La muerte de una estrella - El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Estilo

La muerte de una estrella

El estudio de la estrella V Hydrae ha empezado a dar datos a los astrónomos sobre la trasformación de una gigante roja en una enana blanca


La muerte de una estrella | El Imparcial de Oaxaca
El acto final de V Hydrae como estrella en activo se caracteriza por su expulsión de materia al espacio

V Hydrae es una estrella en la etapa final de su vida como tal. Al igual que les ocurre a las estrellas con una masa no muy distinta de la del Sol, en esa etapa final V Hydrae se ha hinchado hasta convertirse en una gigante roja y comenzar a expulsar paulatinamente al espacio sus capas más externas. Hasta ahora, no estaba claro cómo se manifiesta esta expulsión en las estrellas de esta clase, una expulsión que marca su transición hacia el estadio de enana blanca (una estrella cuyas reacciones nucleares han cesado), pero una investigación reciente ha permitido observar en V Hydrae detalles del proceso nunca antes vistos. Queda pendiente de averiguar si lo que ocurre en V Hydrae es lo normal o si se trata de un caso especial.

Empleando el ALMA (Atacama Large Millimeter/submillimeter Array) y datos del telescopio espacial Hubble, el equipo de los astrónomos Raghvendra Sahai, de la NASA, y Mark Morris, de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA), ambas instituciones en Estados Unidos, ha descubierto alrededor de la estrella seis anillos de expansión lenta y dos estructuras cuya forma conjunta recuerda a la de un reloj de arena, .todo ello causado por la expulsión de materia estelar al espacio.

V Hydrae está ubicada a unos 1,300 años-luz de la Tierra, en la constelación de Hidra. Cuenta con una estrella compañera casi invisible que contribuye a la expulsión de materia de V Hydra.

V Hydra ha sido sorprendida en el proceso de desprendimiento de su atmósfera (que le acabará acarreando la pérdida de la mayor parte de su masa), algo que hacen la mayoría de las estrellas gigantes rojas poco antes del cese de las reacciones nucleares que las hacen ser estrellas. La sorpresa para los autores de la investigación ha sido que la materia, en este caso, está siendo expulsada como una serie de anillos que se expanden hacia fuera. En palabras de Morris, esta es la primera y única vez que se ha visto que el gas expulsado por una gigante roja moribunda puede salir conformando una serie de “anillos de humo” en expansión.

Los seis anillos se han expandido hacia fuera de V Hydra en el transcurso de unos 2,100 años, promoviendo así el crecimiento de una estructura colectiva en forma de disco alrededor de la estrella.

Las dos estructuras en forma de las dos mitades de un reloj de arena (y una estructura adicional en forma de chorro) se están expandiendo a altas velocidades, del orden de los 240 kilómetros por segundo. Anteriormente ya se observaron grandes estructuras en forma de reloj de arena, pero solo en nebulosas planetarias. Uno de los casos más obvios es el de MyCn 18, mejor conocida por su significativo nombre popular de “nebulosa del reloj de arena”. Esta es una joven nebulosa de emisión situada a unos 8.000 años-luz de la Tierra, en la constelación austral de la Mosca. Otro caso es el de la nebulosa del Cangrejo, una nebulosa de emisión situada a unos 7,000 años-luz de la Tierra, en la constelación austral del Centauro.

El estudio se titula “The rapidly evolving AGB star, V Hya: ALMA finds a multi-ring circus with high velocity outflow”. Y se ha publicado en la revista académica The Astrophysical Journal.


 

Relacionadas: