Reportan toma de instalaciones de W Radio por parte de la familia Alemán | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Nacional

Reportan toma de instalaciones de W Radio por parte de la familia Alemán

Trabajadores de la emisora reportaron que un grupo de personas bajo las órdenes de la familia Alemán se apropiaron de las instalaciones; PRISA dice que emprenderá acciones legales.


Reportan toma de instalaciones de W Radio por parte de la familia Alemán | El Imparcial de Oaxaca
Foto: Internet

La noche de este martes se reportó la toma de instalaciones de W Radio, estación de Televisa Radio (Radiópolis), por parte de un grupo de personas que al parecer están bajo las órdenes de la familia Alemán, la cual reclama la propiedad del grupo radiofónico.

En redes sociales, diversas personas, algunas trabajadoras de la propia estación, reportaron que la toma de instalaciones se hizo de forma violenta, e incluso se habló de la destitución del director general Francisco Cabañas, movimiento que después sería desmentido por el grupo español PRISA, socio de Radiópolis desde hace 19 años.

Hasta este miércoles la programación sigue de forma habitual.

En un comunicado, Corporativo Coral señaló que el nuevo Consejo de Administración de Sistema Radiópolis, ahora encabezado por Miguel Alemán Magnani, “por ningún motivo está considerando cambios en la programación, en los contenidos y en la operación de la barra de W Radio”. También negó que hubiera existido una toma violenta de las instalaciones.

En octubre de 2001, Televisa se asoció con el grupo de medios español PRISA con el fin de compartir la propiedad de Televisa Radio (Radiópolis). El contrato estipulaba que Televisa se encargaría de la administración PRISA de los contenidos.

Para julio de 2019, Televisa decidió vender su parte de las acciones al Grupo Coral, propiedad de la familia Alemán Magnani. Prisa seguiría a cargo de los contenidos.

Sin embargo, a finales del año pasado se supo que el Grupo Coral no pudo cumplir con el pago, entre otras cosas, por los problemas financieros que enfrentaron con otras empresas de su propiedad como Interjet. Ante esto, Televisa interpuso una denuncia en su contra por un supuesto incumplimiento de contrato.

En aquel momento, el grupo de la familia Alemán aseguró haber dado un primer pago por la compra así como haberse comprometido a realizar el segundo pago para cubrir con la cantidad total.

La demanda de Televisa procedió y fue resuelta por la Juez Noveno Civil de la Ciudad de México, Magdalena Malpica, quien ordenó:

No pagar dividendos a Corporativo Coral (una empresa de Grupo Alemán), ni al señor Miguel Alemán Magnani.
E impedir solicitar la entrega de las acciones de Sistema Radiópolis que compraron a Grupo Televisa.
El pleito legal siguió por meses, hasta que en julio pasado Grupo Coral se asoció con el exbanquero Carlos Cabal Peniche para solventar sus problemas financieros y cumplir la deuda con Televisa.

Cabal Peniche estuvo acusado de fraude financiero y fiscal en 1994. Esto lo llevó a huir del país e incluso estuvo encarcelado en Australia. Recientemente regresó al país.

Con esta alianza, el Grupo Coral retomó fuerza y, junto con Cabal Peniche, reclamó el control de las emisoras de Televisa Radio, entre ellas W Radio.

Sin embargo, el investigador Raúl Trejo Delarbre explica que si se mantiene el acuerdo de 2001, dichos empresarios no pueden tomar el poder de las emisoras ya que “aquel acuerdo estaba fundado en una discutible interpretación de la Ley de Inversión Extranjera”.

Trejo detalla que el poder de las emisores dependería de la interpretación de aquel acuerdo y de la actual Ley, “que ahora admite inversión foránea superior al 49% en radiodifusión siempre y cuando haya reciprocidad en el país de origen del inversionista”.

PRISA emprenderá acciones legales
Horas más tarde, el grupo español PRISA emitió un comunicado en el que condenó las acciones del Grupo Coral y aseguró que defenderá la independencia de Radiópolis.

De acuerdo con PRISA, ayer martes Radiópolis recibió diversas notificaciones por parte del Grupo Coral en los que hablaban de “ciertos acuerdos que se habrían adoptado en una asamblea de accionistas supuestamente celebrada el pasado 24 de agosto”.

Dichos acuerdos consisten en cambios dentro del Consejo de Administración de Radiópolis, así como “el cese de su Director General y de su Director de Finanzas y su sustitución por personas afines a Coral y al Sr. Carlos Cabal Peniche”. Además de la revocación de todos los poderes concedidos anteriormente por la compañía.

PRISA argumenta que la asamblea de accionistas en la que se tomaron los acuerdos es nula debido a que fue celebrada sin su consentimiento, ignorando los estatutos y la legislación de la sociedad.

Sobre la toma de instalaciones, PRISA señala que personas enviadas por Grupo Coral y Cabal Peniche entraron “con el objetivo de acceder de manera no autorizada a sus sistemas de información, objetivo que no consiguieron”.

Refieren que adicionalmente, Grupo Coral difundió un comunicado haciéndolo pasar como si fuera de Grupo Radiópolis, en el que se informaban los supuestos cambios en el Consejo de Administración y en la Dirección.

PRISA calificó las acciones de Coral y Cabal Peniche como “graves incumplimientos de las obligaciones societarias y contractuales”, por lo que el grupo español “ha decidido llevar a cabo las necesarias acciones legales para preservar el adecuado funcionamiento de Radiópolis y para que sus profesionales puedan seguir desempeñando su labor con el rigor y la independencia que les caracteriza”.