Se cumple un año de la llegada del Covid-19 a Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Especiales

Se cumple un año de la llegada del Covid-19 a Oaxaca

La pandemia develó muchas carencias en el sistema de salud de Oaxaca así como exacerbó la violencia de género


Se cumple un año de la llegada del Covid-19 a Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca

El 13 de marzo de 2020 la sospecha de un primer caso de Covid-19 en Oaxaca puso en alerta a las autoridades de salud, al enviar una brigada a la Ciénega Zimatlán y confirmar un día después que la enfermedad llegó para quedarse. 

Con más de 42 mil casos positivos y luego de rebasar 3 mil decesos acumulados al cumplirse un año del inicio de la emergencia sanitaria en el estado, también se dio el incremento en los feminicidios, la deserción escolar, el trabajo infantil, el abuso sexual, la violación y la corrupción de menores.

La pandemia evidenció además el aumento de la violencia familiar y el empleo informal, los problemas de ansiedad y los rezagos en el sistema hospitalario, así como una sociedad que se resiste a las medidas sanitarias y autoridades que no logran frenar los casos.

A un año del primer caso confirmado de Covid-19 en Oaxaca, los miles de casos positivos y decesos mostraron la desigualdad social, la carencia de insumos básicos en los centros de salud y la desprotección a grupos vulnerables durante el confinamiento.

Primeros casos

De manera oficial, el 14 de marzo, el Gobierno del Estado emitió un comunicado para informar que Oaxaca se sumaba a la lista de entidades donde la enfermedad por SARS-CoV-2 llegó por transporte aéreo.

La notificación del primer caso generó la movilización de una brigada de salud al domicilio de un hombre de 62 años de edad, en la Ciénega Zimatlán, donde inició con los primeros síntomas después de regresar de un viaje a Nueva York, Estados Unidos.

A este caso se sumó el de una mujer de 30 años, originaria de Oaxaca de Juárez, con antecedente de viaje a varios países de Europa, quien presentaba sintomatología que no ameritó hospitalización y la mantuvo en resguardo domiciliario.

Dos días después, el 16 de marzo, autoridades de salud del Gobierno del Estado anunciaron la habilitación del Hospital de la Mujer y el Niño Oaxaqueño, en Reyes Mantecón, para dar atención hospitalaria a los pacientes que así lo requirieran.

El entonces director de Atención Médica de los Servicios de Salud de Oaxaca (SSO), Erick Azamar Cruz, presumió que el inmueble contaba con equipos de ventilación y tecnología de punta especializados, con 30 camas y personal médico capacitado.

El Gobierno estatal también anunció que otros tres hospitales ubicados en Tlaxiaco, Juchitán de Zaragoza y el Centro de Reinserción Varonil de Tanivet, estaban listos para la atención de pacientes graves.

Sin embargo, los primeros casos que ameritaron hospitalización no ingresaron a ninguno de los cuatro nosocomios anunciados, sino al Hospital Regional de Alta Especialidad de Oaxaca (HRAEO), ubicado en San Bartolo Coyotepec.

Fue así que el 29 de marzo, esta unidad hospitalaria recibió a la primera paciente que requirió hospitalización por Covid-19, originaria de Oaxaca de Juárez y de 57 años de edad, con antecedente de viaje a Estados Unidos.

La noche de ese mismo día, el Hospital recibió a un hombre de 44 años de edad, originario de Santa María Atzompa, con Covid-19, diabetes e insuficiencia renal, que murió horas más tarde debido a las complicaciones. El caso fue notificado de manera oficial el 30 de marzo.

Emiten declaratoria de emergencia sanitaria

Con el aumento de casos positivos, el Gobierno del estado se sumó de manera oficial a la declaratoria de emergencia sanitaria en el país del 30 de marzo al 30 de abril, cuando se ordenó la suspensión de actividades no esenciales para evitar la propagación de contagios.

Además del aislamiento de menores de edad, se pidió de manera prioritaria el resguardo de personas mayores de 60 años, mujeres embarazadas y con comorbilidades como la diabetes e hipertensión arterial, por representar grupos vulnerables ante el nuevo coronavirus.

Pese a esta declaratoria que suspendió las actividades escolares y de oficinas gubernamentales, entre otros establecimientos de gran concentración de personas, la mayoría se mantuvo en las calles sin alguna medida sanitaria y los contagios siguieron en aumento.

Llega Covid a personal de salud

Los casos positivos de Covid-19 que iniciaron en Valles Centrales, hicieron presencia después en la Cuenca del Papaloapan, Mixteca, Istmo de Tehuantepec, Costa, Sierra Sur y Sierra Norte, por orden de importancia.

