Oaxaca, sediento de justicia: Chávez Botello | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

La Capital

Oaxaca, sediento de justicia: Chávez Botello

El apoderado de la Arquidiócesis de Antequera, José Luis Chávez Botello, bendijo el agua que después se ofrecería a todos los que la solicitaran.


Oaxaca, sediento de justicia: Chávez Botello | El Imparcial de Oaxaca

Al bendecir el agua de Samaritana en la explanada del templo de la Sangre de Cristo, el apoderado de la Arquidiócesis de Antequera, José Luis Chávez Botello, observó “una sociedad hambrienta de paz y sedienta de justicia”.

Parte de su mensaje lo centró a los jóvenes, la esperanza de la sociedad y quienes tienen hambre de vida auténtica, pese al ambiente crítico en el cual se desarrollan.

“Qué importante conocer que la experiencia de engaños en amistades, noviazgos y en trabajos, los van llevando a la corrupción, al crimen y tenemos que estar pendientes para separarlos de ese camino y vayan por el bien”, explicó.

Y es que, en esta actividad, con la Arquidiócesis de Antequera-Oaxaca, participaron representantes de diversas universidades, preparatorias e institutos.

En medio de cientos de personas entre oaxaqueños y turistas que estaban esperando recibir un vaso de la bebida preparada, el purpurado rememoró el pasaje bíblico de Jesús y la Samaritana en el pozo de Jacob, como una forma de dejar de beber del pozo contaminado.

“Que no sea simplemente una costumbre, que tomamos y vamos al siguiente puesto a ver dónde hay más aguas; no, no busquen aguas contaminadas en la vida, no busquen amistades contaminadas ni felicidad falsa. Tampoco superarse por dinero; hay algo más importante en la vida”; señaló.

Conminó a que este ejemplo de unidad, de paz y de concordia se lleve a los otros sectores y momentos de la vida cotidiana, que se ve amedrentada con la violencia y otros hechos lastimosos.

Para el purpurado es momento para desterrar discordias, así como divisiones e ir por la unidad y el bien común de la sociedad. “Al platicar, al saludar a otros, algo tenemos que dar de beber, pongámosle sabor de frutas, que sea algo rico”, señaló frente a los feligreses.

Chávez Botello salió a la explanada del templo de la Sangre de Cristo a las 12:00 horas para lanzar el mensaje por el Cuarto Viernes de Cuaresma donde convino a orientar el trabajo, los estudios y la familia, así como cultivar el diálogo para alcanzar nuestra identidad como personas, y así seremos más constructivos para transmitir esperanza y vida.


 

Relacionadas: