Vendedores omiten reglamento de comercio en la vía pública | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

La Capital

Vendedores omiten reglamento de comercio en la vía pública

Invasión de franjas para el cruce peatonal, entre las prohibiciones que contempla el documento para la ciudad de Oaxaca


  • Vendedores omiten reglamento de comercio en la vía pública
  • Vendedores omiten reglamento de comercio en la vía pública

Aunque no se permite tener veladoras o velas encendidas, así como materiales flamables u otros que pudieran contaminar, los puestos semi fijos de la ciudad de Oaxaca tienen inciensos o sustancias que desprenden humo. Además de que algunos vendedores arrojan líquidos sobre la calle o en las alcantarillas cercanas.

Como estas prohibiciones, el comercio en la vía pública, conocido también como ambulantaje, las omite. Al igual que otras disposiciones que marca el reglamento municipal, entre ellas la que contempla el artículo 14, en donde se señalan medidas de 1.20 metros de ancho por 2.20 metros de largo, y que “no deberán entorpecer el tránsito”.

O que deben de estar “a 10 metros cuando menos del ángulo de las esquinas”. En un recorrido por el centro de la ciudad, en torno al Mercado Benito Juárez y el 20 de Noviembre, se observa que las disposiciones no siempre se cumplen. Las mismas por las que se contempla la reubicación de los puestos. 

O la que marca que para ejercer la actividad debe contarse con un permiso municipal, el cual debe ser portado por el vendedor, lo mismo “la credencial aprobada por el H. Cabildo Municipal”.

El Reglamento para el Control de Actividades Comerciales y de Servicios en la Vía Pública señala en su artículo que será reubicado el puesto que esté, entre otras causas, en una zona prohibida o restringida, así como estar a menos de 10 metros del ángulo de la esquina. 

También, “cuando los puestos de comercio utilizados por el comerciante o prestador de servicio obstruyan el paso peatonal, la circulación vehicular, deterioren el ornato público de la zona, representen peligro para la salud o la seguridad e integridad física de las personas, así como se provoque malestar por contaminación de ruido, malos olores, humanos o basura”.

Sin embargo, pese a estas disposiciones o prohibiciones como la que dice que no se pueden “colocar rótulos, cajones, canastos mercancías u otros utensilios que obstruyan el libre tránsito de personas o vehicular”, en el centro de la ciudad se observan puestos que invaden parte de la franja para el cruce de peatones.

Ejemplos de esto último los hay en los cruces de las calles Miguel Cabrera y Aldama, y en Aldama con 20 de Noviembre. En ellos, las y los vendedores habían dejado cajas con productos sobre las líneas amarillas, al igual que parte de su estructura, algún diablito (carro de carga) o incluso un banco de plástico.