Restauranteros al borde del desastre: Martina Escobar | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

La Capital

Restauranteros al borde del desastre: Martina Escobar

Demanda la empresaria poner orden y meter en cintura al comercio informal con apego a la ley


Restauranteros al borde del desastre: Martina Escobar | El Imparcial de Oaxaca

Para la propietaria del restaurante Catedral, Martina Escobar Montero, la situación que atraviesa el sector restaurantero del Centro Histórico de la capital es complicada, tanto por el operativo contra los ambulantes como por la pandemia de Covid-19.

“Jamás pensé vivir una pandemia tan tremenda y que nos obligara a cerrar por más de tres meses; sin embargo, no dejamos de pagar sueldos, porque aquí somos una gran familia”, sostienen entrevista.

Y reconoce que ante la crisis económica que atraviesa el sector restaurantero a causa del Covid-19, ha tenido que echar mano de los ahorros de toda su vida para sacar a flote el negocio familiar.

Agradece el respaldo que siempre ha tenido de su esposo, Edgardo Aguilar Morales, para seguir trabajando en el rubro gastronómico, “aún y con todo hemos sorteado la enfermedad de los empleados y se les ha cubierto la atención”.

Escobar Montero sostiene que llegar a este momento ha sido muy duro, pero el restaurante Catedral ha llegado a su 44 aniversario, “con muchas ganas y entusiasmo de dar lo mejor de nosotros y un mejor servicio”.

Afirma que cuenta con empleados vacunados y con todos los protocolos sanitarios para reducir al máximo el riesgo de contagio, “sin embargo, vemos con preocupación el alza en los contagios”.

“Un nuevo cierre como el ocurrido hace año y medio, aproximadamente, no lo soportaría el comercio establecido; seguramente tendríamos más negocios cerrados y despidos de personal”, afirma.

Dice que muchos empresarios tienen que pagar renta, salarios, impuestos, prestaciones, lo cual complica el panorama económico para los empresarios en Oaxaca.

“A eso le sumamos que en algunos municipios conurbados se han retirado los permisos para celebrar bodas o eventos, pese a que se tiene todo se han tenido que cancelar de forma lamentable”, dice.

La economía no puede cerrar otra vez, porque estamos al borde una crisis mayor, no podemos con un nuevo cierre del comercio, dado que Oaxaca vive del turismo y hacerlo sería acabar con la “gallina de los huevos de oro”.

No tuvimos Festividad de Muertos en 2020, ahora no tuvimos la Guelaguetza y están sugiriendo el cierre de comercios, sumado a la estrategia contra los ambulantes y el cierre masivo de calles, lo cual no ayuda; al contrario, afecta al comercio establecido, expone.

“Es necesario que se ponga orden, que se aplique la ley a los líderes de comerciantes informales porque estamos acabando con Oaxaca; el llamado a las autoridades es a que busquen una estrategia que no afecte a la economía formal”, cierra.