De objeto prohibido a moneda de uso legal: el Bitcoin y la regulación de criptomonedas por el mundo | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Economía

De objeto prohibido a moneda de uso legal: el Bitcoin y la regulación de criptomonedas por el mundo

Según la ‘Ley Fintech’, el Banco de México sería el principal vigilante al autorizar los activos virtuales que pueden funcionar en el país


De objeto prohibido a moneda de uso legal: el Bitcoin y la regulación de criptomonedas por el mundo | El Imparcial de Oaxaca

Durante el pasado mes de diciembre, el Senado de la República Mexicana aprobaba la conocida como ‘Ley Fintech’, la legislación que pasaba a crear un marco legal para los sistemas de pagos electrónicos, las empresas de financiamiento colectivo, el crowfunding, o sistemas de pago como el Bitcoin y el resto de las criptomonedas. Según esta nueva ley, El Banco de México sería el principal vigilante al autorizar los activos virtuales que pueden funcionar en el país. Mientras tanto, los propios usuarios tendrían la responsabilidad de que el dinero que se traslade a criptomoneda no proceda de una fuente ilegal.

Así pues, el estado mexicano se ha convertido en uno de los primeros a nivel mundial que pretende crear un marco regulatorio para el fenómeno del Bitcoin y las criptomonedas. Un fenómeno complejo, con muchas aristas y sobre el que, ciertamente, resulta difícil crear una opinión fija. Sobre todo, cuando se trata de regular un producto, el de las criptomonedas, que nace con el objetivo de evitar regulaciones por parte de organismos centrales.

Quizás, por ello, México es uno de los pocos países a nivel mundial que se ha atrevido a meter mano en el controvertido mundo de las monedas electrónicas. Se podría decir que el éxito de este producto ha casi que obligado a ello, pero lo cierto es que no todos los estados a nivel mundial han tomado la misma determinación. Ni mucho menos.

Europa, como siempre, a paso lento

Parece como que, en los últimos tiempos, el Viejo Continente llega tarde a todo. A los cambios políticos, filosóficos y culturales, y, también, a esto de las criptomonedas. Cuando el pasado mes de diciembre el precio del BTC tocaba sus máximos históricos hasta el momento —rozando los 20.000 dólares por unidad— en Bruselas se comenzaba a hablar de regulación.

Principalmente, los legisladores de la Unión Europea temen que el Bitcoin se convierta en una moneda de pago para actividades ilícitas, como el blanqueo de capitales, el narcotráfico, o las actividades terroristas. Un miembro del consejo de dirección del Banco Central Europeo (BCE), el organismo que controla el euro, llegó a definir al bitcoin como “objeto puramente especulativo que intenta hacerse pasar por una moneda”.

“Bastaría con aplicar la regla de base de todas las transacciones financieras: cada participante tiene que divulgar su identidad. Esto rompería el bitcoin”, explicó Nowotny en una entrevista al periódico alemán Süddeutsche Zeitung.

China pide cautela y Corea del Sur sigue su ejemplo

El gigante asiático, a través de su Grupo Líder de Remediación de Riesgos Financieros en Internet, pedía durante el mes de enero a todos los actores de su país con exposición al mercado de las criptomonedas que se retirasen gradualmente.

La tensa relación de China con el Bitcoin ya viene de lejos, ya que en 2017 el gobierno del país prohibía las Ofertas Iniciales de Moneda, mientras cerraba todos los espacios de intercambio de monedas abiertos en el estado. Un camino similar tomó Corea del Sur meses después, que también dio pasos significativos durante 2018 hacia la prohibición del BTC.

Algunos expertos afirman que un gran número de mineros de Bitcoin estarían abandonando China, donde encuentran enormes facilidades a su trabajo, debido a esta nueva y más estricta regulación del país asiático.

Japón, en las antípodas de su vecino chino

Mientras tanto, a la vez que China ponía todas las trabas posibles a las criptomonedas, a unos cientos de kilómetros de su costa, Japón tomaba el camino contrario: en octubre de 2017, el país nipón daba un nuevo paso a nivel mundial, reconociendo a once empresas como operadores registrados de intercambio de criptomonedas. Con esta medida, Japón intentaba frenar la dependencia excesiva del efectivo en el país.

Rusia, otro paso por detrás

El país presidido por Vladimir Putin es otro de los ejemplos que muestra como grandes potencias mundiales van por detrás de México a la hora de regula el sector de las criptomonedas. El estado ruso acordó durante este mes de marzo crear una legislación para las criptomonedas que entre en valor a partir de este verano.

Mientras tanto, en México ya sabemos a que atenernos con esto del Bitcoin y las divisas electrónicas.


 

Relacionadas: