El escritorio de María Hortensia: “El pan no está duro... duro es no tener pan” - El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Columna

El escritorio de María Hortensia: “El pan no está duro… duro es no tener pan”

Sigamos cuidándonos y cuidando a los demás


El escritorio de María Hortensia: “El pan no está duro… duro es no tener pan” | El Imparcial de Oaxaca
Foto: ilustrativa

APRECIABLES LECTORES: Por favor, sigamos cuidándonos, se están presentando otra vez muchos contagios de Covid y no solamente del virus sino de una combinación Covid y dengue. Que Dios nos proteja, pero si nosotros nos cuidamos, cuidamos a los demás.

Hay mensajes hermosos que nos invitan a reflexionar, a agradecer por lo que somos y tenemos, disfrutemos de la vida y de lo que Dios nos ha permitido tener, recordando que cuando muéranos no nos llevaremos absolutamente nada, solamente nuestras acciones, obras y comportamiento en este mundo.

Con gran afecto les comparto este mensaje con verdades que debemos de aquilatar.

“DURO”

Quiero compartir esta frase contigo “El pan no está duro… duro es no tener pan”. Parece mentira, pero somos especialistas en quejarnos y la mayoría de las veces nos quejamos sin razón, sin sentido por tonterías, por egoísmo.

El pan no está duro, duro es no tener pan ¿Qué quiere decir esto?, que el trabajo que tienes no es duro, duro es no tener trabajo. Que tener el carro dañado no es duro, duro es no tener un carro. Que por tener el carro dañado y tener que caminar a tomar el autobús ¿es duro?, no, eso no es duro, duro es no tener piernas, duro es no poder caminar. Comer arroz con sardinas no es duro, duro, es no tener comida. Perder la causa en algún problema familiar no es duro, duro, y créeme que duro, es perder a un familiar. Decir te amo mirando a los ojos de otra persona no es duro, duro es decirlo frente a una lápida o ante un féretro donde ya no tienen sentido las palabras. Quejarse no es duro, duro es no saber ser agradecidos.

Hoy es un buen día para darle gracias a Dios por la vida, por lo que tenemos y no dejar que nuestra felicidad dependa de algo o de alguien. Sé agradecido con los que siempre están ahí para ti, tu familia y amigos, se agradecido con la vida, se agradecido con lo que tienes. Existen personas que ambicionan riquezas que destruyen sus familias, pueblos y hasta ciudades y aunque las adquieran no las disfrutan al máximo, son mal habidas. No tienen como comúnmente se dice “llenadero”. De qué les sirve, todo se quedará, por que llegará el día que la factura te será cobrada y verás todas las deudas que tienes.

Nuestra  felicidad depende de nosotros mismos y de lo agradecidos que seamos con Dios y lo que tenemos. Duro no es compartir este mensaje a un buen amigo, duro es no tener amigos. El mejor consejo de Napoleón Hill es: “No esperes el momento ideal, jamás llegará. Empieza con lo que tienes y ve consiguiendo más herramientas en el camino”.

Quien reciba a un niño en mi nombre, a mí me recibe. Lc. 9,48. Si tienes en tu mesa a un niño, atiéndelo, escúchalo, edúcalo, guarda tu celular, apaga la televisión, porque es Jesús quien te visita en la persona de ese niño. Feliz semana. Licenciada María Hortensia Lira Vásquez. Celular 9512114138.


 

Relacionadas: