Eutanasia, un tabú legislativo en Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Especiales

Eutanasia, un tabú legislativo en Oaxaca

Diputados coinciden en que la sociedad oaxaqueña no se encuentra preparada para abordar este tema y que antes debe ser discutido en el ámbito académico y religioso.


Eutanasia, un tabú legislativo en Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca

Para los integrantes de la LXIII Legislatura estatal, temas como la eutanasia no están en la agenda legislativa, pues consideran que la sociedad oaxaqueña no está lista para debatir este tipo de iniciativas ya que el tema ha generado serias polémicas en otras entidades del país.

La mayoría de los diputados consultados coincide en la necesidad de contar con un marco legal que permita a los ciudadanos, en caso de una enfermedad terminal, optar por una muerte digna, sin embargo, consideran que antes de entrar a discusión en el ámbito legislativo, el tema debería que reflexionarse desde lo educativo y arraigo cultural de la ciudadanía.

Para la diputada Hilda Pérez Luis, presidenta de la Comisión de Administración de Justicia, lo referente a la eutanasia tendría que analizarse como parte de los derechos humanos universales, “pero en Oaxaca todavía tenemos temas que nos da miedo abordar, por ejemplo el tema del aborto nos espanta”.

“Si los funcionarios entendemos algún día de que hay una ética pública por la que tenemos que legislar para todas y todos, no de manera particular, las cosas pueden cambiar”.

Aunque en las comunidades indígenas del estado aún se conservan las costumbres ancestrales, los legisladores señalan que los habitantes de las grandes ciudades como la capital “se espantan más de estos temas, ya ni siquiera es un tema de las comunidades indígenas. Este tema ya no es de moda, sino que es una exigencia de los derechos de los demás”, señaló.

Código Penal Federal

Las leyes mexicanas dictaminan que privar de la vida a una persona es un homicidio con diversos grados de responsabilidad, con los atenuantes o agravantes que la ley imponga.

De acuerdo con el artículo 302, “Comete el delito de homicidio: el que priva de la vida a otro”, y el artículo 312, señala: “El que prestare auxilio o indujere a otro para que se suicide, será castigado con la pena de uno a cinco años de prisión; si se lo prestare hasta el punto de ejecutar él mismo la muerte, la prisión será de cuatro a doce años”, y el artículo 320: “Al responsable de un homicidio calificado se le impondrán de 30 a 60 años de prisión”.

“Me gustaría que me aplicaran la eutanasia”

María de Jesús Melgar Vázquez, integrante de la Comisión de Salud Pública, expuso que la eutanasia podría legislarse similar o lo que se hace con la donación de órganos. “Que las personas en su plena conciencia lo decidan, desde mi caso personal si supiera que voy a agonizar en los últimos días de mi vida, me gustaría que me aplicaran la eutanasia”.

“Me ha tocado ver algunos casos, principalmente los pacientes con cáncer, ellos ya quisieran descansar pero los familiares no lo ven así, somos tan egoístas que queremos tenerlo con vida y desconocemos su sufrimiento”.

Ley General de Salud

La Ley General de Salud considera la posibilidad de llevar a cabo acciones que permitan que a un paciente no se le extienda la vida, cuando no existe posibilidad de cura. El artículo 345 de la misma ley, dice:

“No existirá impedimento alguno para que a solicitud o autorización de las siguientes personas: el o la cónyuge, el concubinario, la concubina, los descendientes, los ascendientes, los hermanos, el adoptado o el adoptante; conforme al orden expresado; se prescinda de los medios artificiales que evitan que en aquel que presenta muerte cerebral comprobada se manifiesten los demás signos de muerte a que se refiere la fracción II del artículo 343”.

La diputada Melgar Vázquez comenta que nadie se prepara para la muerte, “siempre nos preparamos para recibir a los que nacen, pero nunca nos preparamos para despedir a alguien”.

“Si tuviéramos esa oportunidad que de manera consiente se pudiera elegir, si uno tuviera ciertas enfermedades o padecimientos, muchos optarían por la eutanasia, nadie entiende eso hasta que se vive en la familia, son temas que primeramente se debe superar en lo cultural y luego en la religión”.

Consideró que en Oaxaca “no estamos ni tan cerca de legislar en estos temas, se debe ir de manera paulatina, primero debemos reorientar la educación que tenemos porque ahora solo tenemos la idea sobre la conservación a la vida”.

En la nueva Constitución de la Ciudad de México, establece el derecho humano fundamental, deberá posibilitar que todas las personas puedan ejercer plenamente sus capacidades para vivir con dignidad. La vida digna contiene implícitamente el derecho a una muerte digna.

Por su parte, la diputada Paula Gutiérrez Galindo, considera viable la aplicación de este método en la entidad. “Es una opción que podríamos dejarle las personas en relación a la situación que vivan, no precisamente que sea una regla general pero sí que puedan tener una opción de tomar esa decisión en casos donde se está al bordo de la muerte y en una inminente espera de un milagro”.

“Falta mucho para que esto se pueda hacer en estados como Oaxaca, lo que nos falta es educarnos y reeducarnos, respetar la libertad de pensamiento y de decisión que pueda tener otra persona, somos de pronto muy moralistas, queremos tomar decisiones por los demás, cuando creo que debe de establecerse en las leyes la libertad de poder tomar cada uno de nosotros una decisión atendiendo las circunstancias”.

“Tiene que ver mucho el tema de la educación que tenemos nosotros, todos los seres humanos sobre todo el tipo de educación que tiene Oaxaca, somos más conservadores o podría decirse un poco más reservados en muchos temas y con muchos tabús”, refirió.

Otros diputados consultados omitieron opinar sobre la eutanasia, considerando que podrían recibir críticas de otros sectores de la sociedad, de los practicantes de la religión católica.