¿Quiénes son más listos, los perros o los gatos? | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Mundo Animal

¿Quiénes son más listos, los perros o los gatos?

Alexandra Horowitz, investigadora especializada en la cognición canina del Barnard College de Nueva York cuestionó la costumbre humana de comparar la inteligencia entre las especies


¿Quiénes son más listos,  los perros o los gatos? | El Imparcial de Oaxaca

El diario La Nación en Argentina informó que el libro titulado Dog: What Dogs See, Smell, and Know, pretende dar cuenta que los investigadores de la cognición canina no estudian la “inteligencia” en sí misma, sino que examinan los distintos aspectos de la cognición.

“En su forma más simple, los gatos son inteligentes en las cosas que los gatos necesitan hacer, y los perros en las cosas de los perros. No creo que tenga ningún sentido hablar de la ‘inteligencia’ relativa de las especies”, manifestó la investigadora, citada por el sitio Live Science.

Por su parte, Brian Hare, profesor de antropología evolutiva de la Universidad de Duke, se mostró de acuerdo con la apreciación de Horowitz. “Preguntar si un perro es más inteligente que un gato es como preguntar si un martillo es mejor herramienta que un destornillador. Depende de para qué haya sido diseñado”, indicó.

Esto no quiere decir que los investigadores del comportamiento animal no hayan intentado medir la inteligencia de perros y gatos o, más concretamente, las capacidades cognitivas más allá de las necesarias para mantener la vida.

Kristyn Vitale, profesora adjunta de salud y comportamiento animal en el Unity College de Maine, aseguró que la inteligencia animal suele dividirse en tres grandes áreas: capacidad de resolución de problemas, formación de conceptos (la capacidad de formar conceptos generales a partir de experiencias concretas específicas), e inteligencia social.

Así que, en última instancia, ¿Quién es el ganador? La conclusión puede ser que hay que apreciar el tipo de inteligencia particular de cada mascota, especialmente la inteligencia social que los convierte en estupendos compañeros.