Prohibirán que funcionarios bloqueen a usuarios en redes sociales | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Nacional

Prohibirán que funcionarios bloqueen a usuarios en redes sociales

De acuerdo con el código de ética, las redes sociales pueden constituir una extensión de las personas en medios electrónicos y su uso institucional procurará la imagen de las dependencias y entidades, así como la confianza en el servicio público


Prohibirán que funcionarios bloqueen a usuarios en redes sociales | El Imparcial de Oaxaca
Imagen ilustrativa: internet

El gobierno federal prohibirá que los servidores públicos que tengan cuenta en redes sociales bloqueen a usuarios en las mismas para que interactúen con ellos.

Un proyecto de Código de Ética de la Administración Pública Federal, publicado en el portal de Conamer, regulará la actividad digital de los funcionarios.

“En caso de que las personas servidoras públicas decidan destinar sus redes sociales para hacer públicas las actividades relacionadas con su empleo, cargo o comisión, se colocan en un nivel de publicidad y escrutinio distinto al privado, por lo que se abstendrán de realizar conductas que restrinjan o bloqueen la publicidad o interacción de la cuenta a personas determinadas”, dice el documento.

De acuerdo con el código de ética, las redes sociales pueden constituir una extensión de las personas en medios electrónicos y su uso institucional procurará la imagen de las dependencias y entidades, así como la confianza en el servicio público.

El nuevo código de ética demanda a los funcionarios que preserven la imagen institucional, “conscientes del alto honor y confianza que la sociedad les ha conferido para desempeñar un empleo, cargo o comisión públicos”, esto incluso fuera de su horario y espacio laboral.

El documento señala los Derechos Humanos como “eje fundamental” del servicio público, por lo que exige a los funcionarios evitar el menoscabo a la dignidad de las personas, conductas de discriminación y desigualdad de género, así como realizar o tolerar actos de hostigamiento o acoso sexual y laboral.

El código prohíbe a los servidores públicos, entre otras cosas, realizar señales sexualmente sugerentes con las manos o a través de los movimientos del cuerpo, tocamientos, abrazos, besos, manoseo y jalones, así como manifestar abiertamente o de manera indirecta el interés sexual por una persona.

En cuanto al acoso laboral prohíbe ignorar, excluir, agredir, amedrentar, humillar, intimidar, amenazar o maltratar al personal subordinado, así como obstruir bajo amenazas o presiones la presentación de denuncias.

La SFP advierte también que, en aras de evitar la corrupción, los servidores públicos deben evitar la realización de procesos de selección de personal en los que no se considere la competencia por mérito, así como actos de proselitismo y la entrega de subsidios o apoyos de programas gubernamentales de manera diferente a las establecidas en la normativa.

Una de las banderas del presidente Andrés Manuel López Obrador ha sido la honradez, por lo que el nuevo código de ética llama a los funcionarios públicos a presentar en tiempo y forma las declaraciones de situación patrimonial, de intereses y fiscales, divulgar información privilegiada y evitar beneficios particulares, para sí o para terceras personas.

En materia de transparencia, el documento señala que toda la información generada por los servidores públicos debe ser del conocimiento de la sociedad, con excepción de aquella que sea considerada como confidencial o reservada.

De igual modo, llama a los burócratas a emplear lenguaje incluyente y no sexista en todas las comunicaciones institucionales, actuar con perspectiva de género y rechazar todo tipo de regalos.

Para seguir este código de ética, la SFP instruirá a las dependencias y entidades gubernamentales a instalar comités de ética, emitir un código de conducta y realizar acciones de capacitación, sensibilización y difusión de los mismos, entre otras acciones.

El documento señala que si algún servidor incumple con el código deberá ser denunciado ante el Comité de Ética y el Órgano Interno de Control.

En febrero de 2019, la 4T presentó el primer código de ética de los servidores públicos del gobierno federal, el cual fue modificado un año después y ahora la SFP presenta esta nueva versión que, una vez que sea publicada en el Diario Oficial de la Federación (DOF), abrogará a las anteriores.