El 33% de los feminicidios ocurren en sus propios hogares
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Oaxaca

El 33% de los feminicidios ocurren en sus propios hogares

Casi la tercera parte de los asesinatos violentos de mujeres en lo que va del año, han ocurrido en el hogar.


El 33% de los feminicidios ocurren en sus propios hogares | El Imparcial de Oaxaca

La presidenta del Grupo de Estudios sobre la Mujer “Rosario Castellanos”, Angélica Ayala Ortiz, consideró alarmante que casi la tercera parte de los asesinatos violentos de mujeres en lo que va del año, hayan ocurrido en el hogar.

“Esto nos obliga a cuestionar sobre la calidad de las acciones de prevención, atención y sanción que les corresponde a las autoridades realizar”, señaló la presidenta de la asociación, luego de resaltar que este año se contabilizan 79 mujeres y niñas asesinadas de manera violenta.

Expuso que la violencia feminicida continúa y representa una llamada de atención a las autoridades, que tendrán que hacer una evaluación de los servicios que se encuentran presentes en los lugares donde ocurren los asesinatos violentos. 

“Como integrantes del movimiento feminista cada día acompañamos casos de violencia basada en el género y consistentemente nos encontramos con barreras de acceso; reiteradamente afirmamos que la violencia feminicida sí se puede prevenir, pero primero se requiere voluntad y capacidad, las cuales están ausentes”. 

Como Gesmujer, dijo, se reconoce que existe una indignación social por la gravedad de la violencia hacia niñas y mujeres; una violencia que, al no ser contenida ni sancionada, sigue incrementando el riesgo de una violencia feminicida.

Ante esta situación, dijo, son las mujeres y las familias víctimas de violencia, acompañadas de las colectivas feministas, quienes están colocando el foco sobre la ausencia de sensibilidad, capacidad y voluntad política para atender las demandas de justicia. 

“La toma de oficinas gubernamentales, como la de la Comisión Nacional de Derechos Humanos   es una expresión de la desesperación y el hartazgo que existe ante declaraciones oficiales que no se transforman en acciones contundentes para investigar, detener y judicializar a quienes violentan e incluso asesinan de manera violenta a las niñas y las mujeres”.

Ayala Ortiz agregó que la paciencia se agotó ante la falta de actuación de las autoridades, que ahora se enfrentarán a un incremento de acciones ciudadanas como resultado de una falta de confianza en las instituciones.

“Los discursos y las promesas no contendrán a mujeres, familias víctimas de violencia y de violencia feminicida, así como de colectivas feministas que exigen justicia y alto a la impunidad”, puntualizó.


 

Relacionadas: