Lituania cierra frontera a mercancía de Rusia, Moscú lanza amenazas | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Internacional

Lituania cierra frontera a mercancía de Rusia, Moscú lanza amenazas

El cierre de la vía férrea al tránsito de mercancías forma parte del recrudecimiento de las relaciones entre Rusia y las naciones bálticas que se se agravó con la invasión de Ucrania


Lituania cierra frontera a mercancía de Rusia, Moscú lanza amenazas | El Imparcial de Oaxaca

El gobierno ruso exigió el levantamiento inmediato de las restricciones impuestas por Lituania al tránsito ferroviario de mercancías sujetas a sanciones de la UE hacia el exclave moscovita de Kaliningrado, que limita con Lituania y Polonia, el Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia dijo el lunes en un comunicado que había convocado al encargado de negocios de Lituania en Moscú para protestar por las medidas “provocativas” y “abiertamente hostiles”.

“Si en un futuro próximo no se restablece plenamente el tránsito de mercancías entre la región de Kaliningrado y el resto del territorio de la Federación Rusa a través de Lituania, Rusia se reserva el derecho a tomar medidas para proteger sus intereses nacionales”, dijo el ministerio.

Según el ministerio, la prohibición de tránsito viola un acuerdo de 2002 entre Rusia y la UE. El Kremlin dijo que la decisión de Lituania era “sin precedentes” y “en violación de todo lo que hay”, y sugirió que seguirían las medidas de represalia.

“La situación es más que grave y requiere un análisis muy profundo antes de formular cualquier medida y decisión”, dijo a los periodistas el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov.

Kaliningrado, antigua Konigsberg, es un exclave que está separado del resto de Rusia y que tiene frontera con dos países de la UE y de la OTAN, Lituania y Polonia.

Anteriormente, el lunes, el ministro de Asuntos Exteriores de Lituania, Gabrielius Landsbergis, dijo que la prohibición se impuso en cumplimiento de las sanciones europeas sobre Ucrania.

“Son sanciones europeas que empezaron a funcionar a partir del 17 de junio”, dijo a los periodistas en Luxemburgo, especificando que en este caso se trataba del transporte ferroviario de productos siderúrgicos.

Según el gobernador de Kaliningrado, Anton Alikhanov, la prohibición afectará a entre el 40 y el 50% de todas las importaciones del exclave. La lista incluye carbón, metales, materiales de construcción y tecnología avanzada.

En declaraciones a la televisión estatal rusa el lunes, Alikhanov dijo que la situación era “desagradable pero solucionable” y que las mercancías podrían ser entregadas por mar. Estas mercancías no estaban destinadas al comercio en Europa, sino al “abastecimiento” de la región, añadió.

Situado entre Lituania y Polonia, miembros de la UE y la OTAN, el exclave de Kaliningrado, fuertemente militarizado, no comparte frontera terrestre con Rusia.

La región -antes llamada Konigsberg- fue capturada por las tropas soviéticas durante la Segunda Guerra Mundial y, cuando los Estados bálticos se independizaron con la disolución de la URSS en 1991, la región quedó aislada de Rusia.

La región, a orillas del Mar Báltico, es la base de la Flota Báltica rusa y Moscú dice haber desplegado allí misiles Iskander con capacidad nuclear.

Las relaciones entre Moscú y Lituania -así como con sus vecinos bálticos, Letonia y Estonia- se han agriado durante años, alimentadas por las crecientes tensiones de Rusia con Occidente.

“Si los lituanos cierran el tránsito, yo considero que es un ‘casus belli’. Y es que una parte de Rusia es separada del resto del país”, comentó a Efe Alexéi Gromiko, director del Instituto de Europa, antes de que Vilna anunciara la medida.

La pregunta es si Rusia considera que el bloqueo es una medida “que pone a Kaliningrado bajo amenaza desde el punto de vista militar”. Recuerda que el bloqueo infringe no un acuerdo bilateral, sino un acuerdo entre Rusia y la UE, ya que ese fue el compromiso adquirido cuando Lituania ingresó en 2004, respetar el tránsito entre Kaliningrado y el resto de territorio ruso.

Gromiko vincula la actual situación con la decisión de Finlandia y Suecia de ingresar en la Alianza Atlántica, que dejaría a Kaliningrado “completamente rodeada” de países miembros de la OTAN.


 

Relacionadas: