Flor cempasúchil, de México para el mundo; pero, nos comen el mandado - El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Nacional

Flor cempasúchil, de México para el mundo; pero, nos comen el mandado

Aunque la planta es originaria de México y se cubre la demanda interna básica, en la actualidad esa industria es dominada por China e India


Flor cempasúchil, de México para el mundo; pero, nos comen el mandado | El Imparcial de Oaxaca
Flor de cempasúchil, ancestral y llena de caludades y simbolismo. Foto: Cortesía

La emblemática flor de cempasúchil es nativa de México, sin embargo, en la actualidad nuestro país ya no figura entre sus principales productores, ya que más allá de su uso simbólico, en especial en la temporada de Muertos, su uso industrial ha catapultado a China y a la India como sus dos principales exportadores. “Hace no mucho nuestro país tuvo el liderazgo en ese rubro y hoy ni siquiera figura en el mercado”, refirió Francisco Alberto Basurto Peña, del Instituto de Biología de la UNAM.

El nombre de la flor de cempasúchil proviene del náhuatl “Cempohualxochitl” que significa: Flor de 20 pétalos. Al respecto Basurto Peña comentó que, “el cempasúchil no es una flor sino una florescencia, es decir, un agregado, pues cada supuesto pétalo en realidad es una flor y los mesoamericanos lo sabían bien, pues lo bautizaron con una palabra formada por los vocablos cempoal (20) y xóchitl, y no porque esté formada de dos decenas, sino porque como su sistema numérico era vigesimal, ésta era una forma de decir múltiples flores”.

Antes de la llegada de los españoles, los mexicas comparaban el color amarillo de esta flor con el sol, por ello, la utilizaban en los altares, ofrendas y entierros dedicados a sus muertos. Por ello, la flor formó parte fundamental de las creencias y cosmovisión de nuestros ancestros y vive en nuestra cultura hasta nuestros días. Además, las culturas mesoamericanas conocían de su utilidad para tratar malestares estomacales, de sus efectos antimicrobianos y de sus características insecticidas y repelentes de hongos, nemátodos y ácaros dañinos para las plantas.

Aunque es originaria de en México, éste no figura entre sus principales productores. Foto: Cortesía

Los cronistas describieron su presencia en el país desde el siglo XVI y a la fecha sabemos de casi 40 especies en territorio nacional; es un recurso nativo y originario de México.

Con el paso del tiempo la flor del cempasúchil adquirió relevancia dadas sus cualidades en su composición, al respecto Basurto Peña comentó: “Hablamos de una planta económicamente importante por su abundancia en carotenos, los cuales se usan en la industria de alimentos animales para dar color a los huevos y a la carne de pollo, pues si no se agregan estos pigmentos amarillos, la carne de estas aves sería pálida y la yema no luciría amarilla, lo que haría que fueran menos atractivos a los consumidores”.

El auge industrial de la flor trajo consigo en la última década del siglo XX y en la primera del XXI un boom en su producción y en México se crearon variedades mejoradas a partir de los trabajos realizados en la Universidad de Chapingo y el Centro de Investigación Científica de Yucatán. El resultado fue que por algún tiempo nuestro país fuera líder en la elaboración de harina de cempasúchil.

Flor con un profundo aprecio en México. Foto: Cortesía

El biólogo investigador de la UNAM recordó que, “en el año 2000 sembrábamos alrededor de cuatro mil hectáreas y casi todo era para la industria, no para Día de Muertos. Eso se procesaba, obteníamos colorantes y los vendíamos a farmacéuticas y a fábricas de alimentos para animales. Sin embargo, la compañía asociada a estos desarrollos fue adquirida por una empresa de la India y la producción se movió para allá (por asuntos de mano de obra). Para 2010 sólo dedicábamos 500 hectáreas a estos cultivos”.

Y aunque en la actualidad en México los sembradíos que hay abastecen las demandas para la fiesta de Todos los Santos, la producción en términos de la demanda industrial es mucho menor, ello implica una serie de oportunidades perdidas para el país, tanto para generar empleos como riqueza, advirtió el biólogo.

En nuestro país estos son los estados que figuran en la producción de flor de cempasúchil, en especial para la Fiestas de Muertos: El Estado de México, Puebla, Hidalgo, Guerrero, Michoacán, Tlaxcala, San Luis Potosí, Morelos, Oaxaca, Ciudad de México y Durango.

En la temporada de Muertos la flor de cempasúcil cobra vital importancia. Foto: Cortesía

El investigador argumentó que la situación de México con relación a la situación actual en la producción de flor de cempasúchil es contradictoria, ya que, aunque es un recurso propio de México, con gran potencial y que genera riqueza a nivel mundial, México tiene poca participación en ello.

Es más, México se está convirtiendo en una gran consumidor de flor de cempasúchil importada de China, cuya semilla es tratada genéticamente y no pude reproducirse, esto con la intención comercial de que una vez concluido su ciclo vital, se tenga que volver a comprar el producto.

Para Basurto Peña, “en esto radica gran parte de nuestro problema, pues solemos decir que somos un país megadiverso y con conocimiento ancestral de estos recursos, pero aprovechamos poco. Esto es resultado de nuestra política de desarrollo y el poco interés de las autoridades en cuanto a nuestra riqueza genética, la cual, bien aprovechada, nos haría avanzar en todos los sentidos”.


 

Relacionadas: