Sueldos e impuestos en Oaxaca no perdonan la pandemia
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

La Capital

Sueldos e impuestos en Oaxaca no perdonan la pandemia

Los sueldos de empleados, las rentas y otros gastos más han orillado a algunos negocios a reabrir para no perder más de lo esfumado durante la emergencia sanitaria

Sueldos e impuestos en Oaxaca no perdonan la pandemia | El Imparcial de Oaxaca

Las ventas apenas alcanzan la quinta o cuarta parte de las tenidas antes de la emergencia sanitaria por Covid-19. Pero aunque la vida en la ciudad de Oaxaca parece estar en relativa pausa, no así los gastos para la Zapatería Betito, sobre la calle de Las Casas. Tampoco cesan para una tienda de ropa textil ubicada en Macedonio Alcalá, una arteria que estaba colmada de turistas. 

Pero reabrir, aún en semáforo rojo de Covid-19, es a lo que han sido orillados ambos establecimientos ante la crisis económica que enfrentan.

“Tenemos que abrir porque lo poquito que entre es para pagar impuestos que el gobierno no ha disculpado y a los trabajadores”, se resigna a decir la encargada de la zapatería Betito.

Con más de seis décadas de existencia, la necesidad y las deudas han llevado a abrir en los últimos 10 días, en los que las ventas apenas alcanzan la quinta o cuarta parte de las tenidas previo a la emergencia sanitaria.

TIENDA TEXTIL

En el segundo día de operaciones de la tienda textil del Andador Turístico, Viri, encargada de la misma, dice que el negocio cerró por tres meses, desde que inició la emergencia sanitaria. “Intentamos abrir cuando todavía no había semáforo rojo para el estado, el 1 de junio, pero de ahí hubo un incremento de contagios y nos fuimos a casa hasta reabrir esta semana”. 

Aunque hasta el segundo día de actividades no se había vendido nada.

“Desgraciadamente, quienes suelen comprar en el negocio son turistas y ahora no los hay”.

Pero la esperanza se mantiene, dice, pues hay que intentar obtener un ingreso, pues su jefa sigue pagando la renta, los servicios, los sueldos de sus empleados. “Entonces necesita que nosotros la apoyemos para ver si hay alguna venta”.

Aunque en la zapatería las ventas son pocas y la encargada dice que se comprensible por la situación que estamos pasando, los impuestos siguen, al igual que las rentas, los sueldos de los trabajadores y las cuotas del seguro social.

“Ya no podemos resistir más, ya no se puede. Si esto sigue como hasta ahora, no vamos a poder seguir”.

 

Relacionadas: