Persisten las huellas del vandalismo de normalistas en la capital oaxaqueña | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

La Capital

Persisten las huellas del vandalismo de normalistas en la capital oaxaqueña

Los restos de vidrios aún se observan en una tienda departamental con las cortinas metálicas sin abrir, a falta de cristales; en oficinas de gobierno, hay protecciones de tabla roca


Persisten las huellas del vandalismo de normalistas en la capital oaxaqueña | El Imparcial de Oaxaca

Los daños materiales dejados por la protesta y el vandalismo de estudiantes normalistas de la semana pasada persisten en diversos establecimientos comerciales, cajeros y oficinas gubernamentales y privadas de la carretera federal 190, a la altura del mercado zonal Las Flores y “El columpio” de Ixcotel. Los restos de cristal aún permanecían en una tienda departamental la mañana de este lunes, la misma donde empleados optaron por no abrir las cortinas metálicas. 

La recuperación se observa lenta y llevará semanas en espacios comerciales y gubernamentales, incluidas las oficinas del Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit), en donde se colocaron protecciones de madera en gran parte de la planta baja.

La protesta de estudiantes normalistas de Oaxaca del pasado 20 de mayo se realizó en apoyo a sus pares de la normal Rural Mactumactzá (Chiapas), para exigir la liberación de los 95 estudiantes detenidos; algunos ya fueron liberados el día de ayer, además de denunciar presuntos abusos.

No obstante, la protesta se agudizó al grado de que el contingente causó daños en restaurantes, instituciones bancarias, tiendas departamentales y oficinas de gobierno, entre otros sitios. Además de agredir a reporteros, particulares y un policía auxiliar.

“Como ciudadanos no tenemos la culpa de los problemas que tengan ellos (los estudiantes normalistas) con el gobierno. No es la manera de protestar porque nos afectan a terceros”, señaló Ángeles, una vendedora con un puesto sobre la carretera 190. Aunque en su espacio no tuvo daños, indicó que quedan estragos emocionales. “Ver todo eso… te pones así como que me pueden hacer algo”.

Ante ello pidió al gobierno actuar, “ponerles un alto porque no es la primera vez que hacen esto”. Empleados de tiendas departamentales o de instituciones y corporaciones de gobierno coincidieron que hubo daños diversos en las instalaciones. En las oficinas del Infonavit, personal apuntó que ante el avance de la marcha resguardaron a usuarios. Sin embargo, en una tienda adjunta a las oficinas, los daños se extendieron a electrodomésticos.

En diversas partes de la ciudad, varias instituciones bancarias y cajeros resultaron con daños. Igualmente, varios restaurantes de los portales, en el Centro Histórico de la ciudad.