Oxys moros: reflexiones y pinturas sobre el cuerpo | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Arte y Cultura

Oxys moros: reflexiones y pinturas sobre el cuerpo

El autor presenta Oxys moros, una serie de piezas con que inaugura un nuevo espacio para el arte en la ciudad de Oaxaca


Oxys moros: reflexiones y pinturas sobre el cuerpo | El Imparcial de Oaxaca

Con una producción en la que explora un formato distinto al habitual y proceso, el artista Josué Vázquez presenta su nueva exposición Oxys moros, cuerpos sin corporeidad. La serie de piezas se presenta al público este 3 de septiembre y es al mismo tiempo la primera exposición de un nuevo espacio para las artes que abre en la ciudad de Oaxaca: Pitazo Cozobi.

En un tiempo marcado por la pandemia de coronavirus y en el que la distancia es algo fundamental o recomendado al interactuar con las personas, Josué propone un acercamiento, pero a la pintura. De esta manera, quien vea la obra podrá observar formas humanas que, al mismo tiempo no lo son, y de ahí la razón del nombre de la muestra.

En entrevista, el autor comenta que el nombre de la exposición retoma la palabra oxímoron, una figura literaria en la que se usan dos conceptos opuestos para generar uno nuevo. “Por eso aquí está la contradicción de los cuerpos sin corporeidad”, explica el autor, quien en esta serie de piezas quiso refutar o contradecir lo que generalmente hace.

Acostumbrado a producir piezas en formatos grandes, las pinturas de la exposición son en mucho menor dimensión y empleando acrílico, un elemento “que pareciera lo más simple y común”, pero que él creó en su taller y para pintar empleó una técnica no muy convencional: poner acrílico, lavarlo, lijarlo, tallarlo y después poner más acrílico.

El artista generó 20 cuadros con formas abstractas, en las que solo unas partes son figurativas. “Eso hace que unas manchas que están embarradas con credenciales o con rodillos, tiene o les busco una forma humana, pero al mismo tiempo no es cuerpo sino una mancha”, añade.

Con esta exposición, Josué también recurre a las texturas, un elemento que ha sido constante en su trabajo. Al mismo tiempo, mantiene la reflexión filosófica que propone en sus series. En esta ocasión, al hablar sobre la búsqueda de identidad del ser humano actual, que quiere desmarcarse de los demás, pero que en ese proceso se autoexcluye.

“En lugar de encontrarle cuerpo a su identidad, lo desmorona y se vuelve una especie de cuerpo etéreo, en algo sin forma, en algo indefinido”, detalla Vázquez, quien en el marco de la pandemia retoma las exposiciones. En octubre de 2019, el autor expuso en la Casa de la Cultura Oaxaqueña; sin embargo, con la pandemia los planes para llevar la muestra Finisterre a otros estados tuvieron que cambiar.

En este tiempo, Vázquez también ha reflexionado sobre su trabajo y busca una adaptación e impulso en medio de la nueva normalidad. A raíz de esta emergencia, añade, como seres humanos es necesario tener otro tipo de conciencia para encarar problemas que directa o indirectamente están relacionados con la actividad humana.

“Más allá de compadecernos de esa extraña y subversiva realidad, hay que encontrar los momentos en que podemos seguir edificando nuestra humanidad”, apunta.