San Mateo del Mar se levanta gracias a tequio | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Istmo

San Mateo del Mar se levanta gracias a tequio

Los pobladores de San Mateo del Mar siguen de pie y luchando por alcanzar la reconstrucción de sus espacios culturales, viviendas y templos dañados


Pese a haber vivido uno de los peores temblores de la historia nacional, los ikoots de San Mateo del Mar siguen de pie y luchando por alcanzar la reconstrucción de sus espacios culturales, viviendas y templos dañados por la naturaleza.

La iglesia de San Pedro Apóstol es uno de los testigos de la furia de la naturaleza al estar a un de pie pero con severos daños estructurales.

Por ello las autoridades municipales han solicitado su pronta restitución, así como otros inmuebles que son patrimonio cultural de los habitantes de San Mateo del Mar.

Otro de los espacios que sintió los embates de la naturaleza fue el Espacio de Encuentro de la cultura ikoots, pero los ciudadanos sumaron esfuerzos para que a través del tequio lograran reconstruir este espacio que es considerado un patrimonio para los nativos.

Reyna Pinzón una mujer que durante muchos años ha luchado porque los hombres y las mujeres ikoots tengan los mismos derechos y obligaciones, señaló que San Mateo del Mar resurge de las cenizas después del duro golpe que recibieron con el terremoto del 7 de septiembre que devastó el 80 por ciento de las viviendas humildes de sus paisanos.

“Aquí luchan y trabajan mutuamente nuestros hombres y mujeres para poder apoyarnos en los tequios comunitarios como lo hacían nuestros antepasados”, señaló.

Los habitantes de Colonia Juárez y San Pablo dos comunidades más importantes y las más grandes en cuanto al número de habitantes también han estado trabajando arduamente para poder reconstruir sus hogares y escuelas. Así como algunos templos dañados y casas de salud.

No obstante, los habitantes muestran optimismo a pesar de que sus viviendas aún no han sido reconstruidas al cien por ciento como en otros municipios del Istmo.