El Buen Fin 2018 busca impulsar la economía | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Economía

El Buen Fin 2018 busca impulsar la economía

Durante cuatro días los consumidores podrán comprar bienes y servicios tan diversos como comidas, zapatos, ropa, autos y mucho más, con el objetivo de usar el poder del consumo para reactivar nuestra economía.


El Buen Fin 2018 busca impulsar la economía | El Imparcial de Oaxaca

El Gobierno de la República y la iniciativa privada promueven el Buen Fin para reactivar la economía fomentando el consumo, pero sobre todo mejorar la calidad de vida de todas las familias mexicanas.

Durante cuatro días los consumidores podrán comprar bienes y servicios tan diversos como comidas, zapatos, ropa, autos y mucho más, con el objetivo de usar el poder del consumo para reactivar nuestra economía.

La Cámara Nacional de Comercio (Canaco) informó que del 16 al 19 de noviembre se llevará a cabo el Buen Fin 2018, una iniciativa que busca ofrecer a los consumidores productos y servicios a los mejores precios del año.

Además, en esta edición, todas las compras a partir de 250 pesos que se paguen con tarjeta de débito o crédito, participarán de manera automática y gratuitamente en el sorteo, donde se podrá ganar el importe de la compra con un límite de 10 mil pesos.

El Sorteo El Buen Fin está organizado por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público a través del SAT, como un medio para fomentar el uso de medios electrónicos de pago.

El empresario Jaime Zorrilla Diego destacó que en estos días las personas podrán encontrar y adquirir bienes y servicios de amplia diversidad como alimentos, zapatos, prendas y accesorios de vestir, autos y mucho más.

Para realizar buenas compras, se recomienda comparar productos parecidos en distintos establecimientos; identificar las necesidades reales, impostergables e inmediatas y adquirir aquello que hace falta; y no gastar más allá de las posibilidades de pago para no perjudicar la capacidad crediticia.