Obispo Gpe. Antonio, 14 meses al frente de la Catedral de Huautla | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Los Municipios

Obispo Gpe. Antonio, 14 meses al frente de la Catedral de Huautla

Expresó que es una experiencia de fe viva del pueblo mazateco, mixteco y náhuatl


Obispo Gpe. Antonio, 14 meses al frente de  la Catedral de Huautla | El Imparcial de Oaxaca

Monseñor Guadalupe Antonio Ruíz Urquín, de origen chiapaneco y jefe de la Iglesia católica en la región mazateca, compartió con mucha humildad sus palabras, y a la vez se le observó un rostro sereno. Esta fue la entrevista con el cuarto obispo de la Catedral San Juan Evangelista de la región Mazateca, con sede en Huautla.

Monseñor, ¿cómo ha sido su estancia en esta ciudad a más de un año de su llegada a Huautla de Jiménez?

—De antemano le saludo con afecto y agradezco esta entrevista que me proporciona a un año de haber llegado a estas benditas tierras como un servidor enviado por Dios a través del santo padre Francisco, el 24 de septiembre del 2020, y de haber cumplido ya ese primer aniversario en este 2021. Ha sido una experiencia muy grande, muy bella, llena de sorpresas en el sentido positivo de parte de Dios, de poder compartir y convivir con la comunidad y las 10 parroquias que conforman nuestra prelatura de Huautla.

Expresó que es una experiencia de fe viva del pueblo mazateco, mixteco y náhuatl, las tres etnias que conforman la prelatura, y poder ver la fe, el entusiasmo, la alegría de creer en el señor, la vida de familia, los elementos diferentes de la cultura al que se han puesto al servicio de la fe. Es para mí un motivo de gozo,  poder mantener la fe viva en las diferentes expresiones de religiosidad, de piedad popular expresadas en nuestras culturas. Por ello, bendigo a Dios y mi gratitud para cada uno de ustedes.

¿Cómo analiza el ingreso de la tecnología moderna a comunidades indígenas?

—Pues la llegada de la tecnología a nuestras comunidades en las diferentes partes de la montaña, lo veo con un signo de esperanza porque lo podemos aprovechar para el bien, y gracias a ello también puedo comunicar, enviarles el evangelio, un comentario, un audio, y es una manera también de acercarnos entre nosotros.

Creo que todas estas tecnologías modernas que tenemos a la mano debemos de sacarle el jugo, el mejor provecho para el bien, porque también es un riesgo, un desafío, un reto saber utilizarlas. De lo contrario no faltará quienes la utilicen para el mal, porque en esos medios encontramos también formas de perversión, de depravación, formas de echarse uno a perder, y lo que tenemos que aprender a cuidar es que esos bienes los utilicemos para el bien de la comunidad.