“Los juchitecos vamos a levantar Juchitán” | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Istmo

“Los juchitecos vamos a levantar Juchitán”

“No va ser el gobierno, ni los partidos, mucho menos los políticos los que van a levantar este pueblo, los juchitecos vamos a levantar Juchitán “, afirmó doña Irma Gallegos…


“Los juchitecos vamos a levantar Juchitán” | El Imparcial de Oaxaca

“No va ser el gobierno, ni los partidos, mucho menos los políticos los que van a levantar este pueblo, los juchitecos vamos a levantar Juchitán “, afirmó doña Irma Gallegos Martínez a casi un mes del terremoto que devastó esta comunidad zapoteca.

Los habitantes de uno de los municipios más afectados de la entidad siguen durmiendo en las calles, pues desde el 7 de septiembre en el Istmo de Tehuantepec no ha dejado de moverse la tierra, las réplicas continúan y la zozobra persiste.

Entre la séptima y la sexta sección, aunado a los sismos e inundaciones, los ciudadanos también lidian con el fenómeno de la inseguridad que por años se ha apoderado de sus calles y no da tregua aún en medio de la desgracia.

Por momentos en las calles se pueden observar algunas patrullas de laspolicías Estatal y Federal, pero ello no ha ahuyentado a los delincuentes que saquean cuanta vivienda se encuentre deshabitada, sin importarles que presenten daños estructurales.

“Están entrando a las casas deshabitadas, algunas familias se fueron a otras secciones o a otros municipios con sus parientes y cuando regresan encuentran sus casas saqueadas, la gente sabe quienes son los que hacen eso pero les da miedo denunciar porque van sobre ellos”, comentan los colonos.

Para evitar ser víctimas de los malandrines, algunas familias se organizan y en grupos realizan guardias, otros que crearon sus propios albergues comunitarios también vigilan sus calles y casas dañadas.

En algunas secciones los adultos tienen mayor cuidado con los niños, pues los rumores sobre la presencia de presuntas bandas de robachicos ha aumentado, esto a pesar de que las autoridades no tienen registro de este delito en la zona.

Las autoridades municipales informaron que los robos a casa habitación son los que aumentaron a raíz del terremoto, pues los manlandrines buscan entre las casas joyas que suelen usar las mujeres del Istmo de Tehuantepec durante la celebración de las velas.

“Los rateros creen que hay joyas en todas las casas por eso entran a robar y no les importa que puedan quedar aplastados en las casas afectadas, la realidad es que ya no hay joyas en la casas la mayoría las fue a empeñar para tener de algo de dinero”, aseguró una ciudadana de Juchitán.

“Como si fuera ayer”

“Ya nunca va ser lo mismo, ya pasó casi un mes y sentimos como si fuera ayer, sigue temblando”, expuso la señora Irma Gallegos Martínez, quien perdió su patrimonio durante el terremoto y ahora vive en la vía pública entre las calles de Francisco I. Madero e Insurgentes.

Comentó que a sus 60 años ha sido testigo de los temblores que se registran a diario en esta zona del Istmo de Tehuantepec. “Siempre tiembla pero ahora se vino muy fuerte el terremoto, ya estábamos durmiendo cuando mi hija me gritó y salimos corriendo, vimos como se cayó el corredor de la casa”.

Debido a los daños que sufrió su vivienda, las autoridades recomendaron demolerla y a través de una retro excavadora, espera que este martes quede totalmente demolida y puedan retirar los escombros.

“Mucha gente se está saliendo del pueblo, nosotros que no tenemos a dónde ir, con Dios es con quien hablamos que nos perdone si hemos fallado, todos tenemos nuestros pecados, tengo 60 años viviendo acá y nunca pasamos algo así”; expresa la ciudadana.

Tiembla día y noche

Desde el terremoto del 7 de septiembre, en Juchitán y todos los municipios del Istmo de Tehuantepec tiembla día y noche, lo que ha provocado que las familias vivan en las calles y durante la noche “dormimos con ojo de tecolote para vigilar nuestras casas”, comentan los colonos.

Durante el día los sismos de magnitudes 4.2 a 4.5 no se perciben; sin embargo, durante la noche provocan zozobra entre la población que ante el temor de que puedan colapsar sus viviendas duermen en casas de campañas, lonas y cartones en la vía pública.

De acuerdo con el reporte del Servicio Sismológico Nacional (SSN), del sismo de magnitud 8.2 grados que azotó el Istmo de Tehuantepec suman 6 mil 122 réplicas.


 

Relacionadas: