Delincuencia rebasa a policías de la capital oaxaqueña | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

La Capital

Delincuencia rebasa a policías de la capital oaxaqueña

Con alrededor de mil elementos y poco más de 100 que se estima siguen en resguardo ante el Covid, lo capitalinos enfrentan un clima de inseguridad


Delincuencia rebasa a policías de la capital oaxaqueña | El Imparcial de Oaxaca

La seguridad de más de 260 mil habitantes de Oaxaca de Juárez recae en apenas unos mil elementos adscritos a la Dirección de Seguridad Pública, Vialidad y Protección Ciudadana. A cada uno de ellos correspondería el cuidado de unas 260 personas, si todos los elementos estuvieran en servicio al mismo tiempo, pero rebasa la capacidad de un cuerpo minado por los decesos a raíz del Covid-19, la cuarentena y la misma salud de los uniformados, de quienes los mismos representantes de la mesa de mejoras reconocen con problemas de obesidad y otras carencias para su trabajo.

En la corporación a cargo de Aquileo Sánchez Castellanos, se estima que desde los últimos días de mayo están en resguardo entre 140 y 150 elementos que son población vulnerable ante el coronavirus, como lo dijo en su momento el edil Oswaldo García Jarquín y el director de Seguridad. Y eso, junto con los decesos, ha reducido a una policía municipal que según las propias autoridades capitalinas contaba en mayo con mil 109 elementos.

De ahí que se estime que en la ciudad sean menos de mil los policías a cargo de la seguridad de 13 agencias y el casco urbano, es decir, 4 mil 431 manzanas o 307 colonias. Y también la inconformidad ciudadana que este fin de semana se observó en un video. En él un ciudadano se queja por la tardía respuesta policiaca ante un llamado pasada casi una hora, y ante lo cual recurrió a la Guardia Nacional. En el video también se observa que el elemento se niega a llevarse al acusado, alegando que no podía porque había llegado primero la Guardia Nacional.

Luego de una discusión, accede, no sin antes ser recriminado por el autor del video y otros presentes que amenazaron con hacer justicia por cuenta propia.