Con sus manos y una pala, quieren salvar la laguna de San Francisco del Mar
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Especiales

Con sus manos y una pala, quieren salvar la laguna de San Francisco del Mar

Hasta el momento, los trabajos se han realizado con palas, sin embargo, esperan el apoyo de la Marina con una draga pues el esfuerzo ha sido en vano y en la laguna ya escasean los peces y mariscos, lo que afecta severamente sus actividades económicas

  • Con sus manos y una pala, quieren salvar la laguna de San Francisco del Mar
  • Con sus manos y una pala, quieren salvar la laguna de San Francisco del Mar
  • Con sus manos y una pala, quieren salvar la laguna de San Francisco del Mar
  • Con sus manos y una pala, quieren salvar la laguna de San Francisco del Mar
  • Con sus manos y una pala, quieren salvar la laguna de San Francisco del Mar
  • Con sus manos y una pala, quieren salvar la laguna de San Francisco del Mar
  • Con sus manos y una pala, quieren salvar la laguna de San Francisco del Mar

Por tercera ocasión, pescadores Zapotecas y Huaves se unen para tratar de abrir la bocabarra de San Francisco del Mar, esperando que las aguas del Pacífico Mexicano ingresen a la laguna para limpiarla y revivirla; además, pretenden que las aguas de la laguna superior e inferior salgan para que la vida se regenere y se reactive la pesca, además de evitar inundaciones en las comunidades asentadas en la zona.

Y es que la bocabarra es por donde el Océano Pacífico alimenta a las lagunas, sin embargo, desde hace varios años se encuentra azolvada, obstruida por una franja de arena de aproximadamente 5 kilómetros de largo, ante la desesperación por la falta de trabajo, los pescadores tomaron palas y con sus manos han intentado abrir un canal para el flujo del agua.

“En coordinación con algunos municipios en donde de alguna manera tenemos actividades pesqueras como San Francisco del Mar, Santa María del Mar, San Dionisio del Mar, San Mateo del Mar, colonia Álvaro Obregón, ejido Emiliano Zapata, Santa María Xadani, Juchitán, Playa Vicente, Chicapa de Castro, Unión Hidalgo, San Pedro Huilotepec, HuamUchil y la pesquería Pueblo Viejo San Dionisio del Mar, entre otras, hemos estado trabajando para lograr abrir la bocabarra”, explicó Mariano Rosado López, integrante de la cooperativa jaiberos de Playa Vicente.

Señaló que son varias comunidades las afectadas por el crecimiento que ha tenido durante los últimos cinco años la bocabarra de San Francisco, lo que ha hecho que los pescadores que forman parte de las cooperativas pesqueras legalmente constituidas, han solicitado la intervención del gobierno federal, del estado y hasta con el Coordinador Nacional de la CONAPESCA, Raúl Elenes Ángulo, para que los apoyen en esta tarea.

“Ya conocen del problema ellos, inclusive mandaron a su personal técnico de infraestructura de la CONAPESCA a hacer estudios y ellos comentan que derivado de los estudios, los recursos que se requieren ascienden más o menos a 100 mil millones de pesos, recursos que difícilmente el Gobierno Federal los destine a estos trabajos, de tal manera que nosotros como pescadores nos hemos coordinado, hecho equipo y nos hemos unido para que con la mano de obra a través del tequio con palas en mano, hemos ido al lugar”, aseguró.

Comentó que se han hecho trabajos importantes en el intento de abrir la bocabarra y en una primera ocasión participaron alrededor de 500 pescadores que escarbaron con palas, iniciaron desde las 6 de la mañana y les agarró la tarde noche, inclusive algunos se quedaron hasta las 2 o 3 de la mañana.

“Cuando se terminó con los trabajos, una ola del Pacífico arrastró la arena que azolvó otra vez el canal, echando por la borda todo el trabajo realizado durante toda esa jornada del día, no bajamos la guardia y volvimos a intentarlo por segunda vez, se hizo un segundo intento, pero ocurrió lo mismo, una ola gigante llegó y acabó con los trabajos, logramos la apertura pero la ola acabó con todo y es que cuando soplan vientos del sur nos afecta, lo que nos ayuda de manera natural son los vientos que vienen del norte, el famoso Biiioxho y cuando se tiene el Biiioxho en la zona, ayuda a empujar un poco las aguas”, agregó.

LA ESPERANZA SIGUE VIVA

Ante esta situación y sobre todo ante la desesperación que existe en las comunidades por las inundaciones y la falta de productos para la pesca, el pasado miércoles, por tercera ocasión los pescadores intentaron abrir la bocabarra, esperando que ahora dure un poco más para que, de manera natural, suceda el intercambio de aguas entre el mar y la laguna.

