Empleada de la aduana en Salina Cruz, denuncia despido injustificado | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Istmo

Empleada de la aduana en Salina Cruz, denuncia despido injustificado

Tras negarse a cumplir con una orden de trabajo por motivos personales, Zulema Machorro Martínez, adscrita a la Aduana de Salina Cruz fue despedida


Empleada de la aduana en Salina Cruz, denuncia despido injustificado | El Imparcial de Oaxaca

Una empleada de la Aduana de Salina Cruz rompió el silencio, luego de denunciar una serie de hostigamiento y discriminación que sufre presuntamente a manos de sus jefes inmediatos.

De acuerdo con Zulema Machorro Martínez, de 37 años de profesión Lic. en Comercio Exterior y Aduanas, con cedula profesional 5917736, madre de una niña de 10 años y servidor público del SAT, adscrita a la Aduana de Salina Cruz, Oaxaca., narró que el día 5 de febrero del presente año en curso, “mi jefe, el Lic. Marco Tulio Monjardín Gutiérrez, Administrador de la Aduana del puerto me comentó que requería mis servicios profesionales, en uno de los puntos tácticos dentro de la circunscripción de la Aduana a partir del 16 de febrero, y que era imposible enviar a un homólogo en mi lugar, que si no podía acatar la instrucción que renunciara inmediatamente”, señaló.

Explicó que le hizo saber a su jefe que le era imposible hacer frente a la instrucción encomendada, “ya que actualmente me encuentro en un proceso civil de demanda de divorcio, guardia y custodia de mi menor hija y separación de bienes”, dentro del expediente 771/2017 en el juzgado de lo Civil en Santo domingo Tehuantepec, Oaxaca.

PENDIENTES CIVILES

Aunado a eso, dijo que estudia una licenciatura y aparte tiene la custodia de su menor hija, por lo que le pidió que le diera la oportunidad de permanecer en su centro de trabajo, “para estar en posibilidad de terminar con mis pendientes civiles, así como con mis estudios universitarios”, señaló.

Al día siguiente, “nuevamente hable con mi jefe para solicitarle la oportunidad de permanecer en mi lugar de trabajo, ya que necesitaba el trabajo para hacer frente a mis compromisos jurídicos y para satisfacer mis necesidades básicas como son los alimentos”, expuso.

En tanto, señaló que su jefe Marco Tulio Monjardín Gutiérrez, le contestó de manera grosera y con palabras intimidantes, que él no cambiaría de opinión, “dijo que era problema mío, que si no podía irme, que lo mejor era que renunciara y que entregará la plaza, para promover a alguien más”, apuntó.

De hecho, le dio a conocer su jefe que ya había dado la orden que se realizara lo pertinente con Recursos Humanos para que tramitar su traslado, “si no me presentaba a trabajar, me levantaría un acta por abandono de empleo, corriéndome después de su oficina”, dijo.

DENUCIA LOS HEHCOS

A razón de lo anterior, “realice una petición vía correo electrónico institucional, exponiendo mi situación y solicitando el apoyo a los jefes inmediatos de Marco Tulio Monjardín Gutiérrez al Área Central en México, a la jefa del SAT, Raquel Buenrostro Sánchez y a la Lic. Lorena Urrea García, Administradora Central de Operación Aduanera, que como mujeres intervinieran en lo que estaba sucediendo, que no se me estaba dando el apoyo debido y que, por el contrario, se me estaba presionando para entregar la renuncia”.

“El día 17 de febrero, con la esperanza de haber recibido una respuesta por parte de México, me presenté a laborar en las oficinas de la Aduana de Salina Cruz, lamentablemente fui víctima de hostigamiento laboral al grado de negarme a ingresar e incluso a registrarme como empleado”.

Posteriormente, dijo que se presentó a laborar, pero narró que el día 19 de febrero, “me fue retirado mi equipo de cómputo, en el cual realizo mis actividades de trabajo”.

LA DAN DE BAJA

El día 27 de febrero Porfirio Trápaga Aguilar, jefe del Módulo de Recursos y Servicios en la Aduana de Salina Cruz, “se presentó en mi oficina argumentando que entregara todo lo que se encontraba bajo mi resguardo, ya que su servidora había causado baja del S.A.T.”

Para el día 22 de febrero, “sin entregarme el documento de baja que otorga la institución, razón por la que me negué hacer entrega de mi resguardo, hasta que se me notificara mi formato de baja, por lo que el Lic. Porfirio Trápaga Aguilar, sin previo aviso, realizó el cambio de la chapa de la puerta de mi oficina, sin entregarme las nuevas llaves, diciéndome que ya era hora que me retirará, habiendo testigos presentes, dejando la oficina abierta con los expedientes que se encuentran a mi cargo, sin la debida custodia”.

Finalmente, el día 28 de febrero “el guardia de seguridad privada me negó el acceso a las instalaciones de la oficina de la Aduana de Salina Cruz, argumentando que eran instrucciones directas de Marco Tulio Monjardín Gutiérrez”.

Ante estos hechos, Zulema Machorro Martínez exige atención de las autoridades competentes para la resolución del caso, incluso dijo que ya expuso una queja ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), exponiendo la violación sus derechos de la que ha sido víctima, la cual obra en el expediente con folio No. 17904/2020.