Endurecerán operativo de Día de Muertos en Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

La Capital

Endurecerán operativo de Día de Muertos en Oaxaca

Desacato a horarios o carencia de licencia, entre las causas de la clausura durante el primer fin de semana del operativo Vigilante Covid-19


  • Endurecerán operativo de Día de Muertos en Oaxaca
  • Endurecerán operativo de Día de Muertos en Oaxaca

Durante el primer fin de semana del Operativo Vigilante Covid-19, el ayuntamiento de Oaxaca de Juárez clausuró cinco establecimientos de control especial, es decir, dedicados a la venta de bebidas alcohólicas, ya sea con o sin alimentos, y que operan bajo la figura de restaurante-bar, bar, cantina u otro similar.

Entre los cinco negocios había los que, bajo las disposiciones del color naranja del semáforo epidemiológico, seguían funcionando después de la hora permitida o incluso carecían de su licencia para funcionar. Y por ello se les impuso una clausura temporal, acompañada de una multa económica para poder reabrir. 

Ante la proximidad del Día de Muertos y mayor afluencia de visitantes, Víctor Hugo Calderón Estellé, subdirector de Regulación de la Actividad Empresarial, advierte que el operativo se intensificará. Además de asegurar que el fin del mismo es “preventivo, no tanto recaudatorio”. Sin  embargo, refiere que las multas pueden ir desde 6 mil hasta 30 mil pesos, según las violaciones en que se incurra.

En el primer fin de semana, durante el viernes y sábado, se visitaron 62 establecimientos en zonas como el centro histórico y colonia Reforma, pero el operativo se retomó ayer, según aseguró el funcionario. Asimismo, que entre las medidas que se vigila su cumplimiento está el respeto del aforo permitido según el indicador del semáforo epidemiológico. 

Desde el lunes, para los mil 100 bares, cantinas, restaurantes y similares que existen en el municipio, se permite un aforo de 70 por ciento. Asimismo, a diferencia del fin pasado, cuando podían operar hasta las 22 horas, el horario de operación se amplío a la medianoche.

Los bares y cantinas han sido de los negocios más afectados por las restricciones a raíz de la pandemia, pues no pudieron reabrir sino hasta los primeros días de septiembre, luego de cerrar en marzo. Para entonces, según datos de la Alianza de Bares, Antros y Restaurantes de Oaxaca (ABARO), habían cerrado definitivamente más de 25 bares, entre los casi 80 que llegó a tener el ente.

Para el empresario Isaac Cruz Altamirano, quien ha tenido que cerrar seis negocios de este tipo, operativos como el Vigilante Covid-19 no tienen mayor repercusión, pues ha seguido las medidas aprobadas por el ayuntamiento.

“No debería afectarnos a quienes cumplimos a cabalidad las reglas que imponen las autoridades”, señaló ayer, al tiempo de explicar que “lo importante es que cumplas con los estándares que la autoridad te pide para que la gente pueda venir con toda la confianza”.

A quienes incumplen, les pide apegarse a la regulación para evitar problemas, pues así se cuida la salud de visitantes y locales. Y es que, según comentó, “hay compañeros que quieren trabajar de más en la noche y obviamente rompen el protocolo”.

Sin embargo, reconoce que hasta ahora han sido nulos los apoyos de los gobiernos municipal, estatal y federal. Y que el municipal, dentro de su “dureza”, les ha permitido abrir con cierto aforo, el mismo con el que trata de sostener uno de los últimos establecimientos que le queda. Por ahora, la cancelación de los eventos, entre ellos las fiestas de Guelaguetza y Día de Muertos han significado un duro golpe.


 

Relacionadas: