Emilio "El Indio" Fernández triunfó en el Cine de Oro por el consejo de polémico expresidente de México - El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

En Escena

Emilio “El Indio” Fernández triunfó en el Cine de Oro por el consejo de polémico expresidente de México

El actor y director fue parte del levantamiento contra del gobierno de Álvaro Obregón, pero dicha insurrección fracasó y fue recluido en prisión


Emilio “El Indio” Fernández triunfó en el Cine de Oro por el consejo de polémico expresidente de México | El Imparcial de Oaxaca

Emilio “El Indio” Fernández fue un reconocido cineasta, director y productor del Cine de Oro, pero pocos saben que antes de su triunfo en el séptimo arte fue revolucionario y estuvo exiliado en Estados Unidos, en donde recibió un valioso consejo de polémico expresidente de México.

Emilio Fernández Romo, nombre real del actor y director, nació en Mineral del Hondo, Coahuila, el 26 de marzo de 1904. Fue hijo de un general revolucionario y una mujer indígena de origen kikapú (tribus de Ámérica del Norte). De sus padres heredó el amor por la patria y pensamientos indígenas que lo llevaron a forjar su personalidad.

“El Indio” Fernández y el valioso consejo que recibió de un expresidente

Siendo un adolescente se enroló en las filas de la Revolución, tiempo después, ingresó al Colegio Militar, donde en 1954 obtuvo el grado de Coronel. Intervino en el levantamiento de Adolfo de la Huerta contra del gobierno de Álvaro Obregón en 1923, pero dicha insurrección fracasó y fue recluido en prisión, de donde se fugó, para exiliarse primero en Chicago y después en Los Ángeles.

Fernández fue un reconocido cineasta, director y productor del Cine de Oro. Foto: Especial

En el exilio, “El Indio” Fernández se ganó la vida como empleado de lavandería, camarero, ayudante de imprenta, y finalmente, albañil en construcciones cercanas a los estudios de Hollywood; circunstancia que favoreció su incursión en el cine como extra y doble.

En esa época se encontró con el expresidente Adolfo de la Huerta, quien también se encontraba exiliado, quién le dio un consejo que le cambiaría la vida:

“México no quiere ni necesita más revoluciones Emilio, está usted en la meca del cine, y es el instrumento más eficaz que ha inventado el ser humano para expresarse. Aprenda usted a hacerlo y regrese a nuestra patria con ese bagaje. Haga cine nuestro y así podrá usted expresar sus ideas de tal modo que lleguen a miles de personas. No tendrá ningún arma superior a ésta. Ningún mensaje tendrá más difusión”.

De regreso en México consiguió un papel en la película “Cruz Diablo”, de Fernando de Fuentes, después consiguió el papel protagónico de “Janitzio”. En los primeros años de la década de los 40, Emilio Fernández debutó como director con la cinta “La isla de la pasión”, protagonizada por David Silva e Isabela Corona.

Dos años después filmó la emblemática “María Candelaria”, la cual fue merecedora al premio a mejor fotografía en el Festival de Cannes. A lo largo de su carrera, “El Inidio” Fernández acumuló más de 40 títulos como director, entre los que destacan “La perla” (1945), “Enamorada” (1946), “Salón México” (1948) y “Pueblito” (1961).

¿Quién fue el expresidente Adolfo de la Huerta?

Felipe Adolfo de la Huerta Marcor nació en Guaymas, Sonora, el 26 de mayo de 1881. Fue un político y contador mexicano, presidente de México, en calidad de sustituto, desde el 1 de junio hasta el 30 de noviembre de 1920. También fue diputado, senador y dos veces gobernador de Sonora.

De la Huerta tuvo fricciones con el presidente Álvaro Obregón a raíz de la firma del Tratado de Bucareli en 1923, y renunció a su cargo en el gabinete y aceptó su candidatura presidencial por el Partido Nacional Cooperativista y se trasladó a Veracruz desde donde lanzó un manifiesto que desató la rebelión delahuertista.

Finalmente, fue el exilio en Estados Unidos, y  junto a su esposa Clara Oriol, a causa de los problemas económicos, abrió una escuela de canto cercana a Hollywood. Luego de 11 años fuera de México, en 1935, Adolfo y su familia volvieron al país durante el sexenio de Lázaro Cárdenas; ocupó puestos públicos en los gobiernos de Manuel Ávila Camacho y de Miguel Alemán Valdés.