“El periodismo, amor a la verdad”: Benjamín Fernández Pichardo | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Oaxaca

“El periodismo, amor a la verdad”: Benjamín Fernández Pichardo

El director general de EL IMPARCIAL comparte su perspectiva del periodismo actual y recuerda sus inicios en El mejor diario de Oaxaca


“El periodismo, amor a la verdad”: Benjamín Fernández Pichardo | El Imparcial de Oaxaca

Benjamín Fernández se autodefine como libre pensador, realista, crítico del sistema y enemigo de corruptos, amante de la paz y la solidaridad, sostiene que la partidocracia, los políticos corruptos y malos gobernantes han acabado el futuro de México, condenando a ser un país sin líderes y de mediocres viviendo en la ignorancia y la miseria.

Alérgico a los halagos, rehúye la entrevista, no le queda remedio, la insistencia del reportero y la cercanía del 67 aniversario de EL IMPARCIAL lo convencen, renuente de hablar de los múltiples homenajes y distinciones que ha recibido a lo largo de más de 50 años de ejercer el periodismo en EL IMPARCIAL, El mejor diario de Oaxaca, comenta que ingresó a los 18 años a trabajar “desde abajo”, en lo que él llama el periodismo artesanal, linotipos: metal líquido, tipos movibles, prensas planas, más pasión y coraje, amor por una profesión que ennoblece, de servicios y grandes retos.
Su primer “8 columnas” fue “BRENA TORRES. LATIFUNDISTA”, que en vez de recibir elogios y felicitaciones le valió una severa reprimenda de su tío Manuel G. Pichardo, primer director fundador de EL IMPARCIAL, quien le sentenció “esto no es periodismo es negocio”.

Sin titubear se dio a la tarea de modernizar el diario tanto en diseño, equipo y maquinaria como en la conformación de un buen equipo de reporteros y editorialistas, entre ellos Benito García, Armando Pérez Montaño, Juan Manuel Vignon, Guillermo Castillejos Ávila, Humberto Torres, Carlos Ramírez, Dimas Rodríguez, Felipe Sánchez, Amado Sanmartín y tantos valores del periodismo oaxaqueño.

Nada fue fácil, pero gustaba, era pasión por hacer periodismo y emprendió la modernización junto con sus hermanas: con Mina Fernández Pichardo en la sección de Sociales, doña María de los Ángeles en la administración, más adelante doña María del Carmen, en la sección de Sociales y Relaciones Publicas y doña María Esther en la tesorería. Así inició la consolidación de El Mejor Diario de Oaxaca, “sin ellas no hubiera sido posible lograrlo”, afirma.

A la par convocó a colaborar a destacados intelectuales que abordaban de manera cotidiana los temas más candentes y trascendentes de la época, entre ellos Alfredo Feria Rendón, José María Bradomín, Daniel Castillo, José L. Bonecci, Javier Castro Mantecón, Jorge Fernando Iturribarría, Eduardo Correa, Carlos Loret de Mola Mediz y Raúl Bolaños Guendulain,
Al paso de los años, Benjamín Fernández ha logrado que el periódico se mantenga con una sólida trayectoria con el compromiso de ejercer un periodismo crítico, independiente, plural y responsable.

Tras seis décadas de informar y orientar cotidianamente a los oaxaqueños, el compromiso sigue siendo el mismo: mantener informada a la sociedad, sin atender a intereses particulares o de grupo, con la intención de ofrecer la calidad informativa en cada una de las secciones, sin ceder a las presiones de una y otra parte, ante el riesgo de perder el objetivo principal de informar a la población.

Con décadas al frente de esta casa editorial, EL IMPARCIAL se ha convertido en un medio de información que ha hecho honor a su nombre, al conceder voz a todos los actores políticos y sociales de nuestra vida cotidiana, pues en cada una de las páginas se han recogido las expresiones y opiniones de cada uno de ellos, con la intención de que la sociedad las conozca.

El fundador de la Asociación Mexicana de Editores (AME) y promotor de la Ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública a través del grupo Oaxaca asevera que el principal enemigo de un buen periodista no son los poderes fácticos que lo agreden día con día, sino la autocensura que corta y mutila a todo buen periodista. Fernández Pichardo tiene certeza y esperanza de que las nuevas generaciones sean la conciencia crítica y responsable de este país, pues últimamente nos hemos olvidado de los valores primordiales de todo buen periodista, el amor a su patria, a su profesión y el amor a la verdad.


 

Relacionadas: