Las canciones plantean una tregua para combatir el paso del tiempo, Ismael Serrano | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

En Escena

Las canciones plantean una tregua para combatir el paso del tiempo, Ismael Serrano

En entrevista, el cantautor español reflexiona sobre el papel de la trova en la era digital: “junto al cine o la literatura, lo tienen jodido”.


Las canciones plantean una tregua para combatir el paso del tiempo, Ismael Serrano | El Imparcial de Oaxaca

“Hoy es siempre todavía, toda la vida es ahora. Y ahora, ahora es el momento de cumplir las promesas que nos hicimos. Porque ayer no lo hicimos, porque mañana es tarde. Ahora”, dice el aforismo del poeta español Antonio Machado, del cual el cantautor Ismael Serrano ha tomado la esencia para representar su presente creativo.

De hecho, sus más recientes producciones las llevan en su titular. En el 2017 presentó 20 años: Hoy es siempre, un material compilatorio que reúne nuevas versiones de algunos de sus temas más emblemáticos, así como versiones de otros temas icónicos de la canción de autor como “Ojalá”, de Silvio Rodríguez; “Y sin embargo”, de Joaquín Sabina, y “Las cuatro y diez”, de Luis Eduardo Aute. Este año presenta Todavía, en el cual dos temas ­inéditos acompañan a un puñado de temas de su repertorio que no suele tocar en sus presentaciones.

“El primero se llama Hoy es siempre y el segundo Todavía. La frase de Machado es ‘hoy es siempre todavía’. Con ellos reivindico un poco ese pensamiento de que al día de hoy ciertos sueños persisten”, expresó el intérprete en entrevista con Crónica, a propósito de su visita a México en donde se presentará este jueves en el Teatro Metropólitan, en un concierto que pretende ser un diálogo con el pasado.

“Uno compone canciones para combatir el paso del tiempo, y toda batalla contra el paso del tiempo es una batalla perdida, porque es imposible ganarle. Las canciones plantean una tregua dentro de esa batalla, para rescatar del olvido algo de belleza, para revivir algo sobre esos amores que se fueron, la juventud perdida, aquel viaje que no hicimos, aquel espíritu de lucha, creo que hay mucho de eso aunque no desde la nostalgia, de que aquel tiempo pasado fue mejor, sino tratando de plantear una tregua entre luchar con el pasado para entender nuestra lucha con el futuro”, expresó.

“Antonio Machado decía ‘se canta a lo que se pierde’ y quizás cantamos para no perder la memoria, le cantamos a los recuerdos perdidos, a los amores perdidos, a las batallas perdidas… yo también he tenido esas pérdidas de alguna manera, y he ganado en algunas otras ocasiones”, agregó el músico, quien actualmente figura como uno de los máximos representantes de la canción de autor.

Temas como “Al bando vencido”, “Sin ti a mi lado”, “Podría ser”, “Duermes”, “Te odio”, “Tantas cosas”, “Amo tanto la vida”, “Ahora” y “Testamento vital”, que están colocadas estratégicamente a lo largo de su discografía, ahora toman un nuevo sentido: “Temas como ‘Podría ser’ que habla de un desempleado, al día de hoy, con la crisis que hay en España, adquiere otra dimensión; ‘Al bando vencido’, que es una canción que le dediqué a mis abuelos, ahora que se replantea un debate en torno a la memoria histórica y sobre qué hacer con la tumba de Franco y con el resurgir de ciertos pensamientos totalitarios en toda Europa, con el resurgir del fascismo, en todo el planeta, no estaba mal recuperarlo…”.

También aparece “Palabras para Julia”, una versión musicalizada del poema de José Agustín Goytisolo, “que debe tener casi 50 años, que es una canción sobre un género en sí mismo, sobre un padre a un hijo, en este caso una hija, es una conversación que todo padre tenemos permanentemente pendiente. Además es una canción con la que yo he crecido”. Complementa el material un par de temas inéditos entre los que destaca “Crucé un océano”, que “habla de la distancia y de cómo la música a veces es un puente de conexión”.

“Le canto a todo lo que me emociona, y no sólo me emocionan mis historias de amor y ­desamor, sino que también me emociona la visión de un mundo desigual (…) Hay noticias que te joden el día y terminan afectando a tus relaciones personales. Con el paso del tiempo las emociones ya no son tan puras, cada vez están más contaminadas y en ese sentido, las canciones tampoco son tan puras, porque el estado de ánimo no siempre es el mismo”, dijo.

En medio de esta celebración a más de dos décadas de carrera y consciente de estar en un tiempo cumbre, se replantea su destino en la música: “Ahora me encuentro en un momento crucial de mi carrera, porque creo que estoy en el mejor momento creativo, pero eso supone un reto a la hora de qué hacer. Tengo argumentos sobre los qué cantar pero a veces no sólo basta eso, hay que ver los caminos que se quieren seguir para poder expresar lo que uno quiere”.

Sobre todo se plantea cuál es el papel que juega la trova en tiempos de la era digital: “Hay estudios que nos hablan de cómo internet ha hecho que perdamos capacidad para reflexionar en profundidad, se ha estudiado que lo que excita tiene que ver con conexiones sinápticas que tienen que ver con la toma de decisiones inmediatas, es decir con el consumo, pero no con la reflexión a profundidad”, explicó.

“Nuestras redes sociales nos empujan a encapsular el mensaje, tan es así que algunas tienen límites de caracteres. En Facebook, si haces un repaso de tus post y los analizas, te das cuenta que aquellos que son más largos porque cuentas una historia, son los que menos repercusión tienen. Si abrimos un navegador tenemos un blog, Facebook, Twitter, Instagram, un periódico o dos, el correo y otra cosa. Leemos un artículo en un periódico y hay un hipervínculo que nos pasa a otra cosa, pero no pensamos”, continuó.

“Ahí una canción que invita a la reflexión, juega en desventaja. No es que requiera un plus, sino un mínimo de reparar en los detalles. Estamos perdiendo fijarnos en el matiz. La poesía consiste en eso, es convertir una pequeña cosa o un pequeño acto en algo grandioso. Es hacer de aquella pequeña batalla doméstica algo grandioso. Y eso pierde espacio ya no sólo en los medios de comunicación sino en nuestra vida diaria. Todo pasa rápido. En ese sentido, propuestas culturales como la trova, el cine o la literatura lo tienen jodido”, concluyó.