Oaxaqueñas marcan hito y dejan huella | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Especiales

Oaxaqueñas marcan hito y dejan huella

“Con nuestro trabajo, compromiso y dedicación lograremos estar en el lugar que nos corresponde, no por ser mujeres, si no por ser excelentes profesionistas y porque hemos demostrado nuestra capacidad para desarrollarnos en cualquier área en la que hayamos decidido incursionar.” Brenda Osorio


Oaxaqueñas marcan hito y dejan huella | El Imparcial de Oaxaca
Foto: Internet

Oaxaca da vida a guerreras intrépidas que desde sus propias trincheras han hecho valer su trabajo con dedicación y empeño, mismos que las han llevado al éxito en su quehacer diario, sobresaliendo en “el mundo de los hombres”

 

Edith Feria González

 

Nacimiento: Hace 32 años en Oaxaca de Juárez.

Labor: Licenciada en Administración Estratégica de los Negocios y lucha contra el cáncer.

¿Qué dificultades enfrentó como mujer en la lucha contra el cáncer?

Hoy en día el cáncer es una enfermedad parece estar de moda, no mide género, edad, nacionalidad, considero que como mujer no tenemos ninguna dificultad con la enfermedad, al contrario somos una parte importante como fuerza de la familia, tenemos más fuerza de voluntad, sacamos fuerza de donde no hay para salir adelante y ser fuertes.

¿De qué manera afectó en desarrollo profesional o personal esta lucha?

Lamentablemente es una enfermedad que tienes que tratar en hospitales y te imposibilita trabajar al 100%, los tratamientos son tardados y costosos, cuando por fin logras salir de la primera fase, en mi caso pude encontrar trabajo después de 6 meses, afortunadamente mis limitaciones no fueron de gravedad, solo tenía que tener un trabajo no tan estresante por el tema hormonal.

¿Qué lecciones que ha aprendido durante esta etapa?

La enfermedad el cáncer te hace ser más fuerte, más tolerante, empiezas a vivir el día a día, considerando que no sabes en que momento tu diagnostico puede cambiar.

 

Brenda Osorio Aguayo

Nacimiento: 4 de noviembre de 1963 en Villa Jiménez, Michoacán.

Labor: Arquitecta por la facultad de Arquitectura 5 de Mayo de la UABJO y Presidenta del Club Rotario Guelaguetza 2019-2020.

Años en el ejercicio de su actividad: 33 años como arquitecta y 5 años con el Club Rotario.

¿Cómo inició en su labor?

Mis inicios fueron trabajando para una empresa de la Ciudad de México que construía hospitales de 72 camas en diferentes estados de la República Mexicana. En este tiempo que adquirí mucha experiencia profesional, porque la construcción de hospitales es la obra más completa que puede haber porque se conjuga el arte, la funcionalidad y la tecnología de punta.

¿Qué dificultades enfrentó como mujer en su labor?

Las mujeres que decidimos incursionar en esta área de la construcción, siempre por ser mujeres tendremos que dar un porcentaje más que el común, porque además somos madres, esposas, hijas, hermanas y tenemos que cumplir con todos estos roles, muchas veces es difícil hacerlo, pero no es imposible.

¿Cuáles son las satisfacciones más grandes que ha tenido en su desarrollo profesional?

Mi profesión es y ha sido una de mis más grandes satisfacciones, cuando las personas reconocen el esfuerzo que hacemos por realizar nuestro trabajo lo mejor posible.

Aprendí de mis padres que el prestigio se gana con esfuerzo, dedicación y trabajo. Gracias a mi profesión y muchos años de esfuerzo, trabajado de la mano mi esposo y yo (que también es arquitecto), logramos iniciar nuestra propia empresa constructora, hace ya veintiséis años.

 

Susana Pérez Guerrero

 

 

Nacimiento: Hace más de seis décadas nació “por accidente” en la Ciudad de México.

Labor: Licenciatura en derecho en la UABJO actual responsable de la Procuraduría de Protección de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes.
Años en el ejercicio de su actividad: La primera vez que asumió el cargo como procuradora en defensa del menor fue hace más de 20 años.

¿Cómo inició en su labor?

Su vida profesional inició en la administración pública, con varios años en la Secretaría General de Gobierno y Turismo.

Con el inicio de la presente administración estatal, su experiencia la colocó nuevamente en esta área donde busca hacer justicia desde su trinchera.

¿Qué dificultades enfrentó como mujer en su labor?

Sin arrepentimientos, algunas veces que decidió renunciar y rechazar algunos empleos porque no quería ausentarse de casa ni estar lejos de sus hijos.
“Los cargos van y vienen, pero los momentos con los hijos pequeños no vuelven a repetirse; por eso nunca me he arrepentido de rechazar algunos cargos”
Por momentos recuerda aquellos años cuando llegaba a casa “toda pálida” por la realidad que empezaba a conocer.

¿Cuáles son las satisfacciones más grandes que ha tenido en su desarrollo profesional?

El primer momento en que asumió el cargo de procuradora. “Fue una realidad apabullante que cambió mi vida. Ver lo que pasaba con los niños, las niñas y las mujeres, es algo que no comprendía”.

El caso de dos niñas provenientes de la Mixteca, víctimas de maltrato y desatención, impactó mucho su vida durante su primera gestión como procuradora. “Eran unas hermanas que representaban la miseria humana”. Hubo momentos como ese que provocaron en ella el llanto y por lo que tuvo que aprender a centrarse en su deber para poder ayudar.
En su primera gestión impulsó los primeros cambios legales para mejorar la atención en niños, niñas, adolescentes y mujeres, víctimas de violencia.

 

Madre Alicia de la Cruz de las Flores

 

 

Nacimiento: Guatemala

Labor: Se dedica devotamente a la Congregación Madres de Desamparados y San José de la montaña y actualmente es directora del albergue Josefino A.C., en donde apoyan a niños de escasos recursos o con problemas familiares para darles una mejor calidad de vida basada en la educación, de igual manera, apoyan a los jóvenes a sustentar los gastos para poder terminar una carrera universitaria.

Años en el ejercicio de su actividad: Desde hace más de 30 años, 16 años en México y hace siete años en Oaxaca.

¿Cómo inició en su labor?

Su fe y su compromiso por ayudar a las personas menos afortunadas la llevaron a recorrer varias partes del mundo, así fue como llegó a México y después a Oaxaca.

¿Qué dificultades enfrentó como mujer en su labor?

Petra de San José, la fundadora de esta congregación que surgió en Málaga, en una época con un machismo muy marcado pasó por diversas adversidades para poder tener presencia en 9 países a los cuales con ayuda de las religiosas llevó ayuda para los niños.
“Estamos preparando a las niñas, las señoritas para defenderse en esta sociedad que le ha perdido el respeto a la mujer y su dignidad no es valorada”.
Asimismo, Alicia de la Cruz afirmó que es necesario que los padres y madres de familia fomenten valores en la educación de sus hijos para así disminuir la situación de violencia que se vive en la actualidad y así hacer un cambio en la sociedad.

¿Cuáles son las satisfacciones más grandes que ha tenido en su desarrollo profesional?

“Como mujeres, tenemos una gran capacidad para salir adelante, nadie nos puede quitar nuestra dignidad, somos valientes e inteligentes, así que hay que aprovechar estas cualidades que dios nos dio para dar una imagen diferente a la que se tiene en la actualidad de la mujer”.

 

Gabriela Velásquez Rosas

 

Nacimiento: 27 de febrero de 1953 en Oaxaca de Juárez.

Labor: Médico cirujano egresada de la UABJO y Directora General del Consejo Estatal para la Prevención y Control del sida (COESIDA).
Años en el ejercicio de su actividad: 26 años como médico y 15 años en el IMSS como médico familiar.

