Cartero y empleado postal: labor que se sobrepone a la pandemia | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

La Capital

Cartero y empleado postal: labor que se sobrepone a la pandemia

Este 12 de noviembre se celebra en el país el Día del Cartero y del Empleado Postal, instaurado desde 1931


Cartero y empleado postal: labor  que se sobrepone a la pandemia | El Imparcial de Oaxaca

Cada mañana, desde hace 29 años, Isidoro Jarquín Santiago llega en su bicicleta al centro de reparto Alameda. Pasar junto a la estatua de Antonio de León es parte de la jornada en la que no se ha separado de su cartera de piel, “de las antiguas”, que “ya no existen” y de un bolígrafo que porta en el bolsillo de su camisa de Correos de México.

Jeans azules, zapatos de vestir, cinturón negro y un peinado pulcro son su presentación como cartero, uno de los 42 de esta oficina y que como él recorren gran parte de la ciudad de Oaxaca y municipios conurbados para entregar la correspondencia. Con el paso del tiempo y otras formas de comunicación, los sobres y timbres han dejado de ser para cartas personales o postales; el grueso se trata de recibos de teléfono o de empresas de otros servicios y de paquetes.

“A veces hay muchas mordidas de perros, apenas antier me mordió uno”, cuenta Jarquín Santiago, quien en casi tres décadas y con 62 años de edad —pues entró “ya mayorcito”— ha llevado la correspondencia a la agencia San Martín Mexicápam y el municipio de San Jacinto Amilpas.

Como él, cerca de 10 carteros usan la bicicleta para moverse en la ciudad de Oaxaca, principalmente en zonas céntricas y algunas agencias, dice Rafael Marcial Méndez, secretario general del Sindicato de Trabajadores del Servicio Postal Mexicano sección Oaxaca. El resto se desplazan en motocicletas y pueden llegar hasta las agencias y colonias de otros municipios, como la González Guardado, Vicente Guerrero o el municipio de Ánimas Trujano.

Este 12 de noviembre se celebra en el país el Día del Cartero y del Empleado Postal, instaurado desde 1931. En Oaxaca, una de las entidades con las primeras oficinas postales, son más de 200 las personas, distribuidas en 67 oficinas, a quienes se reconoce en esta fecha.

Entre el ajetreo de usuarios que se apresuran a sellar sus paquetes con cinta canela o a terminar de escribir sus datos en ellos, el representante sindical cuenta que la imagen y labor del cartero y empleado postal ha trascendido en la historia. “Era de los primeros servidores públicos en entregar envíos o cartas”, explica, al tiempo de reconocer que con las nuevas tecnologías las cartas están prácticamente en desuso por parte de los mexicanos. Quienes aún recurren a ello son extranjeros, detalla.

“Sin embargo, el correo se mantiene, sigue comunicando a los 570 municipios de Oaxaca y con otros estados del país”, dice Marcial. Por tener costos muy accesibles, el servicio de paquetería de Correos de México es muy recurrido por los oaxaqueños, quienes “depositan la paquetería para enviarla a nuestros paisanos”, como sucedió recientemente durante las festividades por el Día de Muertos.

Es la primera vez que Édgar Vladimir Caballero, de Santiago Amoltepec, usa el servicio de Correos de México para enviar un paquete con alimentos a su familiar. Decidirse por esta opción y no otra tuvo que ver no solo con los costos. “Creo que es más seguro porque es nacional y también para contribuir con Correos”, señala.

En Oaxaca, explica el representante sindical, la opción de envíos no es lo único por lo que ha apostado Correos de México. La dificultad en el acceso a algunas comunidades y agencias les ha permitido sumarse ahora a la entrega de recibos de electricidad. “Que nuestros compañeros sigan manteniéndose vigentes, es lo que estamos buscando”.

Pandemia ajusta dinámica

Miguel Alberto Villafañe Velasco, jefe de carteros del centro de reparto Alameda y con 31 años de servicio en Correos, comenta que en los primeros meses de la pandemia la dinámica cambió, a fin de evitar el mayor riesgo posible. Sin embargo, el ritmo se recuperó hasta “normalizarse”, en tanto es un trabajo que no permite descansos.

Pero aun así han tratado de mantener las demás medidas sanitarias para cuidar de la salud de sus compañeros y de los usuarios. El Día del Cartero y del Empleado Postal es para él y sus compañeros uno “muy especial, emotivo. Cada año tratamos de celebrarlo de una u otra forma, y los carteros salen a repartir y la gente les agradece”.

Falta personal, pero gobierno limita contratación

Aunque es necesaria la contratación de más carteros, Rafael Marcial explica que con la política de austeridad del gobierno federal esta área y todas las direcciones o dependencias gubernamentales están desapareciendo plazas. “Si alguien se jubila, Hacienda desaparece los espacios”.

La administración pública está en crisis porque no hay empleados, ahonda. Como ello, la reforma de 2010 a la ley del ISSSTE ha afectado a empleados como los de estas oficinas, pues aunque hayan cumplido 30 años o más de servicio muchos no pueden jubilarse si no han llegado a los 65 años de edad.

La falta de recursos u otros materiales también ha frenado la labor de las y los empleados de Correos de México. “De alguna manera, el gobierno federal no le apuesta tanto al tema del correo, es un servicio que requiere de bastante apoyo e impulso, y es lo que estamos buscando. Aun así el cartero sigue haciendo su labor en comunidades y agencias muy alejadas para seguir comunicando al público”.