“Estamos haciendo un tercer intento, los pescadores huaves tienen miedo a las inundaciones en las comunidades pesqueras que viven a la orilla del mar y nos dicen que si no abrimos la bocabarra, una inundación fuerte como la que vive Playa Vicente o San Mateo del Mar, podría causarles severos daños”.

Indicó que se han realizado ya diversas gestiones, como por ejemplo ante la Marina, donde los representantes de diversas cooperativas pesqueras acudieron al Puerto de Salina Cruz, en donde fueron atendidos por el jefe de las dragas marinas, ahí el capitán Jara recibió la petición y les dijo que sería enviada a la Ciudad de México.

“Esperamos que el resultado sea favorable, nos dijeron que tienen tres tipos de dragas y hay una que es pequeña la que puede ser apta para los granos ahí en la bocabarra de San Francisco, pero fueron muy claros que depende mucho de lo que les diga la Secretaría de Marina en México. Es evidente que nos hemos unido varios grupos pesqueros y que la gran intención es lograr el objetivo de abrir la bocabarra y trabajar en el desazolve”, apuntó.

LOS TRABAJOS

Mencionó que los trabajos se realizan en una porción de la franja, ya que es de aproximadamente 5 kilómetros, “la parte que está azolvada son alrededor de 500 metros, donde hace como 15 años el Gobierno Federal realizó trabajos para abrir la bocabarrra metiendo unas dragas por el océano y una de ellas se perdió en el Pacífico”.

“Por eso se está buscando otra ruta que podría ser que una draga de menor tamaño que ingrese por las lagunas para comenzar a desazolvar. A nosotros sí nos preocupa mucho esta situación, pues tenemos ya inundaciones en la parte baja de Playa Vicente y en San Mateo del Mar, y de seguir lloviendo en la región del Istmo, podría tocarles a otras comunidades pesqueras”, expresó.

Informó que la parte donde los pescadores están intentando abrir no es donde normalmente están los muelles, es la parte más estrecha de la bocabarra que mide más o menos 200 metros, “es la parte donde los pescadores huaves que conocen la zona nos dijeron ‘¡A ver compañeros! Para nosotros es en este punto donde podemos entrarle’, por eso es ahí en donde estamos trabajando, en este tramo de arena; es arena, no son rocas.
Si se logra abrir, el problema es que no ha habido la corriente necesaria para que pueda empujar las aguas de las lagunas y entonces haya fluidez, ese ha sido el problema, por eso consideramos que con la ayuda de la draga marina se podría tener un mejor trabajo”.

LA PESCA

Explicó que la situación que vive la pesca es realmente crítica, pues el producto escasea cada vez más, cuando antes abundaban los peces, jaibas y camarones.

“Es lamentable lo que se vive hoy en materia de pesca en toda la zona lagunar, porque apenas sobrevivimos; por ejemplo, los pescadores de Huamúchil, una agencia de San Dionisio del Mar, entraban al mar abierto y traían toneladas de peces del pacífico, hoy en día con el azolve no pueden ingresar. Otras de las actividades que hacemos los jaiberos y otras cooperativas es el tiro del lance y en los trasmallos solamente capturábamos de 20 a 30 kilos, ahora estamos obteniendo de 5 a 6 pescados; sí sobrevives, pero el gasto es mayor que la captura”, agregó.

Reveló que hay de todo, pero en una muy pequeña porción, “tenemos camarones, anteriormente se capturaban hasta cien kilos, ahora solo dos, por eso en Playa Vicente le damos el valor agregado, cómo, pues ofreciéndole a la gente platillos de nuestra gastronomía; los demás compañeros que no tiene negocios establecidos de comida llevan el producto que se captura en la zona lagunar a la Séptima Sección, en donde se ubica el famoso Mercado de Mariscos, ahí llegan las capturas de Huamúchil, San Dionisio, San Mateo, de Sana María, Unión y de todas las comunidades para su venta”.

Finalmente, Rosado López expresó que los tiempos de veda no funcionan en esta zona, toda vez que hay pescadores libres que no hacen caso, pero además debido a la situación que enfrentan, el poco producto que hay sirve para subsistir, por lo que reiteró que se tiene la esperanza que el Gobierno Federal y Estatal volteen los ojos a esta zona y se concrete la ayuda necesaria para la apertura de la bocabarra de San Francisco del Mar.