San Mateo del Mar, entre inundación y escombros | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Istmo

San Mateo del Mar, entre inundación y escombros

El ambiente que se respira en la comunidad es de desolación


  • San Mateo del Mar, entre inundación y escombros
  • San Mateo del Mar, entre inundación y escombros
  • San Mateo del Mar, entre inundación y escombros
  • San Mateo del Mar, entre inundación y escombros
  • San Mateo del Mar, entre inundación y escombros

En el pueblo Ikoots de San Mateo del Mar pareciera que el sismo fue ayer. Restos de escombros, palapas y casas de carrizos siguen en el suelo, luego que derrumbaran por el terremoto de 8.2 grados de esa noche de jueves 7 de septiembre, pero además, otra preocupación se suma al desastre, las lluvias inundaron las viviendas.

Además de las carencias que les dejó el sismo, ahora enfrentan otra dificultad, sus patios y casas están inundadas desde hace algunos días por las constantes lluvias que se han registrado en el Istmo. Las lluvias que se han mantenido por varios días, provocaron el incremento de la laguna superior del Golfo de Tehuantepec e inundó decenas de viviendas, ya dañadas por el terremoto.

San Mateo del Mar se ubica en una franja de tierra entre la Laguna Superior del Golfo de Tehuantepec y el Océano Pacífico. Sus agencias y colonias, además de la cabecera municipal se encuentran en el agua.

Los habitantes caminan entre agua y escombros. Los restos de concreto de lo que fue sus viviendas están entre el agua.
“Estamos durmiendo afuera ahora como todo se rompió por el sismo, la casa, de este lado y también de los vecinos. Y ahora se vino el agua, estamos viviendo entre el agua y los restos de lo que fue nuestra vivienda, todo está aquí, está hondo el agua”, expresó la señora Zenaida Hernández Sánchez, habitante de la colonia Juárez de San Mateo del Mar.

Un camino improvisado de ladrillos ayuda a Roberto Olivares a sortear un lago verdoso que inundó lo que era su patio. Al llegar a su casa, entre el agua se extiende un catre con una pequeña sábana. Es mediodía y su joven hijo de 17 años duerme, porque gran parte de la noche estuvo en vela para alertar de las réplicas que ya van más de 6 mil desde el 7 de septiembre.
“Aquí vivimos tristes, pasó primero el temblor, dañó todas las casas, aquí nuestra barda se cayó, el baño también y ahora estamos durmiendo bajo de una lona para protegernos del agua que cae, pero también del agua estancada”, explicó Roberto Olivares.

Ahí viven, en los patios encharcados. Sus fosas sépticas se rompieron al igual que sus pozos, el agua potable se contaminó y ahora ni tienen agua para beber. Los habitantes saben que están propensos a las enfermedades pero es más el temor de dormir dentro de las casas, donde el piso prácticamente se abrió.

En la colonia Juárez perteneciente a San Mateo del Mar, desde el sismo del 7 de septiembre, los habitantes se asoman a las calles y a la carretera en busca de ayuda que aquí fluye poco. Los damnificados piden lonas, despensas, pañales y alimentos para bebés, porque el apoyo casi no llega.


 

Relacionadas: