Adultos mayores acompañan a estudiantes en clases a distancia
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Oaxaca

Adultos mayores acompañan a estudiantes en clases a distancia

No solo es el rezago económico y social, sino también el educativo el que se suma a los factores desfavorecedores para un amplio sector poblacional que vive en la marginación y ahora tiene que tomar clases por televisión


Adultos mayores acompañan a estudiantes en clases a distancia | El Imparcial de Oaxaca

Con una población analfabeta cercana a los 371 mil 944 oaxaqueños, los alumnos de educación básica en Oaxaca enfrentan desde el lunes un nuevo desafío con el proyecto “Aprende en Casa II”, toda vez que quienes son su compañía  en las sesiones por televisión  en un buen número de hogares no saben leer ni escribir.

Para la Red por los Derechos de la Infancia en México (REDIM), el modelo puesto en marcha por la Secretaría de Educación Pública (SEP) para el ciclo escolar 2020 – 2021, no garantiza el derecho a la educación de niñas, niños y adolescentes (NNA).

Desde este 24 de agosto, las clases son transmitidas por televisión abierta, no obstante la asociación observa una gran brecha digital y desigualdad entre sectores sociales que cuentan con altos índices de pobreza y falta de conectividad a internet o señal de Televisión.

Sin embargo, a este factor se suman otros que en determinado momento podrían afectar o incidir en el proceso de enseñanza–aprendizaje del alumno y que tiene que ver con la baja escolaridad de padres y familiares cercanos.

Abuelos con mínima escolaridad 

De acuerdo al Instituto Estatal de Educación para los Adultos (IEEA) la última encuesta intercensal da cuenta de la existencia de 194 mil 642 personas  de 60 años y más que no saben leer y escribir, pero en total, 371 mil 944 oaxaqueños  son analfabetas.

“La educación a distancia implica un mayor involucramiento por parte de los padres y de la propia familia en la educación de los menores, pero es cierto que el promedio de escolaridad en Oaxaca es de 7.5 años escolares”, afirma Luis Enrique Ramírez, maestro en Educación por la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca (UABJO).

El investigador universitario sostiene que materias como español y matemáticas no serán el problema en los primeros grados, sino que la complicación vendrá en el nivel secundaria, cuando aborden química, física y otras.

Sin duda es un gran reto por la epidemia de Covid-19 toda vez que la televisión no permite la interacción o retroalimentación para que los estudiantes puedan despejar sus dudas directamente con los profesores.

Asimismo, REDIM reitera  que los tres niveles de gobierno no han cumplido cabalmente con el principio del interés superior de la niñez en esta pandemia establecido en el artículo 4° Constitucional.

“La educación virtual y a distancia, el cual se da por medio de la televisión y clases virtuales, no garantiza el derecho a la educación para toda la niñez y adolescencia mexicana, porque excluye a quienes viven en condiciones de pobreza extrema”, añade.

El INEGI ha reportado que sólo el 44% de las viviendas tienen una computadora y de ellas, no todas tienen acceso a internet, lo cual se traduce en una exclusión para niñas, niños y adolescentes. 

Carece de retroalimentación educación por TV

Fernando Ruiz, investigador de Mexicanos Primero, considera que el relanzamiento de “Aprende en Casa II” es un avance pero sólo para el acceso a contenidos, dado que el aprendizaje no puede lograrse sin la experiencia docente y más aún en las zonas donde la cobertura televisiva no llega.

Admite el interés de la autoridad educativa por flexibilizar la operación del Sistema Educativo Nacional, pero es insuficiente para hacer del nuevo ciclo escolar un instrumento para afrontar el monumental reto que se viene encima. 

“No sólo tenemos que contener la amenaza de un abandono masivo de las escuelas sino recuperar la confianza de los niños, niñas y adolescentes en que sus escuelas son espacios seguros y propicios para la convivencia y el aprendizaje”, expone. 

Incluso habla de la posibilidad de brindar autonomía a las escuelas en comunidades o sitios en donde los contagios son mínimos para poder reiniciar sus actividades educativas, dadas las carencias tecnológicas que se tienen.

Precisa que ante la posibilidad que muchas familias opten por priorizar la seguridad de sus hijos antes que el regreso a las escuelas, es necesario que las reglas de control escolar no obstaculicen el regreso a la escuela y el derecho de los menores.

“Con el regreso a clases (el próximo 24 de agosto) no se trata de que convirtamos la casa en una escuela, sino acompañar el proceso del estudiante y como padres tener una actitud positiva hacia el aprendizaje”, explica.

Ruiz sugiere compartir tiempo con los hijos y hacer un ambiente amigable para el proceso de enseñanza–aprendizaje, en donde la paciencia y aceptar errores marcará las historias de éxito.

En opinión de la Red por los Derechos de la Infancia en México (REDIM), la SEP está obligada a tomar medidas de apoyo para aquellas niñas, niños y adolescentes que por su entorno socioeconómico no tienen computadora para acceder a su educación de forma virtual. 

Otra pifia más de la 4T

Datos del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) revelan que en Oaxaca un 38% de los hogares carecen de una televisión digital y el 51% no cuenta con radio, así como el 84% no cuenta con una computadora en el domicilio.

“Muchos celebran el regreso a clases, pero no visualizan la mala implementación de la estrategia educativa en Oaxaca, habrá deserción debido a la falta de instrumentos para los niños, debido a que estos no cuentan con televisión, internet y mucho menos una laptop”, cuestiona la legisladora federal Natividad Díaz Jiménez.

Considera improvisado el programa de clases a distancia, lanzado por la SEP dado que tiene una etapa de enseñanza-aprendizaje incompleto y antipedagógico, toda vez que no son adecuados para implementar en todo el país, tal es el caso de Oaxaca.

“Lamentablemente existen funcionarios que no ven la realidad de pobreza y marginación en la que vivimos y en la cual existe un nulo apoyo gubernamental para dotar de tecnologías a las comunidades indígenas”, añade la líder del PAN.

Advierte que en los próximos meses deberán salir los índices de abandono escolar y deserción escolar en las más de 14 mil escuelas públicas de nivel básico del estado, pues los padres de niñas y niños no pueden adquirir o endeudarse con equipo electrónico o de cómputo para sus hijos, ante la difícil situación económica que atraviesa Oaxaca por la epidemia.

La incertidumbre de cómo se tomarán las clases, las evaluaciones y la poca capacitación del alumnado, padres de familia y plantilla docente, serán una dificultad para que la niñez pueda continuar con sus estudios, alerta la panista.

 


 

Relacionadas: