Ciclovías emergentes para reducir contagios en Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Especiales

Ciclovías emergentes para reducir contagios en Oaxaca

El traslado en bicicleta dentro de la capital, reduciría el uso de transporte público y, en consecuencia, baja el riesgo de contagios durante la pandemia


Ciclovías emergentes para reducir contagios en Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca

Para evitar la concentración masiva de personas en las paradas y dentro del transporte público, especialistas en urbanismos y representantes de asociaciones civiles avalaron el uso de la bicicleta como un medio de transporte sustentable.

En las grandes ciudades de Asia y Europa donde se propagó de manera acelerada el virus del Covid-19, la Organización Mundial de la Salud (OMS) consideró este medio de transporte como segura y saludable.

La iniciativa avanzó en América Latina cuando países como Colombia, Argentina y México decidieron implementar ciclovías emergentes para invitar a la ciudadanía desplazarse a sus actividades esenciales por medio de la bicicleta.

Conectar puntos estratégicos para hacerlas eficientes

Para el urbanista Víctor Manuel Mendoza García, coordinador de la Casa de Ciudad, la implementación de ciclovías emergentes o permanentes, no se puede se pueden desarrollar por la sección o tipo de calles, sino para conectar puntos estratégicos para hacerlas eficientes. 

“Hemos realizado muchos proyectos para implementar ciclovías en la Zona Metropolitana de Oaxaca (ZMO), no por la sección o tipo de calles sino más por la situación sobre qué puntos conectan, fijamos que tengan origen y destinos los viajes, que no sean rutas que estén repartidas sin dirección alguna, no buscamos que las calles o avenidas tengan suficientes espacios, sino que realmente conecten a la ciudad.”

Hemos realizado proyectos de urbanismo táctico y que no únicamente contempla a la bicicleta como el medio de transporte más adecuado, sino que estamos buscando repartir equitativamente la vialidad para que todos los usuarios lo puedan utilizar adecuadamente desde los peatones, ciclistas, transporte público, privado y personas que puedan tener alguna vulnerabilidad como discapacidad”.

Si bien en los últimos años el uso de este medio de transporte incrementó, expuso que no existe un estudio actualizado de la cantidad de ciclistas que diariamente circulan en las calles de la capital y municipios conurbados. “Es una labor grande generar una nueva cultura de la movilidad o cambiar el paradigma a un nuevo transporte, cambiarla a una más sustentable”. 

“En cuanto a los tiempos de la pandemia hemos realizado algunos ejercicios vía virtual para explicar los beneficios de la bicicleta, la ventaja que tiene a comparación con otros medios de transporte es muy amplia, ahora no solo para evitar el tráfico sino para reforzar la salud”.

De acuerdo a los datos de movilidad realizada en la ZMO, actualmente el 50 por ciento de los traslados se realiza por medio del transporte público, el 25 por ciento en el transporte particular y el resto mediante motocicletas, bicicletas y caminando.

“La gran mayoría de las personas que se mueven en un vehículo diferente al transporte particular, motocicletas o bicicletas, son las que posiblemente están en mayor riesgo de contagio, si la gente prefiere un vehículo confinado donde viajan hasta 40 pasajeros tienen más probabilidad de contagiarse, la ventaja que ofrece la bicicleta es la sana distancia, es más sustentable en espacio y ambientalmente, y ahora para la salud”.

El urbanista expuso que incentivar su uso, se podría descargar en primer lugar a una gran cantidad de gente que se transporta en unidades particulares y así también generar esa sinergia con los que usan el transporte público. 

“Entonces se podría mover a menos gente en el transporte público, desde ese punto hemos hablado y propuesto a la Secretaría de Movilidad (Semovi), por ejemplo en Francia hay ejercicios de este tipo, se han realizado con rutas temporales, se habilita un espacio en la vialidad y como no hay una gran cantidad de carros es factible desarrollar estos proyectos, ayuda en dos cosas para que la gente pueda trasladarse a un nuevo modelo de movilidad, sustentable, seguro y ayuda en la cuestión de la pandemia”. 

“Existen diversos tipos de infraestructura que se pueden adaptar al ancho de las vialidades que le denominamos estructura vial como las compartidas, las zonas 30, las calles completas o las calles de preferencia ciclistas que se puede buscar en cómo adaptarse para que pase una bicicleta, eso es lo que necesitamos, se puede trabajar en cualquier vialidad, lo importante es conectar a puntos o nodos de importancia en una ciudad, como las de mayor movilidad que pueden ser centros de trabajo, las colonias populares y zonas recreativas, pensando a futuro”.

“En estos momentos que estamos viviendo podría generarse una muestra para demostrar que sí caben una tipología de una infraestructura ciclista para que en un futuro se conserve y así poder trasladarlo a un nuevo modelo de movilidad.

Mendoza García explicó que en la capital ya se implementó un modelo de este tipo con el Corredor Biocultural que conectaba del Museo Infantil de Oaxaca (MIO) al Centro Cultural y de Convenciones (CCCO), “se tomaron estos dos nodos pero no precisamente para conectarlos de lado a lado, sino el objetivo principal fue conectar los distintos puntos de valor económico, ecológico y cultural, por eso pasa por las calles principales conectando museos, panteón general, zócalo entre otros espacios.

