Olvidados en el playón, más de 400 productores
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

La Capital

Olvidados en el playón, más de 400 productores

Damnificados de la crisis de basura; los productores han soportado casi cinco años las inclemencias del clima


Foto: Adrián Gaytán / Lucha de resistencia de 400 productores.
Foto: Adrián Gaytán / Lucha de resistencia de 400 productores.

Primero fueron “desalojados” de la calle Nuño del Mercado y luego, en su actual espacio, por la organización 14 de Junio, que en 2021 pretendía apoderarse de este espacio y cobrar una cuota a las y los cientos de productores. En medio de estas disputas y de las inclemencias del tiempo, más de 400 productores han resistido en el playón del río Atoyac.

Desde hace casi cinco años, en esta parte que se localiza por la agencia San Juan Chapultepec, ciudad de Oaxaca, el campo oaxaqueño ha tenido su punto de venta. Pero también de resistencia, pues al clima y el polvo de la zona se han sumado desde hace unos meses otros factores en contra: el basurero clandestino de recolectores particulares y el socavón del circuito interior, obra de la pasada administración estatal que sigue sin que nadie la repare.

Ante esta última, los mismos productores se organizaron para que, previa autorización municipal abrieran un tramo alterno para el paso de automovilistas y así sus ventas no cayeran más.

Entre el festejo que los propios productores se organizaron por el Día del Padre, Eduardo Manuel Flores Martínez, presidente de la Unión de Productores de las 8 Regiones de Oaxaca, narra cómo “poco a poco” han acondicionado el espacio adjunto a la ex fábrica de Triplay para expender lo que “con tanto esfuerzo” traen de sus comunidades, ya sea de los Valles Centrales, de la Costa, la Sierra, la Cañada u otra región.

Con las lluvias atípicas y la falta de precipitaciones en la actual temporada, el calor es una de las inclemencias que sortean en este espacio.

En las cosechas hemos sido muy afectados porque hoy en día cae mucho granizo, lluvias torrenciales y aire. Estamos sobreviviendo”, dice Flores mientras señala cómo el polvo del playón se transforma en lodo durante las lluvias.

Pero aun en la adversidad, tratan de componer el terreno “para que puedan venir los clientes” a este mercado que incluso unos llaman de broma “mercado del polvorín, por tanto polvo que hay”.

 

Foto: Adrián Gaytán / Por momentos la zona luce desolada y polvorienta.
Foto: Adrián Gaytán / Por momentos la zona luce desolada y polvorienta.

 

Aquí encuentran de todo, apunta Flores: de la Cañada, el mango manila, chicozapote, limones, melón; de la Sierra traen tomates, hierbitas, duraznos. De la Costa, los cocos, la sandía, papaya y limón. De valles surtimos de todo, hierbas, coles, epazotes…

En este mercado de productores oaxaqueños suelen expender entre 400 y 450 productores, incluso con familias completas que llegan los días de plaza (domingos y miércoles) para vender una gran variedad de alimentos del campo.

Originario de San Pablo Huitzo, Eduardo es prácticamente la última generación de agricultores en su familia y piensa que lo mismo ocurre en las de sus compañeros, pues “los jóvenes optan por emigrar a Estados Unidos o emplearse en una tienda Waltmart o Aurrera”, en parte por las inclemencias del clima, pero también por la falta de apoyos gubernamentales.

Es delicado porque después quién va a producir nuestra tierra, ya no va a haber campesinos o productos de nuestro estado. A mis hijos les inculco el producir tomate o pepinos, pero ellos ya no quieren el campo. Las inclemencias del sol están terribles y las autoridades te limitan el agua.

El campo, apunta, es el más olvidado por los gobiernos, de quienes critica el dar apoyos a líderes o personas que ya no son campesinas. Pero al mismo tiempo exige certeza, que en el caso de él y sus compañeros es sobre el espacio donde laboran para que “sea de los productores oaxaqueños” o que exista garantía de acceso al agua y tecnificación para un mejor aprovechamiento de este recurso, subsidios en fertilizantes y préstamos.

No les pedimos regalado sino que nos apoyen en que no tengan tantos candados”, señala quien como esto llama a la solidaridad y confianza de la población para adquirir lo producido en el campo oaxaqueño.

 

Poco a poco han venido y se dan cuenta de la calidad que traemos, la frescura de los productos y el buen precio. Les damos seguridad, cuidamos, hacemos vigilancia, precios justos y pesos exactos”.


aa

 

Relacionadas:

--------------------------------------
---------------------------------------