¿Cómo inició en su labor?

Inicié en 1994, con un programa austero donde sólo nos pagaban la luz, renta y teléfono, nos sentábamos en huacales, no teníamos casi nada de muebles y lo mínimo para poder hacer las pruebas necesarias. Estábamos en una casa rentada que al frente tenía una veterinaria y esto era totalmente incompatible para poder recibir a los enfermos que venían con SIDA, muchos de ellos de gravedad y a punto de morir.
Existía un total desconocimiento con la sociedad referente a esta enfermedad, con el simple hecho de darles la mano para saludar pensaban que se iban a contagiar. Nos dimos a la tarea de dar pláticas informativas y preventivas para que supieran lo que de verdad es esta enfermedad.

¿Qué dificultades enfrentó como mujer en su labor?

El rechazo de una sociedad machista en la que no era bien visto que una mujer estuviese al frente de una institución, así como dificultades con mis compañeros, directores y jefes de departamento, ya que no me querían apoyar y decían que ese programa no iba a funcionar.
Esos primeros años fueron difíciles, de picar piedra y abrir las puertas que me cerraron, así como unas nuevas.

¿Cuáles son las satisfacciones más grandes que ha tenido en su desarrollo profesional?

Entré en una depresión muy fuerte cuando empezaron a llegar mujeres que eran infectadas por sus propias parejas y lo único que podíamos hacer era ayudarles a morir. Hubo una mujer que me dejó muy marcada, la llamaré Rosita: me pidió que lo único que quería era localizar a las madrinas de sus hijos y poderlos entregar para tener una mejor calidad de vida. A los 3 días de poder entregar a sus hijos, falleció.
Me propuse algún día tener un lugar digno para ellos y mi sueño se ha vuelto realidad, este CAPACIT es uno de los mejores a nivel nacional e internacional y somos 100 colaboradores que disfrutamos mucho nuestra labor.

 

Graciela Cervantes Bravo

 

 

Nacimiento: 1944 en Oaxaca de Juárez.

Labor: Contadora y Galerista.

Años en el ejercicio de su actividad: 34 años.

¿Cómo inició en su labor?
En 1986 iniciamos la primera galería privada, al lado de mi compañera Dora Luz Martínez Vasconcelos. Los inicios fueron difíciles pero muy bellos ya que nadie esperaba nada de nosotras y los artistas no esperaban que vendiéramos alguna de sus piezas, así que cuando se vendía alguna pieza, nos poníamos en contacto con los artistas y salíamos a disfrutar de las ganancias juntos. Rubén, Luis Zárate y Sergio Hernández siempre nos apoyaron. Después se integraron otras personas que han colaborado y contribuido al crecimiento de la galería.

¿Qué dificultades enfrentó como mujer en su labor?

La sociedad de 1986 con la que nos tocó iniciar era muy cerrada, no estaban acostumbrados a que las señoras comieran con los señores, que las mujeres tuvieran negocios, etc., pero nosotras tuvimos todo el apoyo de nuestros maridos, incluso hubo una etapa de Oaxaca en la que las personas de Monterrey, asistía a esta ciudad porque había mucha calidad en las obras.

¿Cuáles son las satisfacciones más grandes que ha tenido en su desarrollo profesional?

Una de mis más grandes satisfacciones fue el honor de trabajar treinta años con el Maestro Toledo, que me enseñó su presencia, su manera de ver lo estético, para mí, Oaxaca en uno antes de Toledo y otro después de su llegada.

La directora actual de la galería es la Lic. María Saldaña de la mano de mi hija Mariana Ortiz Cervantes, nos esforzamos todos los días por dar lo mejor. Es el momento que la juventud se ponga al frente, algo importante es saber cuándo dar un paso atrás y confiar en la juventud.

 

Alma Woolrich Ramírez

 

 

Nacimiento: septiembre de 1931 en Oaxaca de Juárez

Labor: Médico

Años en el ejercicio de su actividad: Más de 50 años

¿Cómo inició en su labor?

Fui la quinta mujer en concluir mis estudios de medicina en el año de 1957, dándole un giro al sector público y privado del sector salud que en aquellos años era dominado por hombres.
“Habíamos quienes teníamos aspiraciones y mis padres me apoyaron mucho, mi papá me decía: tienes que estudiar una carrera, no te puedes quedar nada más con la secundaria”.

¿Qué dificultades enfrentó como mujer en su labor?

Como en los tiempos modernos, haber sobresalido en el ámbito de la salud, significó batallar con ideas que encasillaban a la mujer con labores del hogar y que no podía desarrollarse en algún ámbito profesional.
Además de ello, también implicó el sacrificio de disfrutar el desarrollo de los hijos “cuando empecé a trabajar en el ISSSTE a veces tenía que dejarlos o me los lleva a un lugar cerca donde había juegos, pero no siempre estaban ahí, a veces se quedaban en manos de una muchacha”.

¿Cuáles son las satisfacciones más grandes que ha tenido en su desarrollo profesional?

“Realmente estoy satisfecha de haberlo logrado, nunca tuve una emoción grande durante mi estudio, yo me sentía en mi ambiente, en mi lugar, no pensaba que era de las primeras, que iba a sobresalir o causar una buena impresión en las personas, ahora veo que tuvimos muchos logros porque tuvimos muchos obstáculos con los que tropezamos, pero salimos adelante”
“Yo creo que alguien tiene que levantar la voz y hay que insistir, porque así se pueden lograr muchas cosas, yo de haber podido hubiera seguido, me siento con ánimo y fuerza a mis 86 años”.

 

María Eugenia Villanueva Abraján

 

Nacimiento: Oaxaca de Juárez.

Labor: Abogada de profesión, con post grado en derecho civil en la Universidad de Salamanca, España.

Años en el ejercicio de su actividad: Cuatro años de jueza de lo familiar y veinte como magistrada.

¿Cómo inició en su labor?

Inicié como magistrada integrante de la primer Sala Familiar del Poder Judicial del estado de Oaxaca, lo cual me dio la oportunidad y los medios para asistir a talleres, cursos y seminarios en Cartagena de Indias, Colombia; Antigua Guatemala, Guatemala; Costa Rica, Chile, Uruguay; ser parte en el comité de la aplicación de la Convención Industrial de la Haya con México, Estados Unidos y Canadá por espacio de 6 años, donde tuve la oportunidad de aplicar cotidianamente la política pública-jurídica nacional e internacional en igualdad y equidad de condiciones de género, con respeto a los derechos humanos, para fortalecer y tomar como bandera la mayor protección jurídica y psicológica de las mujeres, niños, adolescentes y grupos vulnerables.

También fui catedrática en la Academia Oaxaqueña, en la entonces Secundaria Técnica 115, y en el Instituto de Capacitación del Poder Judicial de Estado, en las materias de Civismo, Introducción al Estudio del Derecho y Derecho Familiar.

¿Qué dificultades enfrentó como mujer en su labor?

Me correspondió ser la primera magistrada del Consejo de la Judicatura de esta entidad federativa, ser magistrada presidenta del entonces Tribunal de lo Contencioso Administrativo de Oaxaca; la primer presidenta del Tribunal Superior de Justicia y del Consejo de la Judicatura de Oaxaca y ser la primer Vice Presidenta Sur Sureste de la CONATRIB en un mundo de hombres.

¿Cuáles son las satisfacciones más grandes que ha tenido en su desarrollo profesional?

Me siento afortunada de la vida, porque finalmente mi equilibrio jurídico, laboral y emocional, me permitió enriquecer mi acervo jurídico, fortalecer mi convicción y perspectiva de género, y con mucha humildad decir que me enorgullece de ser mujer. Recientemente recibí un reconocimiento como parte de las 100 mujeres más sobresalientes en este país.


 

Relacionadas: