Martin Dimitrova: el agua como inspiración y reconexión | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Arte y Cultura

Martin Dimitrova: el agua como inspiración y reconexión

Hace unos días, el artista inauguró su taller-galería en la capital oaxaqueña, un espacio donde comparte su quehacer y trabaja en nuevos proyectos


Martin Dimitrova: el agua como inspiración y reconexión | El Imparcial de Oaxaca

Antes de dedicarse a la pintura, Martin Dimitrova (Bulgaria, 1979) hizo “de todo”, desde trabajar en el campo con su padre, emplearse en restaurantes, en despachos contables, ser su propio jefe, tener una escuela de futbol y una empresa de fumigación.

“Es un poco extraño para la gente el que de repente, a tus 30 y tantos años explotes y digas: ‘quiero pintar, me gusta pintar o voy a empezar a pintar’, después de que simplemente no había habido un acercamiento real con pintar una obra”, confiesa el autor de padre mexicano (de Reforma de Pineda, Oaxaca) y madre oriunda de su país natal.

Con un cuadro del fallecido Francisco Verástegui, “el jaguar de la Condesa”, Dimitrova habla del proyecto Oxígeno, el primer impulso que tuvo en 2011 para expresar sus emociones y pensamientos en la pintura. Pero también rememora su andar por algunos oficios y profesiones que aún practica, aunque ahora sus pensamientos y esfuerzos están sobre la pintura.

Fue en 2019, en el Taller Espacio Alternativo, cuando tuvo su primera exposición. “De ahí, la pintura era muy mía, un tema para mí, que el mismo Ricardo Audiffred, Sergio Huerta, Emilio de Leo me dicen: ‘tienes que sacarlo, mostrar lo que haces’”. Es así como ese primer impulso se refuerza y Martin empieza a ser representado por una galería de la Ciudad de México, y ahora es parte del portafolio de talentos de la galería Quetzalli, en Oaxaca.

Es la pintura la que ha colmado su vida en los últimos años, a manera de reconexión con la naturaleza, principalmente el agua, y que evoca en los cuadros que abarcan cada rincón de su recién inaugurado taller-galería en San Felipe del Agua. Aunque reconoce que las artes han sido parte de su vida, por las habituales visitas que desde la niñez hacía con su familia a espacios artísticos.

“(Mi familia y yo) nos venimos a vivir a Oaxaca cuando tenía seis años”, cuenta quien a sus 42 años ha vivido principalmente entre la Ciudad de México, Puebla y el estado de Oaxaca. Esta es ahora su base, en donde crea cuadros de mediano o gran formato que han dado pie a Los colores del agua, expuesta este año en la Casa de la Cultura Oaxaqueña; de la serie, una de las piezas fue incluida en septiembre en la Bienal de la Fundación Amedeo Modigliani en Venecia, Italia.

“En el momento en el que pongo un lienzo y volteo a ver el escaparate de pinturas que tengo, las combinaciones empiezan a salir y lo que tengo que hacer es agarrar las herramientas y colocar los colores”, cuenta sobre un proceso creativo en que “a veces los colores no combinan, se manchan, se vuelven pasta”. Y del que no siempre se logra un buen resultado o este debe ser repensado.

En sus piezas recrea por igual el agua de los mares mexicanos y de los ríos, pero con tonalidades dadas por los manglares con que se combina en alguna laguna, o por el sol, la lluvia u otro factor y elemento. “Esto parte hacia los reflejos que podemos ver”, apunta Dimitrova.

Independientemente de la emoción o sentimiento que puedan generar sus obras en quien las ve, el artista también busca que la gente comprenda la importancia del agua para el ser humano.

“Somos una generación que todavía no había entendido esto. Ahora los millennials y centennials vienen un poco más abiertos al tema ecológico, hacia el del cuidado”, reflexiona el también padre, quien espera transmitir esta importancia y contacto con la naturaleza a sus hijos.

Inaugura taller-galería

El pasado sábado 6 de noviembre, Martin Dimitrova inauguró su taller-galería. Nombrado igual que él, este espacio ubicado en la agencia de San Felipe del Agua es una forma de mostrar su compromiso con el arte. “Si mi tema iba encaminado hacia la pintura necesitaba un espacio en donde poder expresarme, recibir a la gente a la que le interesa mi obra, donde mostrar esta, donde puedo poner y colocar lo que pinté”, comenta.