A la autoridad se le debe exigir que trabaje bien: Pro-Oax | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Arte y Cultura

A la autoridad se le debe exigir que trabaje bien: Pro-Oax

El Patronato tendrá que revitalizarse, señala José Luis Bustamante del Valle, quien pondera la necesidad de sinergia entre organizaciones civiles y sociales


A la autoridad se le debe exigir que trabaje bien: Pro-Oax | El Imparcial de Oaxaca

Tras la reciente muerte del arquitecto José Márquez y a dos años del deceso de su fundador, el artista y activista Francisco Toledo, el Patronato Pro Defensa y Conservación del Patrimonio Natural y Cultural del Estado de Oaxaca (Pro-Oax) se encamina a una reestructuración. El contexto que persiste es similar al de los años de lucha de Toledo, quien se manifestó en contra de proyectos gubernamentales y empresariales, a la vez que impulsó campañas y propuestas para la redefinición de algunos.

“Tenemos que volvernos a reunir los ciudadanos”, dice José Luis Bustamante del Valle, uno de sus integrantes y quien admite que aún es prematuro abordar “qué va a pasar” con el organismo, aunque reconoce la necesidad de revitalizarlo y permitir un nuevo ciclo con nuevas generaciones que velen por el respeto al patrimonio cultural y natural del estado, y a los proyectos que impulsó Toledo.

A la autoridad no hay que pedirle “sino exigirle que haga bien las cosas, que los programas y proyectos los socialice, que como sociedad estemos enterados de las cosas, cuánto cuestan, quién los construye”, subraya Bustamante, mientras recuerda que a pesar de los constantes gastos en alumbrado de cada administración, persisten problemas de iluminación e inseguridad.

¿Cuáles son los temas a los que la sociedad civil y Pro-Oax se enfrentan en la actualidad?, se pregunta al arquitecto, quien ya sabe de la presunta privatización de la plazuela del Calvario, de la ampliación de la avenida Símbolos Patrios, de la falta de protección a especies como el jaguar y a cerros como el Crestón y el Fortín, o al polígono de Monte Albán. José Luis subraya que “son múltiples los problemas que tiene Oaxaca”, pero que como Patronato es necesaria la renovación; en tanto que quienes lo integran son ya de la tercera edad. Pero también remarca que las organizaciones sociales y civiles tienen que hacer sinergia para el desarrollo, prosperidad y beneficio del estado, también para denunciar lo que consideran que “está mal hecho”. Aunque observa un contexto adverso.

“El maestro Toledo tenía mucho temor hace años porque decía que la represión cada vez es más fuerte y, desafortunadamente, los políticos no tienen tantito sentido de corazón y de razón, y muchas veces te tratan de fastidiar tanto físicamente como en otros aspectos”, explica.

Bustamante recuerda cómo Toledo vivió el asedio del gobierno estatal de Gabino Cué, cuando revisó la situación del Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca. “En los últimos años ya tenía mucho temor de las represalias que pudiera haber de grupos sociales o políticos hacia su persona o familia”, relata. Sin embargo, destaca el cambio en el estado a raíz de las luchas del artista: “Para mí, Oaxaca era una antes del activismo social del maestro Toledo y otra a partir de la partida de él”.

Pro-Oax y las luchas con Toledo

Fundado en 1993 por el pintor Francisco Toledo, el Patronato agrupa a artistas, activistas y promotores culturales como Alejandro de Ávila, Graciela Cervantes, Claudina López Morales, Esteban San Juan Maldonado, César Mayoral, Justina Fuentes, Ariel Mendoza, Pina Hamilton, él y otros más.

“En su momento, uno de los sueños que tuvo el maestro Toledo fue crear esta organización hace más de 25 años”, rememora el arquitecto sobre el primer presidente del Patronato.

“Tuvo sus altibajos, pero también una importancia como una organización social cívica”, comenta, ya que algunas organizaciones de Michoacán, de Chiapas, incluso internacionales, pedían su apoyo y orientación.

Desde 1993, con Toledo al frente del Patronato, Bustamante enlista luchas y logros como la no instalación de una sucursal de McDonald’s en el Centro Histórico de la ciudad, al ser “un atentado contra nuestro patrimonio”; la lucha en contra del proyecto de estacionamiento en lo que ahora es el Jardín Etnobotánico, en el exconvento de Santo Domingo. “Se logró detener el otro estacionamiento que se pretendía hacer enfrente de la Catedral, iban a derribar los centenarios laureles de la India, de los que también hay discrepancia porque algunos dicen que al no ser especie endémica no tienen nada qué hacer”, refiere.

Se logró también impedir el libramiento Norte en su momento, se reclamó la destrucción que se estaba haciendo en Hierve el Agua, “que desafortunadamente sigue siendo una manzana de la discordia por cuestiones de carácter económico. Se logró detener el Centro Cultural y de Convenciones, que era un atentado más para el Cerro del Fortín. Exigimos y creo que tenemos que seguir luchando para que el exconvento de Santa Catarina de Siena, donde está hoy un hotel, regrese al patrimonio nacional. No puede ser patrimonio de una dependencia o de unos particulares”, señala el arquitecto, al tiempo de explicar que como ello, la plazuela del Calvario es pública y no privada.

“¿Por qué la gente trata de apropiarse de los espacios comunes?”, se pregunta. “Muchas veces, los políticos piensan que uno trata de atacarlos, ese no es el caso”, aclara Bustamante, que también fungió en la administración pública, pero que dice anteponer su origen como oaxaqueño.

“Los funcionarios, tanto municipales como estatales, vienen, se van y a los oaxaqueños nos dejan con nuestros problemas”, zanja.

50

ENTRETEXTO