Los contagios de la nueva enfermedad en Oaxaca alcanzaron al personal de salud a partir del 6 de abril, cuando se informó del resultado positivo en el jefe de la jurisdicción sanitaria del Istmo de Tehuantepec, Daniel López Regalado, quien también fuera acusado de escupir al personal del Hospital Regional “Presidente Juárez” del ISSSTE, supuestamente por no recibir la atención que requería.

El primer deceso en el personal de salud se registró el 9 de mayo en la Villa de Tamazulapam del Progreso, en la Mixteca, en un médico del sector privado de 30 años de edad, que padecía diabetes y requirió hospitalización por varios días.

Hasta el corte del 12 de marzo de 2021, la entidad registró un acumulado de 4 mil 689 casos positivos y 76 decesos por Covid-19 entre el personal de salud, con mayor letalidad en trabajadores del área médica. 

Oaxaca en semáforo rojo

A partir del 1 de junio, la entidad inició en rojo el semáforo de alerta que el Gobierno federal anunció para todo el país, cuyo a cambio a naranja, amarillo o verde, dependería de la reducción de casos positivos y decesos en el transcurso de dos semanas.

El llamado de las autoridades a un aislamiento voluntario por 10 días para aplanar la curva de contagios, solo generó como respuesta la desobediencia y resistencia de la mayoría de la población, que continuó por otros 15 días en semáforo rojo.

Del 6 al 19 de julio la entidad estuvo en semáforo naranja, pero regresó al rojo por segunda ocasión del 20 al 2 de agosto (con máximo riesgo de contagio). En las semanas y meses posteriores, los colores de alto y medio riesgo mostraron avances y retrocesos, hasta que del 21 de diciembre a la fecha, la entidad se mantiene en naranja.

2020, con más víctimas

Además de concluir el 2020 con 28 mil 316 casos positivos y 2 mil 126 decesos acumulados, Oaxaca registró un aumento de víctimas como consecuencia del confinamiento y la ausencia de estrategias gubernamentales para evitarlo.

La violencia familiar en ese año registró 6 mil 474 denuncias, cuando en 2019 la cifra fue de 6 mil 439, de acuerdo a la plataforma del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

En los mismos registros el feminicidio registró 38 casos en comparación con los 28 del año anterior; mientras que en el delito de corrupción de menores fueron 42 las víctimas, de 28 en 2019.

Así también, en el primer mes de este 2021, las denuncias por violencia familiar, violación equiparada y acoso sexual tuvieron un repunte en comparación con los últimos cinco años en el mismo periodo pero del año previo.

La deserción escolar, aunque sin registros oficiales, también tuvo un incremento por las clases a distancia, donde el magisterio oaxaqueño advirtió una gran brecha de desigualdad por la ausencia de internet, celulares y computadoras en miles de hogares oaxaqueños.

Al mismo tiempo, los Servicios de Salud de Oaxaca estimaron un incremento del 50% de casos de depresión, ansiedad e ideación de suicidio en 2020, como consecuencia de la pandemia por Covid-19.

Enero, con más decesos y casos positivos

Desde que iniciaron los primeros casos de Covid-19 en la entidad, enero de 2021 representa el mes con el mayor número de contagios con más de 6 mil 400, al rebasar los 6 mil 340 que registró julio de 2020.

Por la alta incidencia de contagios en el primer mes de 2021, como consecuencia de las festividades y reuniones familiares de Navidad, fin de año y Día de Reyes, diversos sectores de la sociedad, sobre todo del área médica, solicitaron a los gobiernos estatal y federal el semáforo rojo, sin respuestas satisfactorias.

Llegan vacunas

En medio de la incertidumbre del personal de salud por el aumento de casos y la ocupación hospitalaria, el 12 de enero llegó a la entidad el primer lote de dosis Pfizer solo para trabajadores de la primera línea de batalla.

A partir de esa fecha, Oaxaca contabiliza siete lotes del biológico con un total de 167 mil 239 dosis, de las cuales, 52 mil 630 fueron para el sector salud y el resto para personas mayores de 60 años, cuya vacunación inició en la Cañada el 15 de febrero con vacunas AstraZeneca.

Hasta el momento, Oaxaca ha contado con dosis de tres empresas farmacéuticas, que incluyen a Sinovac, de la cual las autoridades de salud anunciaron la distribución del biológico en localidades de Miahuatlán de Porfirio Díaz.

Al cumplirse un año de Covid-19 en la entidad, la reciente aplicación del biológico a personas mayores, con fallas en la logística, largas filas con exposición al sol por varias horas y el frío de la noche, apenas advierten el largo camino de protestas, desorganización e inconformidades que el proceso de vacunación tendrá en lo que resta del año.


 

Relacionadas: