¡A ver aves!
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Columna

¡A ver aves!

La mejor actividad para realizar en verano es contemplar y valorar la naturaleza

¡A ver aves! | El Imparcial de Oaxaca
Foto: Internet

Por: Fátima Santana

¿Sabías que Oaxaca ocupa el primer lugar en diversidad de aves de todo México? ¡Así es, en Oaxaca se encuentran aproximadamente 720 especies de las casi mil 100 que se encuentran en México!

Si prestas con atención a tu alrededor te darás cuenta que existen diferentes tipos de aves, tienen diferentes colores en sus plumas, diferentes picos y también las encontramos en diferentes sitos por ejemplo las águilas y los zopilotes por lo regular los encontramos planeando en el cielo, algunos gorriones o aves que se alimentan de semillas las encontramos en el pasto o en el suelo, algunos otros tienden a estar en cercas o en los postes como los gorriones o mosqueros. Te invitamos a que observes las aves que se encuentran cerca de casa e intentes identificarlas.

¿Qué necesito?

  • Binoculares
  • Libreta
  • Lápiz
  • Guías de campo / aplicaciones
  • Ropa cómoda de colores discretos

 

Recomendación

Existe una aplicación que puedes decirle a mamá o a papá que descargue en el celular se llama Merlin y ahí podemos identificar más fácil las aves que observamos, te invitamos a que anotes los colores que observas, cómo es el pico y en donde la viste para que sea más fácil su identificación.

 

Un mensajero de amor

La leyenda que cuentan los viejos y sabios mayas señala que los dioses, cuando crearon todas las cosas de la tierra, a cada animal, a cada árbol y a cada piedra le encargaron un trabajo, pero cuando terminaron se dieron cuenta que a nadie le habían encargado llevar los deseos y pensamientos de un lugar a otro.

Como ya no tenían barro ni maíz para hacer otro animal, tomaron una piedra de jade y tallaron una flecha. Era una flecha muy chiquita, cuando estuvo lista, soplaron sobre ella y la flechita salió volando.

El colibrí era tan frágil y tan ligero que podía acercarse a las flores más delicadas sin mover uno solo de sus pétalos.

Los hombres trataron de atraparlo para adornarse con sus bellas plumas, pero los dioses se enojaron y ordenaron: “si alguien lo atrapa, será castigado”. Es por eso que nunca nadie ha visto un colibrí en una jaula ni en la mano de un hombre.

La leyenda cuenta que si te encuentras con esta ave es porque alguien seguro te manda buenos deseos y amor.  Si te desean un bien, él te trae el deseo; aunque también puede advertirte de un mal deseo.

Si un colibrí vuela alrededor de tu cabeza, no lo toques. Él tomará tu deseo y lo llevará a los otros; piensa bien y desea cosas buenas para todos. Por algo pasa el colibrí por tu camino…

 

El pájaro de las 400 voces

Cuando los dioses terminaron de crear todo el mundo, el Señor de los montes llamó a los pájaros. Y todos obedecieron.

El Señor del monte les ordenó formar en fila, y todos obedecieron de nuevo. Una vez que estuvieron todos frente al él, les dijo:

– Bien, os he llamado porque debo daros a cada uno un canto diferente. Tú, canario, cantarás de forma melodiosa…

– Y tú, jilguero, tendrás un canto dulce…

Así, cada uno de los pájaros fue recibiendo una voz, un sonido particular. El gorrión, el cóndor, la golondrina… Pero faltaba un pájaro, el despistado cenzontle, que se había entretenido buscando comida.

El pequeño pájaro de pronto se dio cuenta de que estaba muy solo. No vio a ningún compañero cerca y recordó que el Señor de los montes les había llamado, pero cuando llegó, él ya había terminado y se alejaba.

– ¡Espera! ¡Señor de los montes! ¡Falto yo! ¿Qué sonido me darás?

– ¿Y tú dónde estabas?- dijo asombrado el Señor de los montes- Ya les di a todos un sonido… No sé qué canto darte a ti… Bueno, está bien, ya lo tengo. Tú los tendrás todos. Cantarás como todos. Podrás elegir el que más te apetezca cuando lo desees.

Y así es cómo el cenzontle, un pequeño y sencillo pájaro de plumas gris, es capaz de imitar el sonido de más de cuatrocientos pájaros.

 

 

Relacionadas: