Omar González Santiago, Anselmo Cruz y Silviano Sosa Chávez. 

Yalid Jiménez Santiago  de Santa María Apazco,  Óscar Nicolás Santiago de Tilantongo y Jován  Azarel, este último falleció en Viguera.

“Te encargo a mis hijos”

Recuerda José Luis: “cuando tratamos de llevarlo al hospital empezó a vomitar mucha sangre, me bañó los brazos; después de 5 minutos de recibir el impacto, falleció”, 

La tristeza por la pérdida de un familiar se ahonda cuando hay huérfanos. 

“Me encargaba a sus hijos, fue lo último que pudo decir”. 

Son unos 8 niños y niñas que quedaron sin su padre del grupo de Nochixtlán – Tlaxiaco. 

Cruz Aquino, encabeza este lado, donde se encuentran familiares de 5 personas asesinadas, 65 víctimas directas, y están presionando a la parte oficial e institucional para el avance de la investigación. 

Incluso, comentó que existen evidencias como cartuchos de balas para armas de uso exclusivo del ejército, mismas que no fueron presentadas por el Comité de Víctimas y que ahora están dando a conocer a la Fiscalía General de la República (FGR) para que sean consideradas. 

Hay mercenarios

En este contexto, rechazó la injerencia de organizaciones políticas en este tema. 

“El gobernador del estado ni siquiera conoce a las víctimas de Tlaxiaco, él conoce a mercenarios que se han presentado a nuestro nombre, no estamos de acuerdo de que Santiago Ambrosio, de que Mendoza Nube, de que el FPR esté en este tema”, señaló. 

Por eso, han solicitado de manera insistente ser escuchados y considerados para que ninguna persona esté lucrando por ellos. 

Cruz Aquino informó que llevan un avance del 90 por ciento ante la Secretaría de Gobernación para lograr la reparación del daño a favor de heridos y de viudas 

“La reparación del daño no significa que estemos cambiando a nuestra familia por dinero, sino que reciban lo que les corresponde como sustento familiar”, mencionó. 

Estas personas se separaron del Comité de Víctimas debido a diferencias y acusaciones de beneficios personales en contra de quienes dirigen al Covic. 

Cayetano Cruz Cruz, en el lugar equivocado

Del grupo Nochixtlán – Tlaxiaco, hay varias personas con secuelas, quienes fueron víctimas de impacto de balas como el caso de Cayetano Cruz Cruz. 

A él, un balazo le cercenó un hueso, hecho que lo ha llevado a recibir atención médica particular y casi un año sin poder realizar sus actividades. 

“Yo no participé, tengo un terreno cerca del panteón y estaba en ese lugar cuando empezó la agresión. Soy ajeno al movimiento a toda inconformidad”, narró desde su casa en esta comunidad de la Mixteca. 

Fue en el momento que quiso regresar a su domicilio cuando sintió que le explotó algo en el pie, confundiéndose con una bomba de gas lacrimógeno. 

Esa mañana del domingo 19 de junio el atrio del templo católico de Nochixtlán se activó como espacio de resguardo para las personas heridas; para ello se contó con el apoyo del párroco, Adrián de la Cruz Hernández, quien falleció en enero pasado por complicaciones del Covid-19. 

Cruz Cruz regresó, luego de ser migrante, con intención de instalar un restaurante en este municipio y así superarse económicamente. 

“Pero lo perdimos después de eso, nos vimos obligados a vender porque los gastos médicos y un año casi sin salir requerían de dinero”, comentó esta persona quien vivió en carne propia esta situación. 

En la radiografía del pie izquierdo se observó que se rompió y no le han practicado cirugía alguna y tampoco ha completado la rehabilitación para caminar sin complicaciones. 

Consideró que, en este caso, es necesaria la reparación del daño por los gastos económicos que han llevado las personas víctimas quienes no exigen solución con una marcha o llevando a cabo bloqueos carreteros. 

Precisamente por eso, para evitar ir a actividades políticas, se salió del Covic y ahora su petición es clara: “Justicia y que se cierre este caso ya, que nos digan que van a pagar los responsables y que nos den el recurso correspondiente”, asentó. 

Cayetano Cruz ha recorrido con el grupo Nochixtlán – Tlaxiaco, tocando puertas para obtener respuesta y observa avances a cuenta gotas. 

“Ustedes son las primeras personas que me entrevistan que me preguntan quién soy, qué avance llevo ni derechos humanos ni la autoridad; en muchos de los casos, somos solo números”, reciminó. 

Esta víctima de los hechos del 19 de junio de hace 5 años no comparte la idea de salir a las calles, busca el esclarecimiento y avance del caso en las vías institucionales. 

“Quiero que avance y termine porque se está haciendo muy lucrativo para algunos”, comentó. 

Asimismo, algunas personas víctimas, coincidieron que no hubo apoyos claros de parte de Roberto Campa Cifrián,subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación (Segob) quien estuvo a cargo de la presunta reparación.

Marcha y concentración del Covic

Para este sábado a las 8:00 horas, el Comité de Víctimas por Justicia y Verdad (Covic)  “19 de Junio”, junto con organizaciones sociales y la Sección 22 del magisterio planea realizar una movilización para conmemorar el 5 aniversario de los hechos. 

La concentración será en el campo Los Azulejos  al monumento a Los Caídos en Asunción Nochixtlán. 

En esta participación donde también se encuentra el gremio sindical se especificó que es en “exigencia de justicia y castigo a los culpables de la masacre perpetrada al magisterio y al pueblo de Oaxaca”. 

El grupo del Covic mantenía vigilancia desde ayer en inmediaciones de la zona de donde fue el desalojo en el 2016, donde aún hay estructuras de unidades quemadas y pintas.