“Este ejercicio contempló la movilidad para las actividades de la Guelaguetza, fue el primer ejercicio que permitió identificar desde dónde podía pasar una ruta, primero se trazó una línea pero el objetivo era que conforme fuera pasando el tiempo fuera cambiando la tipología, actualmente existe una propuesta de rutas, conectar el norte de la ciudad de la Zona Metropolitana, desde Santa Cruz Xoxocotlán con San Felipe del Agua”.

Piden aterrizar proyectos y rehabilitar ciclovías

Selim Sánchez Lara, presidente de la asociación civil Vixi Escuela e integrante de la iniciativa Oaxaca por la Movilidad, consideró como viable el uso de la bicicleta para prevenir los contagios del Covid, sin embargo, para ello se requiere aterrizar los proyectos planteados por las asociaciones civiles, colectivos y especialistas hacia las autoridades municipales, estatales y federales. 

“A nivel mundial se elaboró una infografía con evidencia científica, la OMS invitó a la población para hacer el uso de la bicicleta para actividades esenciales como trabajo, abasto y medicamento porque así se mantiene la sana distancia y nos permite hacer nuestros desplazamiento esenciales”.

Recordó a los diferentes niveles de gobierno la urgencia de rescatar y rehabilitar la infraestructura ciclista existente y de manera paralela, aterrizar los proyectos que se han construido desde hace varios años.

“Las autoridades deben garantizar la seguridad de los ciudadanos, como asociaciones y colectivos hemos contribuido en diversos espacios, con los integrantes de la Comisión de Movilidad del Congreso local en nueva ley de Movilidad aportamos para agregar un apartado sobre la jerarquía de la movilidad en la vía pública, vamos avanzando pero hace falta mucho por hacer”.

Sánchez Lara recordó que previo a la emergencia sanitaria, la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) con aportación de los integrantes de Oaxaca por la Movilidad, se elaboró un proyecto de ciclovías emergentes que ahora se pondrá en marcha en la capital.

“Sin duda esto beneficiará en la salud de los ciudadanos y en el mejoramiento del medio ambiente, también esperamos que pronto las autoridades pongan atención y rehabiliten las ciclovías existentes y veamos estas ciclovías emergentes y que puedan ser permanentes, es momento que ya se destinen recursos para estas infraestructuras”, afirmó.

Oaxaca es más bella en bicicleta

Rubén García, representante de la asociación civil Mundo Ceiba, señaló que los viajes que se realizan en bicicleta no solamente contribuyen para mejorar la salud de los ciudadanos, sino en una ciudad con calles saturadas como Oaxaca, es mucho más rápido trasladarse a los diferentes puntos estratégicos.

“Llevamos 13 años impulsando la bicicleta como un medio de transporte, uno de los objetivos principales es aumentar el número de viajes en bicicleta, el número de usuarios como medio de transporte en la vida cotidiana, que los ciudadanos la ocupen para ir a la escuela, a su trabajo, al parque, cine y que la conviertan como parte de su vida cotidiana”.

“Como asociaciones civiles hemos hecho un gran esfuerzo por incentivar su uso, hemos participado en proyectos y propuestas sobre las zonas donde se pueden implementar, pero ya es momento para que las autoridades ya los aterricen, en el actual sexenio no se ha invertido para la elaboración de ciclovías, mucho menos para rehabilitar las existentes, no hay acciones concretas, todo se ha quedado en palabras”, apuntó.

Rutas de las ciclovías emergentes

El ayuntamiento de Oaxaca de Juárez informó la ciudad capital fue seleccionada por la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU), para recibir asesoramiento técnico para la implementación de 15 kilómetros de ciclovías emergentes, a fin de propiciar una movilidad segura en el regreso a la nueva normalidad. 

Se tiene la propuesta de 15 kilómetros de ciclovía en dos ejes principales: uno de norte a sur y el otro de oriente a poniente, en los que por medio de señalamiento vertical (conos) y horizontal (pintura de tráfico), se buscará brindar una alternativa segura para realizar traslados.

La implementación del proyecto se contempla en cinco etapas, atendiendo a las rutas: Norte–Sur, Sur–Norte, Oriente–Poniente, Poniente–Oriente y Ciudad Universitaria (Sur); las ubicaciones de las ciclovías emergentes estarían en Lázaro Cárdenas, avenida Independencia, División Oriente, Francisco I. Madero, Proletariado Mexicano, Aldama y Calzada de la República.

Explicó que la selección de las vías se hizo a partir de un proceso de planeación participativa con la Secretaría de Movilidad del Gobierno del Estado y organizaciones de la sociedad civil vinculadas al tema y tomando como referencia la propuesta del proyecto “Corredor Biocultural” de la Casa de la Ciudad, organización no gubernamental de la Fundación Alfredo Harp Helú de Oaxaca.

Entre los beneficios en materia de salud que busca generar el proyecto son: incentivar la actividad física en la población, mejorar las condiciones de salud de la población y, ante la situación actual generada por la pandemia, la biciruta permitirá un traslado de personas con menos riesgo de contagio en comparación al transporte público.  

En el aspecto social permitirá una mejor movilidad y experiencia de traslado de la población, movilidad más segura para las mujeres e interconexión entre zonas habitacionales y centros laborales.


 

Relacionadas: