La película del Indio Fernández olvidada en México que hizo llorar a Yugoslavia - El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

En Escena

La película del Indio Fernández olvidada en México que hizo llorar a Yugoslavia

Debido al impacto de este filme en el público extranjero, “Las mañanitas” fueron adaptadas al serbocroata, con una letra diferente


La película del Indio Fernández olvidada en México que hizo llorar a Yugoslavia | El Imparcial de Oaxaca
"Un día de vida" fue una película fallida en México, pero se convirtió en un clásico en Yugoslavia (Captura de pantalla/YouTube)

A lo largo de la historia del cine mexicano han “desaparecido” algunas películas de la Época de Oro, ya sea porque al público no le llamaron tanto la atención y quedaron en el olvido, porque fueron guardadas y con el tiempo perdidas o porque fueron destruidas. Un día de vida, del Indio Fernández, es un caso peculiar. Por un tiempo fue completamente desconocida, pues los mexicanos inclusive habían olvidado su existencia, pero fue encontrada en Yugoslavia.

Un día de vida es una película producida por Emilio El Indio Fernández, que fue lanzada al mercado en 1950. Su trama se desarrolla en la Revolución Mexicana y se basa en el viaje a México de la periodista colombiana Belén Martí (Columba Domínguez), ella conoce a Lucio Reyes (Roberto Cañedo), un coronel que es condenado a muerte en el cumpleaños de su mamá, Juanita. Lucio será fusilado a manos de su amigo de la infancia, Felipe Gómez (Fernando Fernández) debido a que se levantó en armas ante el asesinato de Emiliano Zapata.

A lo largo de la película, Lucio logra estar un día más con su madre y festeja el cumpleaños de su mamá intentando siempre ocultar su tristeza.

A lo largo del filme, el personaje de Columba tiene que enfrentarse al constante sufrimiento de Lucio, quien intenta proteger a su madre (Facebook/Época de Oro)

Pese a que es una historia muy trágica, tal como le gustaba al público mexicano de la época, la película no logró colarse entre las más taquilleras, de hecho, fueron pocas las personas que se interesaron en verla. Por esto, Un día de vida pasó al olvido en tierra azteca, pero no en el extranjero.

En aquel entonces Yugoslavia atravesaba un momento complicado en medio de los cambios tras el fin de la Segunda Guerra Mundial, por lo que el gobierno tenía mucho cuidado con las películas y la música que su pueblo consumía.

En la búsqueda de ya no afectar más a los intereses del país, queriendo alejarse de la ideología soviética y de Estados Unidos, encontraron en las producciones mexicanas un escape.

Durante la Época de Oro del cine mexicano se produjeron películas que hacían competencia con las mejores cintas de Hollywood y conquistaban a cualquier público, por lo que sería fácil comenzar a proyectar este tipo de filmes en Yugoslavia. Fue así que llegó a cines al sudeste de Europa la película del Indio Fernández.

El hecho de que “Las mañanitas” son interpretadas en clímax de la cinta, causó un gran impacto en los yugoslavos (Captura de pantalla/YouTube)

No se esperaba que tuviera un buen ni mal impacto en la sociedad, simplemente sería una cinta extranjera más; sin embargo, la realidad fue muy diferente. Resultó que para el pueblo yugoslavo Un día de vida fue muy conmovedora, sobre todo al desarrollarse en un contexto que ellos acababan de vivir, la guerra.

Según se dice, tal fue la impresión que causó en los yugoslavos este filme, que los hizo llorar dentro de los teatros en que se proyectó. De hecho, la canción Las mañanitas, la cual canta Felipe a la madre de Lucio, se volvió un símbolo de tristeza.

Mientras que en la fiesta de cumpleaños de mamá Juanita cantan Las mañanitas, el ambiente de zozobra permea ante la próxima muerte del coronel. Al borde de las lágrimas por lo que pasará en unas horas al protagonista, deben soportar estoicos una canción que festeja la vida.

Pese a que Columba y Roberto fueron los estelares, fue la voz de Fernando Fernández la que se quedó en la mente del público en Yugoslavia (Captura de pantalla/YouTube)

Gracias a Un día de vida, Las mañanitas tuvieron su propia adaptación al serbocroata. Mišo Kovač, uno de los más queridos cantantes de lo que hoy es Croacia, lanzó Jedan dan života (Un día de vida) con la melodía de Las mañanitas, pero con una letra que se relaciona con la trama de la película de Emilio Fernández.

“Solo un día más de vida. Sírveme ahora una copa más porque mañana no estaré contigo, porque mañana moriré”

Esta película estuvo en el olvido, casi perdida, en México, hasta que se comenzó a recuperar, estudiar y analizar la vida del Indio Fernández.

Vía Infobae


 

Relacionadas: