190 constructoras podrían ir a la quiebra por crisis
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

La Capital

190 constructoras podrían ir a la quiebra por crisis

De las 380 empresas afiliadas, 220 están activas, es decir, el 60%; el resto se declaró sin capacidad financiera

190 constructoras podrían ir a la quiebra por crisis | El Imparcial de Oaxaca

El 40 por ciento de los agremiados a la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) se encuentra sin capacidad financiera, y al cierre de este 2020 estiman que el 50 por ciento esté en quiebra. Mientras esto pasa, se quejan de que el gobierno federal no esté apoyando a este sector con obras. Los grandes  trabajos se quedan en grandes empresas. 

El presidente de la delegación Oaxaca, de la CMIC, Felipe Palacios Sibaja, detalló que de las 380 empresas afiliadas, unas 220 están activas, es decir, el 60 por ciento. 

Mientras tanto, el resto se declaró sin capacidad financiera. Cabe recordar que en el 2019, un 20 por ciento cerró sus puertas por la crisis que atravesaron en el año pasado.

“Si seguimos de esta manera puede ser que lleguemos a un 50 por cierto de empresas que vayan a cerrar sus puertas sin posibilidad de reactivarse porque estarán en quiebra”, externó Palacios Sibaja. 

De acuerdo con él, venían arrastrando una situación crítica del 2019, con una baja en el valor de la producción de las empresas constructoras, cuyo crecimiento fue nulo. 

“En el primer trimestre del año, no hay agilidad en la erradicación de los recursos federales para invertir en infraestructura, situación que ocasionó que en ese periodo estén en las mismas o peor que el año pasado”.

TIRO DE GRACIA AL SECTOR

Según el reporte, la única dependencia que ha invertido en este sector en Oaxaca es  la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) que ha licitado obras en los meses de diciembre, enero, y dándole a las constructoras locales. 

Después de esto, el “tiro de gracia” para el sector lo da el Covid-19 cuya cuarentena los metió en ceros y fue a partir de junio cuando esta actividad se consideró como elemental y volvieron las empresas a registrar algunos mínimos. 

Frente a esto, las grandes obras del gobierno federal no les benefician porque se trata de adjudicaciones directas. “Se ha insistido que para que la economía caiga en las regiones, en las comunidades debe incluirse a las pequeñas empresas”, dijo. 

Tienen esperanza de que las obras que aprobó el Congreso para el gobierno de Alejandro Murat para este año, vengan a levantar un poco a este sector. Felipe Palacios Sibaja informó que éstas se encuentran en procesos de licitación y los constructores, esperanzados en la asignación de estas obras. 

El dirigente también insistió en defender a las empresas formales, porque las “fantasmas” se benefician sin dejar impuestos. 

SOBRE EL SECTOR

De acuerdo con los datos, el sector de la construcción activa el 70 por ciento de las actividades de la cadena productiva, derramando el recurso y generando empleos. 

En esta entidad, la mayoría de las empresas son micros y pequeñas, mientras que medianas son pocas, y grandes, no hay. 

Las mismas se centran en la región de Valles Centrales, pero también existen en las otras siete regiones, mismas que van ofreciendo empleo, a diferencia de aquellas que tienen en sus manos los proyectos como las súper carreteras a la Costa e Istmo.  

Actualmente, la actividad de las empresas puede oscilar en un 20 por ciento, con pocos trabajos.