MACO, víctima de malas decisiones administrativas | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

La Capital

MACO, víctima de malas decisiones administrativas

Cecilia Mingüer, exdirectora del museo, respondió que el ente presidido por Rubén Leyva intenta “lavarse las manos”


MACO, víctima de malas decisiones administrativas | El Imparcial de Oaxaca

Después de que la asociación civil Amigos del Museo de Arte Contemporáneo de Oaxaca (MACO) la responsabilizó por la suspensión del recurso gubernamental al museo para los años 2020 y 2021, al presuntamente no haber comprobado el monto otorgado para 2019, Cecilia Mingüer respondió que el ente presidido por Rubén Leyva intenta “lavarse las manos”.

Cecilia, exdirectora y una de las trabajadoras que mantiene una denuncia contra la asociación por la falta de salarios de más de un año, considera que la información en que Mayoral basó sus dichos es parcial. Ante ello, lo invita a un diálogo para ponerlo al tanto “de la otra parte de la historia”.

“Me sorprende que sea usted quien preste su voz a la serie de infundios que los responsables de la administración del MACO quieren adjudicarme, intentando lavarse las manos de sus malas decisiones en lo administrativo”, expone Mingüer en una misiva. En esta refiere que la asociación ha recurrido a atropellos, violaciones laborales y de derechos humanos para obligar a ella y a sus compañeros a desistir de la demanda laboral.

Hace unos días, el vocal de la asociación civil, César Mayoral Figueroa, firmó un comunicado en donde también se señala que la suspensión del recurso gubernamental llevó al cierre temporal del museo.

Desde abril, cuando Amigos del MACO desalojó a los trabajadores del museo, el presidente, Rubén Leyva, ha señalado como responsable de la debacle a Mingüer. En tanto, la exdirectora argumenta que sabía de los recursos para el museo y cómo la asociación decidió y ordenó emplearlos para la nómina, a pesar de que Adriana Aguilar, entonces titular de la Secretaría de las Culturas y Artes de Oaxaca (Seculta), les especificó que no debía ser para ello.

“Fueron 4 millones de pesos que se dieron en dos ministraciones en el último trimestre del año”, recuerda Cecilia sobre un momento en el que el museo adeudaba a proveedores, honorarios de artistas, “cosas que sabía la asociación” y en las que trabajaba la tesorera de la asociación, Mayela Audelo, junto con la administradora del MACO.

“Mi trabajo es técnico, pero no por eso voy a hacer lo que hacen ellos, de aventar la bolita”, subraya Mingüer. “Pero la actitud tanto de Rubén Leyva como de José Luis Bustamante era que sí se podía hacer, que lo íbamos a lograr (usar el recurso para nómina) porque estaban seguros de un vínculo con alguien en Gobierno del Estado que les iba a apoyar para que ese recurso se comprobara con nómina”.

Minguer detalla que cada año la nómina y prestaciones laborales eran cercanas a 2.5 millones de pesos, pero que lo tomado para la nómina de esos 4 millones de pesos del Estado fue alrededor de 1.6 millones de pesos. “Aun así no fue suficiente”, recuerda Mingüer, quien subraya que este uso del presupuesto era conocido por Leyva, Bustamante y Audelo.

“Fue instrucción de ellos. Yo temía que nos pusieran trabas para el recurso del siguiente año porque ya nos lo había dicho Adriana Aguilar no una sino como cuatro veces en reuniones distintas”, concluye Cecilia.