Urbaneros, “mundo raro” ajeno al Covid-19 | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

La Capital

Urbaneros, “mundo raro” ajeno al Covid-19

Saturación, elevada contaminación, nula sana distancia y conductores sin cubrebocas son sólo algunos de los problemas


Urbaneros, “mundo raro” ajeno al Covid-19 | El Imparcial de Oaxaca

Por necesidad y por ser la única manera que tiene para transportarse, un padre de familia usa el camión urbano para llegar a su destino. Con una bolsa de pañales en mano y con una parte de su rostro cubierta por la mascarilla, el joven usuario espera la unidad en la mañana del miércoles. No es el único en el cruce de la avenida Independencia y la calle de Crespo, varios como él aguardan por un camión de su ruta. 

Otros tantos suben o bajan de las unidades, de cuyo escape sale un extenso humo negro. O de las que un chalán va parado en los escalones para gritar los puntos intermedios. En unos cinco minutos, son varios los camiones del transporte urbano en donde ni los choferes ni sus ayudantes portan el cubrebocas, prenda de uso obligatorio en la ciudad capital, a pesar de que la prenda está generalizada en usuarios y su empleo se remarca en un cartel junto a la puerta de acceso del camión.

Ni esta ni las demás medidas sanitarias como el uso de gel antibacterial o la sana distancia se siguen del todo en los camiones urbanos. “En algunas rutas sí las siguen, pero no todas. Hay algunas que te exigen el cubrebocas al subir”, cuenta Víctor, quien tras unos instantes aborda su camión.

En un recorrido por las paradas del centro de la ciudad, se observó que en rutas como la que lleva al Hospital Civil y a la colonia Volcanes, o uno de Cuarteles, no todos sus conductores usan esta prenda obligatoria. En otros, aunque portan el cubrebocas, no es de manera correcta.

Para visitar a una amiga enferma, para ir a su trabajo o para regresar a su casa, una joven de 20 años es otra de las usuarias que ha observado cómo las medidas sanitarias no se han seguido al pie de la letra en todo lo que va de la pandemia en Oaxaca. “De hecho, no se respetó la sana distancia desde el principio”, cuenta Nancy sobre el espacio que ella trataba de guardar, pero que no siempre le era posible.

Así como en el transporte urbano, señala que la omisión de las medidas sanitarias se ha replicado en los taxis, en donde incluso le recordó sobre tales un chofer la semana pasada.

Por sobrecupo, por incumplir las medidas sanitarias y otras, en el estado de Oaxaca se advirtió de sanciones administrativas y económicas para el transporte urbano durante el inicio de la jornada de sana distancia. Hasta los primeros días de diciembre, la Secretaría de Movilidad había informado de 909 sanciones aplicadas al transporte público en el estado. Aunque se solicitó una actualización sobre los datos, hasta el cierre de la edición la dependencia no respondió la petición de este diario.